Columnistas

Vigencia del nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia
Autor: Delfín Acevedo Restrepo
26 de Noviembre de 2016


En anterioridad oportunidad, y por este mismo medio, cuando era apenas un proyecto de ley, hice algunas consideraciones a dicho proyecto que hoy se convierte en la Ley 1801 de julio 29 de 2016.

En anterioridad oportunidad, y por este mismo medio, cuando era apenas un proyecto  de ley, hice algunas consideraciones a dicho proyecto que hoy se convierte en la Ley 1801 de julio 29 de 2016, por la cual se expide el Código Nacional de Policía y Convivencia con miras, entre otras metas,  a superar la crisis humanitaria de los 120 mil detenidos en Colombia, que cada día es más preocupante.


Se da el caso de la cárcel de El Bosque en Barranquilla donde 1.900 detenidos, con capacidad para 500, reclaman atención médica urgente. Allí se albergan 10 personas afectadas con tuberculosis y en Medellín en las cárceles de Pedregal y Bella Vista, existe un hacinamiento que supera el 200 por ciento, a tal punto que para poder dormir en el suelo, los detenidos deben turnarse en un espacio reducidísimo y en Valledupar, un centenar de detenidos en huelga de hambre, con un hacinamiento que supera el 150 por ciento, hacen parte de los 1.400, que a una temperatura de 40 grados centígrados, sólo tienen agua dos veces al día por espacio de media hora. 


Esta es apenas una breve radiografía de la crisis carcelaria que atraviesa el país y que en vez de mejorar se agudiza cada día.


Los problemas de convivencia cambian en el tiempo y es obligación de las autoridades renovar las normas que permitan proteger a los ciudadanos. En Colombia eso no ha sucedido desde agosto de 1970, última fecha en que se actualizó el Código de Policía. 


Apartir de año 1995 se han presentado al Congreso 8 versiones de Código de Policía y el nuevo estatuto que acaba de expedirse, garantiza la posibilidad de que todos los municipios cuenten con un amplio instrumento, necesario para mejorar la convivencia que exigirá el posconflicto.


El nuevo Código consta de de 243 artículos y entre los aspectos que regula se destacan: el poder funcional de la policía; actividad y comportamientos contrarios a la convivencia; derechos de las personas a la seguridad de sus bienes; regulación de los servicios públicos; relaciones respetuosas con grupos específicos de la sociedad; ejercicio de la prostitución; el espacio público; protección de bienes inmuebles; reglamentación de la actividad económica; el medio ambiente; la salud pública; conservación del patrimonio cultural; respeto y cuidado de los animales; el urbanismo; la libertad de movilización y circulación; medidas de policía.


El artículo 243 estipula que la presente ley empezará a regir 6 meses después de su promulgación o sea el 26 de enero de 2017.