Política

Conservative Party: from intensive care to seriously ill
Partido Conservador: de cuidados intensivos a grave
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
25 de Noviembre de 2016


El panorama del Partido Conservador no podía ser más desolador.



Severas críticas lanzó el congresista Nicolás Echeverri a la situación actual de Partido Conservador.

El panorama del Partido Conservador no podía ser más desolador.


Según su congresista Nicolás Albeiro Echeverry Alvarán es una colectividad dividida, sin consensos, sin norte, fracturada entre santistas y uribistas, entre el Sí y el No, sin ser alternativa de poder e ignorando todos los cambios que se están dando en el mundo.


Y en medio de esta tenaz crisis, está convocando para el domingo a su Convención Nacional.


¿Para qué citó el actual Directorio Nacional Conservador a la Convención Nacional?


El Directorio citó la Convención para elegir directiva nacional porque el actual Directorio tiene un término estatutario y ya está vencido desde hace dos años y se requiere cumplir con este mecanismo ante el Consejo Nacional Electoral. Entonces, la Convención es para subsanar esa falta de diligencia en los meses y años anteriores de convocar una convención y cambiar y renovar las directivas del partido.


En esa Convención se van a elegir a cuatro notables, a tres mujeres, a tres jóvenes y a un afrodescendiente, para once miembros del sector abierto, para complementar a los que van por derecho propio que son los congresistas.


¿Cuál es hoy la coyuntura del Partido Conservador?


Es hoy parecida a la de un paciente que sale de cuidados intensivos y entra en un estado de gravedad.


La colectividad es hoy una organización dividida, sin consensos, sin norte, fracturada entre santistas y uribistas, entre los del Sí y los del No en el plebiscito, dividida entre senadores y representantes a la Cámara, entre congresistas y notables.


Nunca pudo ser peor esta situación.


¿Por qué cree usted que su partido llegó a esa crisis tan profunda?


Es un partido durante varios años sin opción de poder, ha sido cooptado en los últimos doce años por los gobiernos de turno.


El sistema electoral colombiano precisa una crisis, no sólo este partido, son todos los que están en situación calamitosa, sin gobernabilidad política, salvo excepciones en que hay caudillismo y no partidismo.


El sistema presidencial colombiano debilita a los otros poderes y al debilitar el poder Legislativo de hecho debilita a los partidos que quedan sumidos en un lentejismo, en un oportunismo para poder participar de los gobiernos.


Ha surgido una sociedad nueva a nivel mundial y una tendencia muy clara y contundente hacia nuevas formas de gobierno y para rechazar todo tipo de organizaciones tradicionales que tenían una democracia representativa y no se ha hecho el tránsito hacia la democracia participativa.


Colombia necesita volver más al ciudadano, volver más a la plaza pública, escuchar más y establecer mayores, mejores y más expeditos mecanismos de participación comunitaria y de participación política.


La falta de confianza en los partidos que se alejan de los ciudadanos, desquebraja la participación y la apertura por los hechos de corrupción, de exclusión, de personalismos, por individualismos, varias familias se han apoderado de este tipo de organizaciones y en lo que terminaron fue alejando al ciudadano común y cada día es peor la participación de ellos en las decisiones de la vida y de la cotidianidad de nuestro país.


Y el Partido Conservador no ha sido ajeno a ello.


Además la información dejó de ser de los poderosos, la información hoy es a través de las redes sociales, a través del internet, es más democrática, lo que hace que se traslade esa democracia representativa a buscar una democracia más participativa que hoy no tenemos.


Eso hace que haya un ciudadano más exigente y mucho más autócrata en sus decisiones.


El Partido Conservador está ignorando todo lo que está pasando en el mundo.


¿Entonces cuál es el remedio?


Al Partido Conservador le hacen falta liderazgos fuertes. Cuando el partido dejó de postular candidatos, calculando con quién ganaba o con quién perdía, y haciendo coaliciones, se dio un sistema mediante el cual dejó de ser opción de poder.


Si no tenía candidato, mucho menos iba a alcanzar el poder, entonces esa falta de liderazgo fuerte hace que hoy tengamos muy poca opción presidencial, que es lo que hay que recuperar y buscar.


¿Por qué está criticando tanto la realización de la Convención del domingo? 


La Convención conservadora tiene todos los vicios en participación, es excluyente, es una convención centralizada en Bogotá lo que hace que cada conservador tenga que pagar su desplazamiento, lo que la hace demasiada costosa y onerosa, cuando se podía tener habilitadas las registradurías en cada municipio para que los concejales, exalcaldes,  directivas, exdirectivas y todos los que se crean con poder para participar lo pudieran hacer, votando masivamente por sus candidatos y así todas las regiones tendrían las mismas oportunidades y no haríamos más costosa y más excluyente la participación.


¿Qué tipo de dirección, entonces, necesita el Partido Conservador?


La dirección del Partido debe ser colegiada, hoy no existe un liderazgo con créditos que le permita a uno proponer o acompañar.


Y debe entregársele un mandato de reconstrucción y de refundación del Partido Conservador.


¿Cómo va el conservatismo antioqueño a la Convención?


Va dividido y sin candidatos fuertes ni visibles. Algunos que habían expresado su interés y que tenían todas las oportunidades y opciones al ver los costos y la centralización de la Convención optaron por no participar.


Por todo ello Antioquia va a tener una muy baja participación en la Convención y en la directiva del partido.



La Presidencia

¿Y desde ya usted cree que su partido va a tener candidato presidencial?


Hoy se perfilan dos, Alejandro Ordóñez y Marta Lucía Ramírez.


Y espero que haya dentro del partido un consenso para tener un candidato competitivo y con opción de ganar.


¿Y usted lleva a algún candidato a la Dirección de su partido? 


Voy en coalición con el actual presidente del Directorio Nacional, David Barguil, y voy a acompañar y le estoy haciendo campaña a un joven empresario antioqueño, Gustavo Londoño, que estoy seguro que va a triunfar.