Economía

Colombian economy will face great challenges in 2017
En 2017 economía colombiana enfrentará fuertes desafíos
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
21 de Noviembre de 2016


Los retos estarán relacionados con la inflación, el desempleo, la formalización, la tasa cambiaria, construcción de las vías 4G, el mantener estable el grado de inversión y ajustar el déficit en la cuenta corriente, entre otros puntos.


Foto: Cortesía 

La economía colombiana tendrá que pasar por muchas variantes en el sector laboral, financiero, comercial, educativo, entre otros, para afrontar la coyuntura.

En 2016 la economía colombiana tuvo que pasar por varias transiciones debido a factores como el fenómeno de El Niño y su dureza, el paro camionero y agrario, la alta inflación, el deterioro de la calidad de la cartera, las altas tasas de interés, los bajos precios de commodities en general, el alto precio del dólar, afrontar la inestabilidad de mercados internacionales como el de China y la victoria presidencial de Donald Trump en Estados Unidos, entre otros factores. Sin embargo, para 2017 los analistas predicen un panorama económico más esperanzador con un poco de recuperación, aunque no deja de ser complejo.


Alejandro Vera Sandoval, vicepresidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) planteó que “el primer gran reto de la economía colombiana el año entrante es lograr crecer arriba del 2%”.


Por su parte, Remberto Rhenals Monterrosa, docente de Economía de la Universidad de Antioquia expresó que se esperaría que el crecimiento económico del año que viene sea un poco superior al actual “no creo que vayamos a recuperar rápidamente una senda de crecimiento del 4%, pero va a ser un poco mejor que lo que va a ser este año, digamos que va a estar alrededor de un 3%”.


No obstante, de acuerdo con la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), el país vivirá en 2016 el periodo con el más bajo crecimiento en los últimos años y aunque se proyecta un repunte en 2017 se mantendrá por debajo de su potencial.


Retos de la economía en 2017


En materia de inflación, Vera Sandoval recomienda “lograr contener las expectativas de inflación en el rango meta aún si se sube el Impuesto al Valor Agregado (IVA)”. 


Asimismo, Juan Fernando Muñoz Rubiano, trader especializado de Coltefinanciera comentó que en Colombia “enfrentaremos un escenario devaluacionista, en la medida en que las tasas de interés en Estados Unidos se mantengan con perspectiva al alza  y aunque la inflación se encuentra controlada y cediendo, esta presión hace inútiles los esfuerzos del Banco Central y genera un riesgo inflacionario que se debe tener en cuenta”.


Rhenals Monterrosa expresó que “aunque viene cediendo la inflación en los últimos meses, el rango del Banco de la República es entre el 2% y 4%. Aunque yo creo que va a estar por el rango superior, no vamos a tener la inflación baja que tuvimos hace dos años y por ese lado, las cosas son relativamente mejores que las de este año”.


Jorge Coronel López, docente de Economía de la Universidad de Medellín argumentó: “Seguir reduciendo o controlar la inflación, ya que como se salió del rango que tenía como objetivo el Banco, parece que está retornando pero el reto será volver a llevar la inflación a su nivel efectivo. Eso le permitiría a los agentes económicos tener una claridad en materia de inversión”. 


En cuanto al desempleo y la formalización, Albeiro Acevedo Duque, docente de Economía de la Universidad Nacional manifestó que se deben realizar más esfuerzos porque Colombia tiene una economía de un ingreso laboral muy precario y “la formalización brilla por su ausencia”. Es por eso que Rhenals Monterrosa agregó que las tasas de desempleo se han mantenido en niveles del 9% y 10%, por lo tanto “creo que por el lado de los salarios y de la ubicación laboral formal, el empleo va a estar bastante flojo”. 


Por esa razón, Coronel López dijo que el principal reto va a estar en evitar que se pierdan puestos de trabajo, “como la economía se está desacelerando, entonces se pueden dar unas pérdidas de empleo”.


Muñoz Rubiano complementó que por el lado de la industria, “el país no ha dimensionado el verdadero impacto de la caída del petróleo, muchas empresas se encuentran muy maltrechas y la situación se va a prolongar para el año que viene con su impacto en el consumo y el desempleo”. 


En efecto, por el lado de la educación, “Colombia tiene que insertarse definitivamente en el rol de la investigación, el Estado debería dedicar mayores recursos a la Ciencia y a la Tecnología porque una nación que no produzca conocimiento no tiene futuro”, señaló Acevedo Duque, quien agregó que es necesario que el Gobierno separe recursos para la financiación del posconflicto con el objetivo de “sacar adelante el proceso de paz”, puntualizó Coronel López.


Otro desafío que el país enfrentará son las vías 4G, por lo tanto, Fabio Chavarro González, gerente corporativo del Grupo Juriscoop indicó que “se proyecta un mejor comportamiento de la economía colombiana, debido a que en el ámbito interno habrá un mayor dinamismo en infraestructura y en el sector de la construcción”.


Por su parte, Giovanni Hernández Salazar, economista y director de la maestría en Gerencia de Inversión de la Universidad de la Sabana explicó que con las vías se espera poder disminuir  los costos de transporte y los tiempos, sin embargo, es preocupante que “ahora todo va a ser Alianzas Público Privadas (APP) y lo que estamos viendo son costos altísimos en peajes que nos hacen menos competitivos”.


Asimismo, Coronel López comentó que es muy importante profundizar y acelerar las obras de infraestructura, ya que “eso podría amortiguar la caída de la producción”.


Además, otro gran desafío para Colombia, según Vera Sandoval es lograr mantener el grado de inversión si finalmente la Reforma Tributaria es aprobada.


Hernández Salazar explicó que “hoy en día Colombia tiene una calificación de sus bonos de deuda soberana de grado de inversión triple B, eso significa que al país pueden venir muchos extranjeros, fondos de pensiones, portafolios grandes a invertir en los bonos porque el país tiene una calificación positiva y que internacionalmente como grado de inversión es buena” y agregó el economista y docente de la Universidad de la Sabana que la problemática es que actualmente esa calificación está comprometida por la desaceleración que afronta el país debido a que se acabó el auge minero energético, entonces los ingresos fiscales son bajos, por lo que “las calificadoras de riesgo nos han puesto en perspectiva negativa, es decir, que si nosotros no hacemos las reformas que necesitamos nos pueden bajar esa calificación e implica perder el grado de inversión”, afirmó. Lo cual se traduce en que la economía tendría menor capital, crecimiento y financiamiento externo y mayor devaluación de la tasa de cambio.


En ese sentido, también se podría afectar la inversión extranjera por la “la turbulencia en el ámbito global y tras la elección de Donald Trump en Estados Unidos, lo que plantea un cambio profundo en la política monetaria que llena de temores a los inversionistas internacionales en cuanto a la salud de las economías emergentes dependientes del comercio con América del Norte”, expresó Muñoz Rubiano.


La situación fiscal y las finanzas públicas tienen problemas de desfinanciamiento, justamente por eso se está expidiendo la Reforma Tributaria que de acuerdo con la proyección de Rhenals Monterrosa “creo que vamos a estar débiles desde el punto de vista de la consolidación de las finanzas públicas. Y eso podría generar efectos sobre la calificación de la deuda soberana del Gobierno. Posiblemente no nos bajen la calificación pero sí que nos cambien de perspectiva”.


El otro reto es la tasa de cambio, el economista y docente de la Universidad de Antioquia señaló que va a seguir en esa volatilidad que la ha caracterizado durante el último tiempo “en materia de importaciones se están reduciendo y las exportaciones no parecen estar recuperándose al ritmo de los aumentos de la tasa de cambio y en el frente externo tenemos dificultades importantes, eso ha sido uno de los mayores problemas”. Al respecto, añadió Hernández Salazar que para ser más competitivos en materia comercial, los puertos se deben de modernizar “porque si no ¿cómo podemos importar y exportar? si no están en capacidad de mantener toda la cantidad de negocios que tenemos”. A su vez, comentó que también hay desafíos referentes a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en el fortalecimiento de la agroindustria y en la actualización del aparato de justicia para tener una sólida economía.


También se encuentra el desafío del déficit en cuenta corriente “porque tenemos un déficit externo que es bastante abultado y ha venido reduciéndose un poco, aunque no veo algo que lleve a situarlo en un nivel sostenible en el mediano y largo plazo”, sostuvo Rhenals Monterrosa.


Por lo que Vera Sandoval expresó que se espera “lograr seguir haciendo el ajuste en el déficit en cuenta corriente hacia el 3,5% o 4%”.


Además, Muñoz Rubiano explicó que el sector financiero tiene un reto porque “atraviesa así mismo tiempos complicados y se encuentra reestructurando sus políticas de crédito y cartera con el fin de resistir el coletazo de la desaceleración de la industria. Podremos esperar políticas más restrictivas en cuanto a desembolsos y en general  un panorama bastante conservador dada la situación de la economía”.


Finalmente, “hay que ser prudentes y conservadores, ya que 2017 será de transición después de años de dificultades en la economía. Se recomienda esperar la evolución de esta para emprender proyectos y prepararse para el 2018 que puede ser el año de despegue fuerte de un nuevo ciclo económico”, apuntó Chavarro González.



Recomendaciones

Con toda la coyuntura económica, hay que ser conscientes de que uno de los retos más importantes a los que se enfrentarán tanto las familias como el sector financiero, será la formalización del ahorro el año entrante.


Fabio Chavarro González, gerente corporativo del Grupo Juriscoop aconsejó que las familias requerirán ahorrar, aunque con base en objetivos (inversión que genere rentas adicionales). Además, tener disciplina en el manejo del dinero y adquirir educación financiera “pensando en la austeridad en gastos y limitar el consumismo. Es fundamental llevar registro de ingresos, gastos y ahorros diferenciando los que son fijos de los variables o esporádicos con el objetivo de evitar endeudamiento”. 


Para las empresas, es recomendable hacer seguimiento detallado a los sectores económicos, especialmente donde tenga inversiones o intereses. Al mercado en general se le aconseja elaborar una planeación tributaria y un plan estratégico, fijando objetivos de corto, mediano y largo plazo. “También tener planes de contingencia para mitigar riesgos con seguros, ahorros, entre otros”, añadió Chavarro González.