Editorial

Invitados a limpiar la casa
19 de Noviembre de 2016


La campaña interpela a los ciudadanos y su rol en la preservación de ambientes limpios y agradables, capaces de promover similares comportamientos.

En por lo menos once ciudades del país se celebrará este domingo, a partir de las 9:00 a.m., la jornada “Limpiemos Colombia”, convocada por la iniciativa Soy ECOlombiano que, de la mano del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y WWF Colombia, ha venido promoviendo mediante distintas campañas el sentido de pertenencia hacia la riqueza natural del país y una cultura de cuidado y preservación del entorno. Por la esencia misma de la iniciativa, ha sido la población joven la que con mayor entusiasmo ha respondido al llamado para  la construcción de un país sostenible, al punto que la invitación para salir mañana a “limpiar la casa” comenzó con los 7.000 voluntarios de la Red Nacional de Jóvenes de Ambiente. A juzgar por la positiva respuesta que tuvo la inscripción para acceder a los kits de aseo que se entregarán en algunos almacenes de cadena a primera hora de la mañana, se contarán por decenas de miles los ciudadanos que en Medellín, Bogotá, Cali, Barranquilla, Armenia, Quibdó, Cúcuta, Pereira, Manizales, Bucaramanga y Cartagena se unirán a la jornada de limpieza de calles, puentes, parques y demás espacios públicos.


Inspirados en la campaña “Limpiemos Nuestro México”, que tuvo su primera versión en 2009 y que hoy día suma ya cerca de nueve millones de voluntarios, organizaciones privadas como el Grupo Éxito y Bimbo se unieron a los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible y de Comercio, Industria y Turismo, así como al Fondo Mundial para la Naturaleza -WWF- para impulsar, fundamentalmente, una cultura de separación en la fuente de los desechos, como una manera de contribuir a prolongar la vida útil de los rellenos sanitarios que, según Planeación Nacional, en buena parte del país están a punto de coparse. Es así como quienes participen mañana de la jornada de limpieza, más que “recoger basura”, lo que harán será separar plástico, vidrio, metal, papel y cartón de los residuos orgánicos, facilitando a empresas de aseo y a las cooperativas de recicladores, el uso adecuado de materiales con un potencial aprovechamiento.


Aplaudimos con entusiasmo esta convocatoria, pues es una de esas actividades ciudadanas que, de  una manera sencilla, puede producir un resultado inmediato y de elevado impacto para la comunidad. Un espacio limpio, aunque a veces pase desapercibido, transmite una sensación confortable y grata, mientras los contaminados con basuras resultan agresivos y hostiles. Sin embargo, es muy dado en nuestra cultura sentarnos a esperar que alguien más haga el trabajo de limpiar. En este sentido, la campaña interpela a los ciudadanos y su rol en la preservación de ambientes limpios y agradables, capaces de promover similares comportamientos. 


Dos experiencias, a diferente escala, nos sirven de muestra para esperar un resultado exitoso de la jornada de mañana. El 2 de enero tuvimos la oportunidad de acompañar al alcalde del municipio de Caldas, Carlos Eduardo Durán Franco, quien como acto de posesión y con el concurso de su familia, de sus colaboradores y simpatizantes, limpiaron el parque principal del municipio, en un ejercicio colectivo y solidario que le devolvió a la gente su principal espacio de encuentro. Por su parte el alcalde mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa, en lo que va corrido de su Administración ha liderado más de 150 operativos para la recuperación del espacio público. De enero a septiembre, según información oficial de la Alcaldía Mayor, se habían recuperado 228.886 metros cuadrados, entendiendo recuperación como la eliminación de barreras de accesibilidad, limpieza y seguridad para peatones, ciclistas y vecinos; a la vez que se han limpiado postes, semáforos y fachadas de pinturas y afiches ilegales.


Nuestra invitación es a que acciones como “Limpiemos Colombia” tengan cierta regularidad, no sólo por iniciativa nacional, sino que desde lo local se conviertan en un hábito que empodere a organizaciones y a personas en el cuidado del espacio público, sin que ello implique que se dejen de ejercer los controles necesarios para evitar que los territorios recuperados sean retomados por prácticas irregulares o criminales. De eso parece ser consciente el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, que ha anunciado que la intención es que la campaña sea “un ejercicio permanente” con miras a “concientizar a toda una comunidad de la necesidad de cuidar los recursos naturales, empezando por la correcta disposición de los residuos” sólidos.