Economía

Reducing Colombia’s trade deficit comes at a high cost
A Colombia le cuesta mucho reducir déficit comercial
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
19 de Noviembre de 2016


Aunque el déficit o diferencia entre exportaciones e importaciones no deja de reducirse, su velocidad y monto podría ser mucho mayor.


Con la disminución de enero a septiembre  de las exportaciones en 20,5% y de las importaciones en 19,6%, la balanza comercial de Colombia ha ido reduciendo su déficit en 17,6%, respecto al mismo período del año pasado, lo que evidencia lo difícil que se le ha hecho al sector exportador aprovechar la devaluación para potenciarse.


Así lo sostiene Jaime Alberto Rendón, director del programa de Economía y Finanzas de la Universidad de La Salle, al analizar las cifras de balanza comercial reportada por el Dane correspondientes al mes de septiembre.


Explica Rendón: “Hay una reducción de las importaciones que de entrada no está mal, porque había un crecimiento vertiginoso de ellas. Entonces las variaciones en el precio del dólar hacen que las importaciones empiecen a mesurarse, y volverse normales para nuestro mercado, elemento este que no es negativo”.


Y precisa: “¿Qué es lo negativo?, las exportaciones, porque un mejor tipo de cambio nos debería dar una ventaja competitiva frente al mercado. Es decir, nuestros productos son mucho más baratos que lo que eran en el pasado, pero lo que tenemos según las estadísticias es una reducción de las exportaciones tan grande como la de las importaciones”.


Según las cifras del Dane, la reducción del superávit del país se sustenta en los rubros agropecuario, pesquero y minero, que juntos representan US$9.318 millones en positivo, número que termina impactado en negativo por el déficit de US$18.609 millones del sector industrial.


Los países con los cuales es más patente la reducción del déficit son Estados Unidos, nación con quien bajó US$2.693,8 millones, Alemania (US$385 millones), México (US$379,8 millones), y Corea del Sur (US$243,2 millones).


Pero cuando se ve la comparación mes a mes, es decir, septiembre de 2016 contra septiembre de 2015, o sea la evolución de la balanza comercial a lo largo del año, el dato es más preocupante.  Las exportaciones en vez de subir, bajaron, lo que hicieron en 5,63%, mientras que las importaciones se redujeron 12%.


“Hemos demostrado una inestabilidad productiva tan grande que cuando le pedíamos al Gobierno que mejorara la situación del tipo de cambio, hoy cuando la tenemos, la industria no está en capacidad de aprovechar esas ventajas. Eso sí que es grave, porque está mostrando la fragilidad de la economía colombiana”, complementa el académico.


La cifra no debería ser 17,6%, debería ser menor o incluso llegar a cero, es decir, sin déficit, apunta Rendón.


Considera el académico que dentro de esto hay un elemento que debería tener que ver con el tipo de cambio, el valor del dólar, pero eso debería estarse compensando vía mayores cantidades de producción, “el problema es que no hemos sabido colocar mayores cantidades de producto en el mercado internacional, es decir, tenemos la capacidad productiva pero no la de vender más, por lo que sigue el país necesitando una política industrial clara así como de desarrollo y productividad agrícola. Definitivamente urgen esas cosas”, concluye.


Importaciones


Una cifra que mostró el Dane desagredada y en profundidad fue la correspondiente a las importaciones de septiembre.


Sobre ellas destaca el equipo de análisis económico de Bancolombia que la adquisición de bienes de capital (maquinarias que permiten producir otros bienes) continuó siendo la de mayor contracción, de los tres principales rubros que exhibieron caídas. La adquisición de bienes de capital continuó siendo la de mayor contracción, con una disminución anual de 16,9% desde US$ 1.488 millones hasta US$1.236 millones. El deterioro en los bienes de consumo fue de 4%, desde US$ 1.028 millones hasta US$987 millones. De igual forma, las materias primas experimentaron una disminución anual de 12,8%, al pasar de US$ 1.979 millones a US$ 1.726 millones. 


Sobre el primer item, Camilo Durán, del equipo de investigaciones económicas de Credicorp Capital, señaló en otra oportunidad que dicha caída es perjudicial ya que tendrá efectos importantes en la inversión productiva en el país, debido a que serán esas máquinas las que permitan mantener moderna y vigente en un futuro próximo o más lejano, la manufactura, agricultura e incluso la actividad minera.



Entorno mundial no ayuda

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, María Claudia Lacouture, así como el economista Giovanni Montoya Aldawe, directora de contenidos del Grupo Ágora, han mencionado en varias ocasiones que un aspecto que golpea el crecimiento de las exportaciones colombianas, es la situación de la economía mundial, caracterizada por una muy baja demanda de materias primas así como de productos manufacturados.


De igual forma el hecho de que países vecinos o similares en otros continentes se enfrentan a la misma situación mundial que Colombia, hacen el escenario más complejo, dado que cada uno busca vender a un mercado con pocos compradores.