Columnistas

Fides La próstata del Sr. Presidente. . .
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
19 de Noviembre de 2016


El canal de noticias Redmás envía el sumario de noticias del día por mensaje de texto a los suscriptores.

El canal de noticias Redmás envía el sumario de noticias del día por mensaje de texto a los suscriptores. El pasado 15 de noviembre una de las noticias, que además es preocupante, es la próstata del Sr. Presidente Juan Manuel Santos. Allí anuncian que él se va a realizar los chequeos en los Estados Unidos, pero la preocupación no radica en que deseé hacerse los exámenes en esa parte del cuerpo como medida preventiva, puesto que es normal el procedimiento para realizar detecciones tempranas del cáncer de próstata. Lo que sí es preocupante es el mensaje de desconfianza, en los galenos colombianos y mucho más en su sistema de salud, que le envía a los 48 millones de compatriotas.


El dedo humano es igualito en “Gringolandia” que en nuestro país y cumple las mismas funciones para hacer el tacto rectal, por lo que ese tipo de exámenes se consideran rutinarios, o ¿será que allá tendrán un método menos “violador” para palpar la próstata? Sí el tema no es de habilidades táctiles ni cognitivas, será entonces, ¿qué las dudas en la “Casa de Nari” están sustentadas en el sistema de salud colombiano, especialmente en el POS? Porqué si es por medicina prepagada o póliza de salud el tema cambia.


Según la OMS, en su informe de 2014 sobre el estado de la salud en los países miembros dice que en el tema de Infraestructura y tecnología, en el año 2013 Colombia contaba con 1.4 unidades de radioterapia por cada millón de habitantes, mientras en el país norteño 12.4 unidades/millón de habitantes. Por este lado hay una gran diferencia y las posibilidades de poder hacerse el tratamiento más rápido, es mucho mayor que en nuestro territorio, aparte de esperar la asignación del turno por el sistema POS que deben padecer el resto de los mortales colombianos.


Otra razón considerada por el Sr. Presidente para hacerse los exámenes en USA, puede estar relacionado con la eficiencia del sistema, que según la lista diseñada por Bloomberg, en 2014, la casa del Tío Sam obtuvo 34.3 puntos, ubicándose en el puesto 44, mientras que nosotros obtuvimos 31.6, apenas tres puestos por debajo, consideración que no sería relevante. Sí es por eficiencia del sistema Singapur lidera la tabla de posiciones.


Sí no son las competencias digitales de los galenos que marcan la diferencia, ni la eficiencia de los sistemas de salud, quedaría entonces el tema tecnológico, y ahí sí puede ir el agua al molino, en dónde infortunadamente salvo contadas excepciones el país carece de lo último en “guarachas” para los diagnósticos médicos.


Claro está que el Presidente tiene sus dudas en la confiablidad en el sistema de salud, según contó él en un evento académico en la ciudad, finalizando el siglo pasado, el susto padecido cuando le informaron por equivocación que tenía cáncer, y los difíciles días hasta que le modificaron el resultado del examen.


Cada quién es libre de decidir sobre lo que mejor le parezca para su salud, pero la restricción a esa libertad es netamente presupuestal para acceder al sistema, problema que no cierne sobre las cienes del Primer Mandatario de los colombianos, pero, sí que deja un sinsabor en el ambiente de desconfianza en lo que él está dirigiendo. Ser y parecer, dicen por ahí, y sí desde las altas esferas no se manda un mensaje de confianza, es que las cosas van mal, sobre todo en este caso, en el área de la salud.