Economía

Trump’s victory places free trade agreements in peril
Triunfo de Trump pone en vilo a los Tratados de Libre Comercio
10 de Noviembre de 2016


Estados Unidos es el principal socio comercial de Colombia en el punto de vista de exportación.


Mónica Andrea Saavedra Crespo - EFE


economia@elmundo.com


Estados Unidos tiene actualmente 20 Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados en el ámbito internacional y uno de ellos está pactado específicamente con Colombia, por lo tanto, después del triunfo de Donald Trump los mercados mundiales están a la expectativa, ya que según lo que el presidente norteamericano anunció durante su campaña, la renegociación de los TLC e incrementos de los aranceles (impuestos) están entre las cosas que podrían ocurrir en términos comerciales. 


En cuanto al comercio exterior, según Munir Jalil, economista jefe para la región Andina del Citibank, “él en su campaña jamás se refirió específicamente al TLC colombiano pero sí tuvo una retórica muy clara contra los procesos de estos. De los que habló fue del Nafta con México y Canadá”, lo que lleva a preguntarse y a generar incertidumbre de cómo va a ser su política en materia de estos TLC, ya que de acuerdo con Jalil ha manifestado que Trump expone una renegociación y ha hablado de imponer unos aranceles específicos a productos mexicanos de 35% y chinos de 45%, teniendo en cuenta el alto impacto que podría ocasionar ya que la estructura tarifaria con Estados Unidos años atrás ha oscilado entre un 3% y 4%.


Por su parte, Giovanni Montoya Aldawe, economista y director de contenidos del Grupo Ágora, señala que “uno de sus principales objetivos es renegociar acuerdos comerciales que Trump considera desventajosos para Estados Unidos, dentro de estos se encuentra el TLC con Colombia que hasta el momento ha ofrecido importantes ventajas para los industriales del país y que podría entrar en una situación de revisión que desfavorecería a ese mismo sector de la industria nacional”.


Otro punto clave, de acuerdo con Jalil es que  seguramente en su momento va a tener que discutir con sus asesores económicos sobre si decide tomar el camino unilateral de terminar con estos TLC e imponer los aranceles, entonces, en dado caso que así fuera: ¿Cuál va a ser la respuesta del resto del mundo? 


Al respecto, Jalil argumentó que hoy en día, empresas como Apple, Microsoft, Ford, entre otras, tienen ventas importantes de sus negocios por fuera de Estados Unidos, en ese sentido lo más probable es que el resto de los países apliquen la misma acción de imponerle aranceles a los productos norteamericanos, lo que podría generarle mucho daño, “que es precisamente lo que Trump no quiere para su economía, ya que en teoría desea atraer más inversión y trabajo. Es un asunto bastante delicado, esto no va a ser tan sencillo, pero algo le va a tocar hacer porque lo prometió en campaña”, sostuvo Jalil.


Esperanza Arango Arango, directora económica y de información de la Asociación Colombiana de Medianas y Pequeñas Industrias (Acopi) regional Antioquia, manifestó que “no se esperaría que porque ganó Donald Trump se van a romper las relaciones, también hay organismos internacionales que tampoco van a dejar imponer restricciones tan pronto, se ha dicho de los TLC firmados con Estados Unidos que se van a analizar y a ajustar algunos asuntos a mediano y largo plazo y que los empresarios tendrán tiempo suficiente. Más allá de muchas opiniones personales que se tengan, en la práctica, en relaciones políticas y de negocios, no habrá mayores dificultades”.


El economista jefe del Citibank dijo además que “Trump lo que está buscando es volver a traer la industria y procesos manufactureros a los Estados Unidos”, lo cual implica que muchas compañías norteamericanas que tienen sus plantas por fuera de ese país las regresen a su territorio, lo que significa que en las inversiones que se han hecho se podría ocasionar un movimiento de flujo de capital negativo, “es decir una salida de dinero a otras partes del mundo y otra entrada de dinero a Estados Unidos. De esa forma indirecta nos vemos afectados porque si la cantidad de capital invertido en el mundo se ve reducida, pues ahora Colombia va a tener que pelear con el resto del planeta por una oferta de capital, que entonces empezaría a escasear”, afirmó Jalil y añadió que el impacto en la renegociación de los TLC afectaría las tasas de interés y los tipos de cambio.


Montoya Aldawe expresó que, dentro de los efectos de corto plazo, se podría evidenciar una presión a la baja en el precio del dólar, “que podría recrudecerse hasta el mes de enero en que el presidente Trump empiece a ejercer sus funciones. Por ahora, se está notando un desequilibrio en el mercado del dólar, una alta volatilidad que seguiría afectando los mercados. Frente a las importaciones y exportaciones no hay un alcance suficientemente claro para determinar los posibles efectos y habría que estar monitoreando el mercado para saber a dónde se dirige su estrategia”.


Arango Arango aseveró: “Está muy reciente el triunfo de Donald Trump y en la práctica hay que esperar para saber cuál es la orientación que le dará a su política internacional. Se esperaría que para la economía colombiana y los empresarios no cambie nada fundamental, las relaciones de Estados Unidos y Colombia han sido positivas tanto con republicanos como con demócratas. En los negocios, es importante mantener la estabilidad jurídica con ese país. Las relaciones de América Latina y Colombia con el mercado estadounidense han sido fuertes”.


Asimismo, Jalil explicó que más allá del triunfo de Trump, sigue siendo costoso viajar a Estados Unidos, “es lo que los colombianos venimos sufriendo desde el año pasado, pues seguiremos en lo mismo porque el dólar está caro”. Sin embargo, “hasta ahora lo que hemos visto es una mayor facilidad para la generación de la visa, no sabemos es si será más difícil ahora”, acotó el economista y agregó que lo cierto es que para quien quiera emigrar de forma ilegal será más complicado porque Trump ha hecho comentarios claros sobre que los indocumentados no podrán ingresar a ese país. 


En ese sentido, Montoya Aldawe comentó: “Es claro que Trump quiere endurecer las políticas migratorias, por lo cual seguramente los flujos de personas que buscan trabajar en Estados Unidos van a disminuir y eventualmente, muchas de losque están trabajando allá podrían tener problemas y verse obligadas a regresar al país”. 


También, de acuerdo con Montoya Aldawe, “Trump ha manifestado que revisaría todas las corrientes de auxilio a países como Colombia, dentro de los cuales estaría la segunda fase del Plan Colombia que beneficiaría, entre otras cosas, los procesos de reinserción de grupos armados. Se afectaría el flujo de dólares hacia el país además de otras ayudas internacionales”.


En el caso particular de Colombia tocaría esperar  para saber qué decisiones tomará, ya que se supone que Trump iniciaría reajustando los grandes tratados como el Nafta con México y Canadá y sus relaciones con China, por esa razón “un país como Colombia seguramente entraría en la lista de prioridades bien abajo, porque se creería que no es prioritario para Estados Unidos. Ni tampoco somos los que le estamos dañando sus cuentas externas y si algo se ha sabido es que siempre el TLC ha sido más beneficioso para Estados Unidos que para Colombia”, puntualizó Jalil y explicó que hace muchos años antes de que existiera un TLC, los productos ya entraban a Estados Unidos con cero arancel gracias a la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga, más conocida como Atpdea, por lo tanto los economistas recomiendan que hay que esperar realmente hasta que asuma su poder Donald Trump el próximo 20 de enero de 2017.


Economía internacional


Para muchos analistas, los inversores se relajaron ante la perspectiva de un Trump presidente al escuchar su discurso más moderado y conciliador al proclamarse ganador, un tono que habría levantado los ánimos en los mercados financieros y llenado de optimismo a Wall Street.


Sin embargo, se mantiene la preocupación e incertidumbre por sus políticas económicas y por la política monetaria que imponga en la Reserva Federal  (banco central).


Trump ha dicho que Estados Unidos va a llegar a acuerdos justos con todos y ha apelado a las inversiones, pero en los mercados financieros siguen preocupando las declaraciones proteccionistas y populistas del político republicano hechas en la campaña electoral, que podrían crear confrontaciones comerciales con otras regiones.  Según un análisis del grupo Bank of America Merrill Lynch, el resultado de las elecciones "crea incertidumbre elevada" a corto plazo por las políticas que pueda implementar la futura Administración de Donald Trump.


Y, a largo plazo, la firma recordó las consecuencias de propuestas como la revisión de tratados comerciales o de tarifas arancelarias, las restricciones migratorias o el aumento de la inversión en obras de infraestructura. "Si se aplican completamente, creemos que estas medidas pueden tener un dramático impacto en la economía de Estados Unidos", advierte el grupo Bank of America Merrill Lynch.


Julián Cárdenas, experto senior en portafolio de inversión de Protección, explicó que “los futuros de los índices accionarios de los Estados Unidos anticipan un  retroceso cercano a 500 puntos, lo que representa una caída cercana al 4%, los mercados en Asia que ya están en negociación reportan una caída en promedio de más del 2%. Por el lado de las monedas, contrario a lo que se registró después de los debates presidenciales, el peso mexicano pierde en este momento más de 10% y la fortaleza se concentra en el yen japonés, lo que puede afectar su economía exportadora”.