Economía

Less than 750,000 persons with voluntary pensions
Menos de 750.000 personas con pensiones voluntarias
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
8 de Noviembre de 2016


El Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y Old Mutual buscan que a través de un laboratorio de innovación en Colombia, se ofrezcan herramientas efectivas de ahorro voluntario. Dos de cada tres colombianos no están preparados para la vejez.


Foto: Cortesía 

El ahorro voluntario debe ser incentivado mediante la educación financiera desde la niñez.

En Colombia el 44% de la población tiene algún tipo de mecanismo formal o informal de ahorro, en Asia es el 71% y en Estados Unidos es del 76%. Según datos del Banco Mundial, de una población económicamente activa de más de 24 millones de personas, menos de 750.000 cuentan con pensiones voluntarias. Hay aproximadamente 13.7 millones afiliados a pensiones obligatorias, de los cuáles sólo 8 millones son cotizantes activos. Por lo tanto, gracias a una alianza entre el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y Old Mutual se implementará en el país un laboratorio de innovación sobre el ahorro pensional, y a través de ese estudio experimental se identificarán herramientas apropiadas para lograr motivar el ahorro a largo plazo en el país. 


Según Santiago García Martínez, presidente de Old Mutual Colombia, el plazo de ahorro promedio de un antioqueño es menos de cinco años y hay un desconocimiento generalizado sobre las opciones de ahorro que existen, ya que el 82% manifiesta tener un concepto medio bajo sobre las alternativas de ahorro en el mercado. En ese sentido, el experto financiero explicó la estrategia del laboratorio que consiste en “crear una serie de experimentos reales donde invitamos, por ejemplo, a compañías en Medellín que tienen planes corporativos de ahorro y entramos a hacer modificaciones con el diseño del producto y estudiamos cuáles de esas prácticas generan mejores resultados o  efectividad en que la gente ahorre”. 


Recomendaciones de ahorro voluntario


García Martínez recomienda la planeación financiera, en Old Mutual hay talleres que educan y promueven la generación de hábitos de ahorro, “le enseñamos a la gente a hacer un presupuesto, a determinar sus gastos y a priorizar dentro de este el ahorro”.


Normalmente les recomiendan destinar entre un 10% y 20% de sus ingresos para el ahorro, de igual forma en que se hace con el arriendo, los servicios públicos, entre otros. Rebecca Rouse, directora del programa de Inclusión Financiera de Innovations For Poverty Action (IPA) manifestó que “muchas personas piensan que el ahorro es el dinero que les queda después que gastan todo lo que quieren gastar, pero nosotros en cambio estamos tratando de enfatizar que el ahorro debe ser parte del presupuesto del hogar”.


En ese sentido, la población debe ser consciente de sus vidas, García Martínez explicó que “nadie está exento de tener algún tipo de evento inesperado para el cual es bueno tener una contingencia y también porque es la única forma de alcanzar objetivos importantes que valen dinero, como la educación y la vivienda”, además, agregó el experto financiero que cuando se llega a una etapa de vejez, nadie prestará el dinero necesario para la manutención, por esa razón se debe tomar responsabilidad desde edad temprana y lograr un bajo endeudamiento al utilizar mecanismos como las tarjetas de crédito.


Entre las modalidades formales a corto plazo que existen están las cuentas de ahorro, los CDT y las fiduciarias. A mediano y largo plazo están los fondos voluntarios de pensiones y los fondos obligatorios de pensiones y en el ámbito informal, hasta debajo del colchón pero son mecanismos que no cuentan con la seguridad necesaria y no son recomendables.



Tríada innovadora

Para crear consciencia e incentivar prácticas de ahorro sostenibles también convocaron a una organización sin ánimo de lucro llamada Innovations for Poverty Action (IPA) que apoya el diseño de soluciones a problemas de la sociedad y evalúa el impacto de estas. El programa de inclusión financiera de esta entidad ha implementado 130 evaluaciones en más de 50 países y ha contribuido al conocimiento sobre el impacto del microcrédito, herramientas para motivar el ahorro y diseño de productos innovadores.