Política

Time is running out for Belen of Bajira
Se le acaba el tiempo a Belén de Bajirá
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
1 de Noviembre de 2016


Si el Senado no toma una decisión antes del 20 de diciembre cuando termina la actual legislatura, Antioquia podría perder ese territorio de Mutatá y otros tres corregimientos de Turbo.



Foto El Cura – Prensa Gobernación.

Esta semana vuelve al primer plano informativo la disputa territorial entre Antioquia y Chocó por Belén de Bajirá.

A propósito que esta semana habrá debate en la Asamblea Departamental sobre el muy complicado tema para Antioquia relacionado con el diferendo limítrofe con el Chocó sobre el corregimiento de Belén de Bajirá y otra importante zona rural de Turbo, a Antioquia se le está acabando o acortando el tiempo para que el Senado adopte una decisión antes del 17 de febrero del año entrante.


Por eso vuelve la atención y la tensión sobre este asunto, que también será objeto de debate por las Comisiones de Ordenamiento Territorial del Congreso de la República, que irán esta semana a esa zona del Urabá.


De acuerdo con la legislación existente, el Senado es la instancia que se encarga de dirimir las diferencias de límites entre los departamentos colombianos, en gran parte con base en un concepto previo del Instituto Geográfico Agustín Codazi, Igac, entidad que ya emitió el concepto favorable a los intereses chocoanos y que ha sido cuestionado y rebatido  fuerte y duramente del lado antioqueño.


El problema latente es que de acuerdo con la misma legislación y tras el concepto del Igac, el Senado tiene un plazo de un año para tomar una decisión, la cual vence el 17 de febrero del 2017.


Sin embargo, el inconveniente que surge ahora es que en esa fecha el Congreso de Colombia no está sesionando y sólo sus sesiones regulares del próximo año comienzan el 16 de marzo.


Por tal motivo, el apremio que muchas personas interesadas en este asunto están alertando, es que el Senado debe tomar una decisión antes de concluir las actuales sesiones ordinarias del Congreso que terminan este 20 de diciembre, pero la limitante es que hoy los senadores están enfrascados en la muy sensible discusión de la reforma tributaria, que le copará su atención en las pocas semanas que restan para el epílogo de la primera parte del actual periodo legislativo.


Pero el asunto se complica aún más, toda vez que si el Senado no define el diferendo, por ley se debe adoptar el concepto del Igac, que hoy beneficia al Chocó con muchos reparos antioqueños.


Con este muy tensionante y apremiante panorama en el caso de Belén de Bajirá, es que se realiza mañana un debate sobre este problema en la plenaria de la Asamblea de Antioquia y el jueves la visita a la zona en conflicto de las comisiones de Ordenamiento Territorial del Congreso.


La diputación citó para mañana al secretario general de la Gobernación, Javier Mauricio García Quiroz y al director de Planeación Seccional, Carlos Mario Montoya Serna, para que expliquen qué ha hecho la actual Administración Departamental para evitar que Antioquia pierda esa importante y rica zona, sobre la cual muchos se preguntan qué es lo que hay ahí para que haya ese exagerado interés chocoano secundado por vallecaucanos en la sombra.  


La sesión de la Duma seccional está prevista para las nueve de la mañana y a la misma también fueron invitados la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez Vélez, y los alcaldes de Mutatá y de Turbo.


Como se sabe, Antioquia no sólo corre el peligro de perder a Belén de Bajirá, en Mutatá, sino también los corregimientos de Macondo, Nuevo Horizonte y Blanquizeth, pertenecientes a Turbo.


Congresistas en Belén de Bajirá


La sesión conjunta de las Comisiones de Ordenamiento Territorial del Senado y de la Cámara se realizará en Belén de Bajirá y a ellas fueron invitadas delegaciones de los gobiernos seccionales de Antioquia y del Chocó.


Por Antioquia concurrirán, además de Mauricio García y Carlos Mario Montoya, el subsecretario Jurídico, Carlos Arturo Piedrahíta y el asesor del gobernador, Guillermo Mejía Mejía.


Es muy posible que en esa reunión los alcaldes de Mutatá y Turbo propongan a los legisladores de esas células, la realización de una consulta a los habitantes de los cuatro poblados que hacen parte del diferendo para que se expresen a qué departamento quieren pertenecer, en cumplimiento a lo que dispone la Ley 1.757, que ordena que cuando las autoridades van a tomar una decisión, deben consultar previamente a las comunidades que resultarán impactadas o afectadas.


La consulta en esas comunidades se podría realizar muy fácilmente porque el censo electoral es pequeño y la logística electoral no tiene mucha complejidad, porque son muy pocas las mesas de votación.


De perder Antioquia esos territorios, se volvería a repetir la historia de segregación de este departamento, que comenzó en 1905 cuando el presidente Rafael Reyes ordenó la separación de lo que hoy son los departamentos del Eje Cafetero.



Muchos interrogantes

En Antioquia surgen muchas preguntas sobre el inusitado interés del Valle del Cauca para que el Chocó se quede con Belén de Bajirá, lo que fue muy elocuente cuando la actual gobernadora vallecaucana Dilian Francisco Toro fungió como senadora y desde su curul defendió las ansias chocoanas por esos territorios.


Incluso expertos en esos asuntos recuerdan que ese interés en contra de Antioquia, se remonta a la época en que el Cauca se extendía hasta lo que hoy es el Chocó.


Eso lleva a preguntarse a muchos qué es lo que hay en esas tierras de Urabá o cuál es el valor económico que esconden para que el Chocó las dispute a capa y espada, departamento que aunque no ha podido resolver las necesidades básicas de sus actuales municipios, ahora se quiere apoderar de tierras que históricamente han sido bien administradas por Antioquia.