Nacional

Uribe does not want Venezuela to be guarantor of the peace process
Uribe no quiere que Venezuela sea garante del proceso de paz
24 de Octubre de 2016


El expresidente Álvaro Uribe fue entrevistado en el último día de una visita a Miami, en la que participó en un foro de expresidentes precisamente sobre el estado de la democracia en Venezuela.


Foto: Archivo El Mundo 

Álvaro Uribe Vélez, expresidente y actual senador de Colombia.

Redacción EFE


Ana Ana Mengotti


El expresidente Álvaro Uribe afirmó  que Venezuela,  no debería seguir siendo garante del proceso de paz en Colombia y además debería ser suspendida de todos los organismos internacionales y regionales porque a su juicio está gobernada por "una dictadura incorregible".


"Han acabado con uno de los pocos remanentes de democracia que quedaban", señaló Uribe en referencia a la decisión de las autoridades venezolanas de suspender la recogida de firmas para un referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro.


Uribe fue aclamado en un restaurante de Miami por centenares de sus compatriotas por haber sido el principal promotor del No a los acuerdos de paz entre el Gobierno  y la guerrilla de las Farc, opción que triunfó en el plebiscito del pasado 2 de octubre.


Después de la victoria del No, "Colombia está en un momento que requiere de delicadeza", pero, a juicio de Uribe, esa coyuntura es "mejor" que la que habría hoy si el pueblo hubiera dicho Sí. “Si hubiera ganado el Sí, hoy las 297 páginas del acuerdo de paz con la Farc habrían reemplazado a nuestra Constitución", señaló. 


Sobre la manera de salir del punto muerto en que se encuentra el país tras el plebiscito, aseveró que si hay "buena voluntad" de parte del Gobierno y las Farc será posible reformar un acuerdo que como estaba podía haber hecho de Colombia "una segunda Venezuela".


A juicio del expresidente, el obstáculo principal sería que el Gobierno se empeñara en hacer "sólo cambios cosméticos" para "distraer a la opinión pública y la comunidad internacional", pues son necesarios cambios de fondo, principalmente en justicia, elegibilidad (de los antiguos guerrilleros) y empresa privada, dijo.


El expresidente considera que el acuerdo negociado en Cuba desde 2012, del que subrayó que con el resultado del plebiscito es "jurídicamente inexistente", no sólo era un riesgo para la democracia colombiana sino para la economía del país.


Entre otras cosas mencionó que implicaba un "alto gasto público inflexible" para satisfacer a las Farc y generaba "pánico" por posibles expropiaciones. Ambas cosas hubieran afectado la competitividad del país y su atractivo para los inversores, además de crear "una crisis social", dijo.


Hablando de Venezuela señaló que "como todas las dictaduras", el Gobierno de Maduro es "incorregible" y la semana pasada cometió dos "atropellos tremendos", uno de ellos el hostigamiento de un avión civil colombiano por aviones de guerra. "Los tiranos no hacen eso espontáneamente", dijo.  Pero sobre todo se mostró indignado con la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de poner fin al proceso de recolección de firmas para activar el referendo revocatorio.


Lo que llevó Uribe a cuestionarse  el hecho de que Venezuela sea uno de los países que acompañan el proceso de paz en Colombia y a subrayar que ese país no debería seguir siendo miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y debe "ser suspendido de la OEA, el Mercosur y la Unasur".