Palabra y obra

De El canto del antioqueño al Himno antioqueño
21 de Octubre de 2016


A propósito de la conmemoración de los 100 años del Himno antioqueño, el jefe del Departamento de Música de la Universidad Eafit, Fernando Gil Araque, comparte este texto, que hace parte de la investigación Circulación de la música 1892- 1930.


Fernando Gil Araque


Doctor en Historia 


Jefe del Departamento de Música de la Universidad Eafit


La adopción del poema de El canto del antioqueño de Epifanio Mejía como Himno de Antioquia fue un largo proceso. Este poema no fue el único texto que fue escrito para ser adoptado como himno, pero sí fue el que se acogió de manera espontánea por el pueblo antioqueño.


En 1868 se publicó en Medellín, en la revista literaria El Oasis, El canto del antioqueño, del poeta yarumaleño Epifanio Mejía (1839-1913). A partir de este momento dicho poema se popularizó rápidamente y fue musicalizado en diversas ocasiones.


Señala el historiador Heriberto Zapata Cuencar que, en el siglo XIX, el cantor popular e intérprete de vihuela brava, Juan Yepes, difundió en “plazas y calles” esta composición . Otras musicalizaciones de este texto que pretendieron ser himno de Antioquia fueron las realizadas por Roberto Mesa y Jesús Arriola, obras que participaron en el concurso propuesto en 1899 por Carlos E. Restrepo y Enrique Gaviria, directores de los periódicos El Correo de Antioquia y El Cascabel. Miembros de la Academia Nacional de Música con sede en Bogotá juzgaron las obras enviadas. 


Otros poemas


Antonio (Ñito) José Restrepo, poeta, diplomático antioqueño, publicó en Bogotá en 1881 su poema titulado Himno antioqueño.  En 1883 Jorge Isaacs, quien tuvo importantes vínculos con Antioquia, escribió Canto a Córdoba, extensa oda a este héroe de la independencia y al pueblo antioqueño. Rafael Uribe Uribe encomendó a Gonzalo Vidal (1863-1946), la musicalización de este poema. Debido a su complejidad y extensión tampoco fue adoptado como himno. 


1913


En 1913 se conmemoraron los 100 años de la Independencia de Antioquia y falleció el poeta Epifanio Mejía.  Con motivo de la muerte del poeta, la Junta de estudiantes antioqueños, radicados en Bogotá, asociación presidida por el poeta Abel Marín, quien haría parte del grupo de los Panidas, convocó a la escritura de un himno para Antioquia. En él participaron los músicos antioqueños Samuel y Luis Uribe.


“Hemos recibido la sentida música que acaban de escribir ustedes, a petición de la junta de estudiantes antioqueños que tengo el honor de presidir, para este hermoso himno antioqueño de nuestro gran poeta Epifanio Mejía, cuya muerte llora en estos momentos el suelo nativo”, precisó  El Espectador. Año XXVII. No. 1035. Medellín, 16 de agosto de 1913.


Esta partitura que reposa en la Biblioteca Luis Ángel Arango en Bogotá tampoco fue adoptada como himno. 


Himno antioqueño


Cuando Vieco & Cía. publicó en 1932 la partitura impresa del Himno antioqueño de Gonzalo Vidal Pacheco, el autor no recordaba su fecha de composición. Sin embargo, el historiador Heriberto Zapata Cuencar brinda dos fechas diferentes sobre la composición e interpretación, la primera es 1913 y la segunda en 1916, momento en el que se interpretó el Himno compuesto por Vidal a cargo de la Lira Unión, en la recepción que se le ofreció a Pelón Santamarta.


En julio de 1914, la revista La miscelánea reseñaba que el martes 18 de julio se interpretó la música del Himno antioqueño, compuesto recientemente por Vidal. El periódico El Sol señala que el 22 de agosto en la recepción al expresidente Carlos E. Restrepo fue nuevamente interpretada. El himno fue adoptado oficialmente en 1962, mediante Ordenanza 6 del 10 de diciembre.


70 años de la muerte de Gonzalo Vidal y 113 de la de Epifanio Mejía, el Himno continúa vigente como un canto a la libertad.