Mundo deportivo

Nadal doesn’t find the pathway back
Nadal no encuentra el camino de regreso
Autor: Redacción EL MUNDO
13 de Octubre de 2016


Rafael Nadal quedó eliminado del Master 1000 de Shangái tras caer ante el serbio Viktor Troicki, por parciales 6-3 y 7-6. Con su temporada prácticamente terminada, Rafa deberá trabajar para reinventar su carrera.


Foto: EFE 

Rafael Nadal tuvo un regular desempeño en su gira por Asia.

Aún con la fulminante derrota fresca ante el búlgaro Grigor Dimitrov por los cuartos de final en el Abierto de Pekín, Rafa Nadal enfrentó en la primera ronda de Shangái a Troicki, un tenista menor y sin ningún título de importancia en su palmarés.


El español llegó mermado en lo físico como ha sido habitual en los últimos tiempos, pero nada hacía prever que podría tener un revés ante el serbio. Pero lo tuvo.


Otra vez en apenas dos sets, el gran Nadal sucumbió y quedó eliminado en su primera salida, en el penúltimo Master 1000 del año. Sin respuestas en lo físico, con errores graves en su juego y notoriamente dubitativo para tomar decisiones. “Mereció ganar más que yo”, dijo resignado en una rueda de prensa de la cual se escabulló contrariado y rápido. Esa última derrota representa el compendio de lo que han sido los últimos tiempos para el mallorquín.


Primero fue una apendicitis, enfermedad que, según allegados, se desencadenó por no tratarse a tiempo para atender su apretado calendario. Tras la operación, la respuesta fisiológica de Rafa ha sido lenta e incluso regresiva, pues reiteradamente se queja de intensos dolores. Dolores fantasma, que no tienen localización específica, pero existen.


Luego llegó la lesión de la muñeca, que ha sido otro lastre para Nadal desde hace casi dos años. Su prolongada fisioterapia no ha sido concluyente para que su poderoso golpeo vuelva a ser el mismo.


Su momento actual desconcierta al circuito tenístico y a sus aficionados, pues se acostumbraron a lo largo de todos estos años a verlo como un hombre único en el tenis. Y así lo ha sido realmente, pues Nadal llevó a otros límites los procedimientos mentales y los rigores físicos de este exigente deporte. Y aunque él mismo haya dicho muchas veces que siempre fue un hombre lleno de dudas y nunca en su vida estuvo seguro casi de nada, fue precisamente esa capacidad para sobreponerse a sus temores y decidir lo correcto en la cancha en fracciones de momentos, lo que lo llevó a estar en la cima del tenis y ser un referente de éxito en muchos otros escenarios.


También lo fue su físico tenaz. Ese que lo convirtió en el rey indiscutible de estos tiempos en el polvo de ladrillo. A eso debe sus nueve títulos en Roland Garros, y también  su implacable autoridad a lo largo de una década sobre sus rivales, a los cuales arrasaba en la cancha luego de sustraerles hasta sus últimos esfuerzos.


 “Quizá, porque tuve una lesión en la muñeca, estoy asustado”, confesó Nadal tras la derrota de ayer. Además intentó ser reflexivo y hallar soluciones a su desempeño actual: “Necesito recuperar algo de electricidad en las piernas, moverme más rápido”, dijo.


Rafa sentenció, además, que su temporada está “prácticamente acabada”. Y con justa razón, pues tras sus malos resultados, su presencia en el Torneo de Maestros en Londres, (al cual sólo clasifican los ocho mejores de la temporada) parece improbable.


Si se toma el ejemplo de Rafa Nadal, el mundo del deporte de élite deja una enseñanza desoladora; él parece ser víctima del propio nivel mental y físico que demostró por años. Aquejado de dolencias, criticado en el medio por no ser capaz de prolongar su voracidad ganadora y preso de inseguridades. 


Pareciera que para el deporte competitivo nunca nada es suficiente. Al final, los deportistas siempre quedan debiendo algo.



Cabal y Farah, afuera

La dupla colombiana conformada por Robert Farah y Juan Sebastian Cabal quedó eliminada en los octavos de final del Master 1000 de Shangái, octavo y penúltimo torneo de esta categoría en la temporada.


Los tenistas nacionales fueron superados por la pareja de españoles compuesta por Feliciano y Marc López, con parciales 7-6 y 6-3 en una hora y 22 minutos.


Los colombianos venían de imponerse ante los franceses Julien Benneteau y Edouard Roger-Vasselin, por 6-7(9), 6-3 y 10-8.


Con su eliminación se rompe la racha positiva en los dos últimos años en los cuales habían alcanzado los cuartos de final del torneo.


Ahora el reto que sigue es clasificar al Torneo de Maestros en Londres, al cual sólo acceden las ocho mejores duplas del año. Cabal y Farah son décimos, por ahora.


Aún les queda un par de torneos incluyendo el Master 1000 de París, para clasificar al certamen en Londres y cerrar de gran forma un año en el que obtuvieron los títulos del  ATP 250 de Buenos Aires, el ATP 500 de Río de Janeiro y el ATP 250 de Niza.