Economía

Sales of the FLA increase 41%
Ventas de la FLA aumentan 41%
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
13 de Octubre de 2016


Aunque el gerente de la FLArecibió la empresa con cuentas deficitarias, ha mejorado sus números enfocándose en mayor mercadeo y en sus productos principales: aguardiente y ron.


Iván Correa Calderón, el gerente de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), prefiere hablar de manera directa de su gestión, quizás, como admite, por una deformación profesional, es ingeniero: “A mí me gusta es hablar de cifras. A septiembre 30 las ventas de 2015 fueron $394.000 millones mientras que en el mismo lapso del año actual alcanzan los $557.000, es decir, se han facturado $163.000 millones más (41% más)”.


De igual forma, agrega Correa Calderón, por concepto de transferencias, que es con lo que la FLA contribuye a los gastos de salud y educación del departamento, se transfirieron en 2015 (enero-septiembre) $285.000 millones, mientras que este año la cifra alcanzó $448.000 millones (57% más).


¿Cómo logró la mejoría de las cifras? Tomando en cuenta que la gestión anterior tuvo incluso déficits en sus ventas.


Yo prefiero no pronunciarme sobre la gestión anterior. ¿Dónde estuvo la clave? Primero la gente. Yo creo mucho en la gente, me he rodeado de un excelente equipo y hemos sido muy agresivos en la parte de mercadeo. 


Sobra decirlo, la FLA volvió a verse, nos tomamos los aeropuertos. Hacía rato que no había una presencia en la Feria de las Flores, y ahora a cualquier aeropuerto y evento ahí estamos.


De igual manera subimos las ventas sin subir precio, mientras que el año pasado subió el producto un 14-15%. Otro aspecto fue que nos especializamos en nuestros productos. Hoy estamos dedicados sólo a ron y aguardiente. 


Iván Correa Calderón: Si la FLA se va lo hará a un lote público.


¿Cómo va el tema de la mudanza de la sede de la FLA?


Con esto se ha especulado mucho: que nos vamos para Rionegro, para unos terrenos de propiedad del gobernador (Luis Pérez). Eso no está definido aún. A dónde vamos lo dirá el estudio de prefactibilidad, que es la fase en la que estamos actualmente y que debe estar listo en mes y medio. La encargada de dicho proceso es la firma Viveka-CIP, que participó en el proceso 4G. 


La decisión de pasarnos está tomada siempre y cuando la prefactibilidad así lo aconseje. En una decisión como esta uno no puede improvisar, ya que puede entonces terminar uno llamado por la Contraloría en diez años, preguntando por qué eligió determinado destino.


Culminada esa etapa contrataremos la factibilidad, que será la que aterrizará los números: “Señores, se deben ir, este es el cronograma”. Ahora bien, hay una restricción que he puesto y es que nos vamos a un lote público. 


¿Y qué pasa si el estudio dice que es mejor no mudarse?


El estudio ciertamente podría decir eso, aunque yo no creo. Todas las empresas de ese corredor de la ciudad se están retirando y más pronto que tarde nos tendremos que ir de allí. Hay un problema ambiental que hace que ese tipo de instalaciones cada vez más sean menos compatibles con la ciudad. 


¿Qué sueño? Allí hay 138.000 metros cuadrados. Podría haber una gran ciudadela como la de Ciudad del Río. Quien estructure la factibilidad deberá estructurarnos un negocio y decirnos: “Este lote vale $500.000 millones, el traslado lo hacen con $200.000, y aquí se va a hacer una gran ciudadela”, donde podría hacerse que el Departamento quedara accionista en esa APP.




El precio definitivamente subirá

Sobre la Ley de Licores, el gerente de la Fábrica de Licores de Antioquia señala que falta esperar lo que se obtendrá de la conciliación entre Senado y Cámara de Representantes, donde “cualquier cosa puede pasar” en su opinión.


Apuntó sin embargo, que como va, el proyecto tiene aspectos positivos como que no se acabó con el monopolio licorero de las regiones, hay una salvaguarda especial por seis años prorrogables para aguardiente y ron. Recordó también que se fija un impuesto de $220 por cada grado alcoholimétrico a todos los licores y un impuesto al consumo del 25%.


Y concluyó: “En términos generales al Departamento de Antioquia le va a ingresar más dinero, pero habrá que ver cómo recibe la gente el año entrante el alza de precios que vamos a tener que hacer”.