Economía

Technology rescues coffee harvest
Tecnología, al auxilio de la recolección de café
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
11 de Octubre de 2016


Con la convocatoria de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) para desarrollar un modelo experimental de cosecha asistida de café, se pretende encontrar alternativas que hagan mucho más eficiente la recolección,


Foto: Archivo El Mundo 

Entre los criterios de selección la masa de café recolectada debe contener menos del 5% de frutos verdes y quedar en promedio máximo cinco frutos maduros en los árboles.

Para hacerle frente al costo y escasez de mano de obra en la recolección de café, y manteniendo los altos estándares de calidad, la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) lanzó una convocatoria pública para desarrollar un modelo experimental de cosecha asistida. 


La apertura iniciará el 14 de octubre de 2016. El cierre de propuestas, el 28 de abril de 2017 y la selección y juzgamiento de propuestas será el 26 de mayo y finalmente la premiación, el 2 de junio. El aviso es para todas aquellas personas o grupos de innovación en tecnologías agrícolas que deseen participar y cumplan con los criterios de selección especificados en los términos de referencia de la misma. 


El tema nace a propósito de que, según la FNC, la problemática en la caficultura es la escasez de mano de obra, porque al ser flotante migra a otros sectores como a la minería, la construcción o a las ciudades. Por esa razón no hay suficientes personas para recoger las cosechas de modo manual, lo que ocasiona que aumenten los costos de producción del café.


En ese sentido, la Federación destinó recursos por $50’000.000 para desarrollar un modelo experimental para la cosecha de café que incluya el desprendimiento y la recolección de frutos cumpliendo con criterios de calidad.


Felipe Robayo, gerente comercial de la FNC, expuso que “los costos de mano de obra tienen un impacto en el costo total, especialmente en los cafés suaves y de montaña. Un país como Brasil tiene otra estructura de costos distinta a la de Colombia. Casi todo su café siendo arábigo se recoge de manera mecanizada e inteligente que ofrece cada vez mejores calidades al mercado”.


Desde la gerencia general de la FNC se ha insistido, explica Robayo, en que es necesario concentrar mayor cantidad de mano de obra en la zona cafetera sobre todo para la recolección, aunque como siguen existiendo dificultades no solamente en la caficultura sino en otros sectores agrícolas decidieron lanzar esta convocatoria con el fin de que desde la Academia se generen propuestas para mecanizar ese proceso de producción, particularmente la recolección. 


Juan Francisco Suárez Moreno, miembro del Comité Departamental de Cafeteros de Antioquia, manifestó que la recolección manual no es rendidora y  además es costosa, por lo cual la diferencia a la mecanizada sería en rendimiento. “Hay algunas fórmulas tratando de imitar la mecanización tipo Brasil. En Antioquia la mayoría de municipios tienen una topografía pendiente y han tratado de adaptarle a las guadañas unos vibradores para que el café caiga al suelo y le pongan como unas lonas, pero está muy incipiente”.


Álvaro Cano Vargas, caficultor y representante de Dignidad Agropecuaria de Antioquia, comentó que son benéficos los avances en la recolección mecánica o de tipo químico, “porque en un momento determinado se puede obtener la florescencia continua, que no sea espaciada sino que florezca y madure el mismo día y eso podría ayudar a que la recolección sea más rápida”. 


En conclusión la convocatoria lo que busca no es reemplazar al caficultor sino optimizar el proceso, es decir, una ayuda que facilite el proceso de recolección. 



Retos

Para el Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé) la gran problemática en Colombia para aumentar la mecanización agrícola es la desuniformidad de la maduración del café, “es el factor que más limita el empleo de tecnologías como las cosechadoras portátiles, que en Brasil han permitido incrementar el rendimiento en cosecha en más del 300%, y reducir los costos unitarios hasta en 27%, en cafetales de alta densidad (>5.000 árboles/ha) y en terrenos de pendiente moderada a fuerte (20% – 50%)”, explicaron investigadores de la entidad. Hernando Duque Orrego, gerente técnico de la FNC, expuso que el problema es que en Colombia el café tiene un número alto de floraciones, pueden ser trece, catorce o quince al año y a su vez, hay muy poca uniformidad en la maduración de los frutos, es decir que en una misma rama se pueden conseguir frutos maduros, pintones, verdes e inclusive flores.