Política

Congress in debt with child nutrition
Congreso en deuda con la nutrición infantil
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
10 de Octubre de 2016


Presentamos los nombres de los seis representantes a la Cámara que votaron en contra de la creación de un sistema nacional alimenticio contra la desnutrición, sobre todo de los niños colombianos.


Foto: Cortesía 

Los niños de Colombia siguen a la espera de que el Congreso apruebe una verdadera política oficial de alimentación.

Nacho


La Cámara de Representantes se volvió a convertir la semana pasada en el freno y nuevamente en el obstáculo de la importante y necesaria iniciativa de la senadora liberal Sofía Gaviria Correa para atacar y frenar la  desnutrición en Colombia.


Esta corporación ha impedido y se ha atravesado ya en dos veces en el avance legislativo de la creación del Sistema Nacional de Gestión Alimentaria, que tiene el loable y sano propósito de multiplicar por todo el territorio colombiano el exitoso programa Maná (Plan de Mejoramiento Alimentario y Nutricional) en Antioquia, reconocido por la FAO y que permitió que en este territorio se redujera a cero la tasa de mortalidad asociada a la desnutrición.


En Antioquia esta estrategia fue implementada por las administraciones de los exgobernadores Guillermo y Aníbal Gaviria Correa, hermanos de la senadora promotora de la propuesta, y Eugenio Prieto Soto.


En la Legislatura 2014-2015 esta iniciativa legal alcanzó sus dos debates en el Senado, pero la plenaria de la Cámara lo dejó hundir sin ni siquiera debatirlo.


El proyecto volvió a ser radicado en la actual legislatura 2015–2016 y esta vez su autora lo presentó por la Cámara para agilizar su debate por esta corporación, teniendo en cuenta que ya había tenido aceptación meses atrás por el Senado.


Sin embargo, el proyecto fue abortado en su primer debate en muy extrañas circunstancias por la Comisión Primera de esa corporación.


Los niños se mueren en Colombia por física hambre.


En una muy sospechosa votación, con un precario quórum y una escasa mayoría de seis votos contra cuatro, el proyecto fue archivado, aprovechando que en dicha célula legislativa faltaban nueve representantes a la Cámara, toda vez que está integrada por 19 legisladores.


En contra de la iniciativa a favor de la infancia colombiana votaron los representantes liberales Édgar Alfonso Gómez Román y Rafael Romero Piñeros, del mismo partido de la senadora Gaviria Correa, lo que es interpretado como una total falta de solidaridad y colegaje con una correligionaria, sabiendo que las mismas directivas nacionales liberales han destacado las bondades del proyecto de ley.


También votaron negativamente el informe de ponencia los congresistas del gubernamental Partido de la U (el de Santos), Didier Burgos Ramírez, Rafael Eduardo Palau Salazar y Cristóbal Rodríguez Hernández, lo que ha llevado a pensar a entendidos y defensores de la idea de si desde el Ejecutivo habrían impartido órdenes para enterrar ese proyecto.


El sexto voto en contra fue de la representante Ana Cristina Paz Cardona del Partido Alianza Verde.


Los cuatro legisladores en esa Comisión que le dieron visto bueno al proyecto alimenticio fueron el conservador Álvaro López Gil, quien preside esa célula, y tres mujeres. Por el Movimiento Mira, Guillermina Bravo Montaño; Esperanza Pinzón de Jiménez del Centro Democrático y la antioqueña de ese mismo partido Margarita Restrepo Arango.


En una primera ronda de votación se registraron seis sufragios contra tres, lo que significaba que no había quórum para decidir, que se conforma con diez congresistas. Pero como la votación se dejó abierta para que los ausentes pudieran votar, sólo se contabilizó un voto más que fue el de Restrepo Arango.


Entre los nueve representantes a la Cámara que no votaron se encuentran los antioqueños Wilson Córdoba del Centro Democrático y el liberal Óscar Hurtado, este último quien asistía a la misma hora a las deliberaciones de la Comisión de Paz de la Cámara.


Los otros seis ausentistas, conociendo de antemano la relevancia del proyecto en contra de las muertes por desnutrición, fueron los liberales Fabio Amín Salame y Argeris Velásquez Ramírez, Germán Bernardo Carlosama  López de Autoridades Indígenas de Colombia, los conservadores José Elver Hernández Casas y Mauricio Salazar Peláez, y el vicepresidente Óscar Ospina Quintero de los Verdes, al igual que Ángela María Robledo Gómez. 


Explicaciones de Hurtado


El representante a la Cámara por Antioquia, Oscar Hurtado, consultado sobre lo sucedido en esa Comisión reveló que el proyecto venía teniendo dificultades desde que se presentó la ponencia, como la petición de aplazamiento por algunos congresistas, que también se levantaban para romper el quórum y de esa forma no permitir que le dieran el trámite de rigor.


“Había muchos intereses para que la iniciativa no avanzara”, recalcó el legislador.


¿Pero hubo presiones del Gobierno sobre ustedes para archivar el proyecto?


Uno aprende a conocer el funcionamiento del Congreso y así no se tenga la evidencia clara de que existe una presión o una comunicación del Gobierno, uno empieza a conocer el tema político y qué tipo de parlamentarios le hacen mandados y se oponen a los proyectos de iniciativa parlamentaria, como el del sistema alimentario y si el Gobierno no tiene interés manda sus presiones de una u otra manera.


Ahora con la desventaja de que ya sobre el proyecto habían existido presiones en la plenaria de la Cámara cuando se hundió por primera vez y, además, con el otro agravante de que en estos momentos está cursando otro proyecto de ley que tiene que ver una agencia para administrar todo el sistema alimentario escolar, lo que se llama el PAE. Estos dos proyectos riñen y uno entendería que el Gobierno no estaba de acuerdo con el proyecto que hundieron.


¿Y por qué tanto afán para votar el proyecto de la senadora Sofía Gaviria?


La verdad es que hubo quórum aunque mínimo, lo que es legal. Pienso que hubo algunos parlamentarios que aprovecharon y agilizaron la votación, lo que no es normal porque allá las votaciones no son tan rápidas, porque hay que debatir el proyecto y escuchar a los ponentes y el coordinador de la ponencia no estaba.


Pero se podía tomar decisiones y las tomaron, aunque no fueron leales con los que no estábamos.


¿Y si hubieran estado los 19 congresistas qué habría pasado?


En la Comisión desde hace rato había un pulso entre los que se oponían y los que apoyábamos el proyecto.


Si hubiesen estado todos había un clima muy favorable para sacarlo adelante. En el periodo pasado se logró una votación de doce o catorce votos y ahora no tenía porqué cambiar.




Argumentos

¿Y con qué argumentos se archivó el proyecto?   


En las discusiones que se dieron en la Comisión algunos argumentaron que no tenía el respaldo del Gobierno.


Con esta iniciativa ocurre algo muy particular. Siempre contó con el visto bueno del ministro de Salud, que incluso entiendo la suscribió, pero el ministro de Hacienda siempre expuso, por escrito y verbalmente, su concepto negativo al igual que el Ministerio de Educación.