Gente

Among letters and learned persons, the cold
Entre letras y letrados, el frío
Autor: Carmen Vásquez
2 de Octubre de 2016


No llovió, pero la noche fue muy fría.


No llovió, pero la noche fue muy fría. Los vientos que entran por todos los lados del abierto Orquideorama del Jardín Botánico, calan, ni siquiera los muchísimos invitados hicieron pared a un suave calorcito. Provocaba solamente algo caliente. Pero el corazón sí sufrió de calor humano, las manos sí se calentaron con los fuertes aplausos. Que la ceremonia fue un poco larga, es la verdad. Por tarjeta la hora de comenzar eran las seis, pero en el programa a seguir aparecía a las siete, porque la transmisión de televisión era la que divulgaba lo bueno que esta noche ocurría. Y como decía Gabo: “No basta ser bueno sino que se sepa”.


El hombre al frente del atril, de lujo. Sabe el cuento de Gabo al dedillo: Alberto Salcedo Ramos… y ese tonito de hombre Caribe es fascinante.


El primero en palabra por protocolo, fue el hombre fuerte de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano: Jaime Abello. Habló corto sobre el propósito de buscar siempre la excelencia, la coherencia y la innovación en el momento de otorgar los premios. Él más que nadie sabe y así lo expresó que los tiempos no son fáciles para este oficio de luchar con los hechos y saber contarlos.


Segundo ante el micrófono, el hombre fuerte presidente del Grupo Sura, el que mete el hombro para los aportes económicos a esta labor de la “Fnpi”.


Luego un discurso casi de una hora de Martin Baron, el actual editor de The Washington Post, invitado especial, que al principio no agarró pero que dejó un final de nutridos aplausos con todo un magnífico historial de los grandes inventos de la comunicación como la radio, la televisión y ese contraste a lo que vivimos hoy cuando todos estamos conectados por la alta tecnología de punta. Son otros tiempos y hay que saber dónde es que la gente conversa y qué conversa y cómo conversa. Hay que hacer ese duelo de aquello que ya pasó. Hay que saber cómo usar las redes sociales en la reportería. Pero con uno u otro medio, la verdad es la protagonista, esa verdad que no puede ser falsificada, ni manipulada, ni ignorada, ni amenazada, ni cambiada. Sus frases para subrayar y anotando que el frío seguía:


-Son inevitables los cambios.


-Las redes son vitales.


-Hay que hacer alianza dentro de la redacción con la tecnología.


-Tenemos 2.200 periodistas alrededor del mundo.


-Lo difícil no es igual a imposible.


-Vivir hoy es una realidad virtual.


Y el hielo se derretía en los vasos de whisky que ya estaban servidos para los invitados y que los meseros de impecable uniforme negro esperaban el final para repartir. Pero aquí primero los ganadores:


1-Categoría Texto: Natalia Viana, Sâo Gabriel y sus demonios.


2-Categoría Imagen:  Jaci: Siete pecados de una obra amazónica.


3- Editor: Jorge Cardona, de El Espectador.


4-Categoria Innovación: Medicamentalia


5-Categoría Cobertura: La justicia que sale de La Habana.


6-Categoría Excelencia: El Faro, de El Salvador.


Más frío en todo el espacio del Orquideorama que no es lo mismo verlo lleno de orquídeas y flores a verlo lleno de cientos de sillas. Los meseros salieron con los whiskys, ya el reloj casi que apuntaba a las diez de la noche y otras frases quedaron para escribir en esta historia que no es larga, pero tampoco corta, pero sí con muchas imágenes de los personajes que llegaron a nutrir la palabra, a seguir buscando los caminos de Macondo, a saber que el color amarillo es el de Gabo y que para la próxima edición será bueno invitar a las mariposas.


No mencionamos por ninguna parte ni al alcalde, ni al gobernador, quienes…no estuvieron en la noche de frío clima y calientes palabras entre letras y letrados.