Mundo deportivo

Struvay, firm at the Claro Open
Struvay, firme en el Open Claro
29 de Septiembre de 2016


La mejor clasificación en individual de Eduardo Struvay, en el ranking mundial del ATP, fue el puesto Nº 169, alcanzado el 21 de marzo de 2016, tras quedar campeón del Challenger de Bogotá.


Foto: Bladimir Venencia 

Eduardo Struvay en una acción de juego en la jornada de ayer del Open Claro de Tenis.

Cristina Pérez Uribe


Cierra sus ojos, toma aire una, dos y hasta diez veces, busca una concentración total en un punto, con un solo fin: que a la hora de entrar a disputar el encuentro su único objetivo sea la bola.


A la hora del partido, Eduardo Struvay sí que sabe aprovechar sus fortalezas: su saque y su volea. Precisamente esas fueron las encargadas de regalarle un nuevo triunfo en el Open Claro que se está celebrando en el Club El Campestre de Medellín. 


El colombiano sigue firme en el torneo. Ayer en el partido ante el argentino Nicolás Kicker lo demostró. Con un marcador de 6-4 y 7-6 el risaraldense avanzó  a los cuartos de final del evento deportivo.


En cuanto al encuentro el tenista aceptó que: “Fue un partido complicado en el que tuve que depender de mi saque todo el tiempo. La verdad es que hoy no sentí la mejor sensación en el resto de mi juego, pero a pesar de eso, aproveché  las oportunidades y jugué bastante inteligente”, expresó el deportista, quien es consciente de que tiene mucho que mejorar para poder ganar el torneo.


Sin embargo, se siente bien físicamente, pues dice que las condiciones en las que están jugando son adecuadas para el cuerpo, debido a que  el calor no es tan extremo y en cuanto a la parte mental siente que está lidiando muy bien con las situaciones que debe afrontar en el día a día. 


Por ahora, el colombiano se enfoca en el partido que tendrá que disputar hoy con el brasileño Rogerio Dutra Silva.


Algo más personal


Eduardo Struvay se involucró en el deporte blanco a los 8 años de edad, gracias a los momentos en los que acompañaba a su madre a clases de tenis en el Club Campestre de Pereira. Lo curioso es que el pequeño terminaba robándole diez o quince minutos de la clase, pues cogía su raqueta y empezaba a jugar con la bola, y desde ahí empezó a ser muy aficionado e intenso con esta disciplina.


Hoy, varios años después, el pereirano ha logrado posicionarse en el panorama del tenis nacional y como meta a corto plazo sueña con integrar el equipo de Copa Davis que llegue al repechaje del grupo mundial, algo tan esperado en Colombia. 


En cuanto a los sueños a largo plazo, dice tener una deuda consigo mismo: “Me encantaría poder jugar un Grand Slam, en uno de los grandes escenarios del tenis mundial”, expresó. 


Por último dice tener muy buenos amigos en el circuito, entre los que destaca al colombiano Felipe Mantilla y al venezolano Luis David Martínez.