Gente

One night, two acts, one man
Una noche, dos actos, un hombre
Autor: Carmen Vásquez
25 de Septiembre de 2016


Es curioso y me llamó la atención en la noche del miércoles pasado que en dos actos distintos, dos lugares distantes, con sólo más o menos una hora de diferencia al comenzar, se nombrara a la misma persona como esa gestora, hombre de ideas,


Es curioso y me llamó la atención en la noche del miércoles pasado que en dos actos distintos, dos lugares distantes, con sólo más o menos una hora de diferencia al comenzar, se nombrara a la misma persona como esa gestora, hombre de ideas, maestro de las comunicaciones, como el protagonista del momento central de las dos situaciones que en común su misión es el arte de comunicar acertadamente. Estos dos momentos inspiraron mi título.


La noche fue el miércoles 21, los dos actos fueron el aniversario número 18 de la Sala del Ceremonial y Protocolo y el aniversario número 13 del Club de la Prensa. Distancias cortas entre uno y otro, Salón Burdeos del Hotel Belfort y Salón Chablis del Hotel Dann-Carlton. Un hombre, el maestro Humberto López López, creador de las dos agremiaciones. Cada uno de los presentadores en distancias distintas comenzaron el protocolo con el nombre de López López. Es la huella del maestro en los temas en que él era un tigre, el periodismo y el protocolo. 


En el Belfort, la puntualidad fue la  virtud a cumplir. En el Chablis, el retraso fue de 20 minutos. En el Belfort, sólo dos personajes miembros llevaron la palabra con elegancia y enseñanza. En el Chablis dos presentadores con parlamento en mano, más tres discursos.


En el Belfort se le impuso la Estola Invertida a Catalina Rendón Jaramillo como miembro aceptado en el círculo de los 21 y  a Natalia Echeverry García se le impuso el Galón Dorado por cumplir sus diez años en la SCP.


En el Salón Chablis se le entregó a Fenalco Antioquia el Ícaro, Premio Club de la Prensa.


Un clarín agudo que hiere en el silencio es una expresión de luto y condolencia, un clarín sonó por el recuerdo de un amigo que partió, Camilo Obregón Echavarría, miembro fundador de la Sala del Ceremonial y Protocolo. A la distancia, minutos más tarde, al comenzar la ceremonia del Club de la Prensa se solicitó un minuto de silencio a la memoria de Roberto Hoyos Ruiz.


Una cena impecable en cada detalle servida en mesa estilo presidencial inglesa fue el broche de oro en la noche de la Sala del Ceremonial y Protocolo. Los mismos miembros de la Sala son los autores de este trabajo quienes tienen que elegir hasta el color de las flores de la mesa.


Un coctel a compartir en el Salón Chablis fue el cierre de la noche de periodistas del Club de la Prensa.


“Ni todo lo que se sabe de protocolo está en los libros, ni todo lo que se dice en ellos se aplica de forma rigurosa”. Felipe Reyes Barragán.