Columnistas

“Lo obvio no se pregunta”
Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
17 de Septiembre de 2016


Se dice que el título de este escrito, es la respuesta que se le atribuye al “Divo de Juárez” recientemente fallecido, al ser preguntado por su obvio “parodiano” género.

Se dice que el título de este escrito, es la  respuesta que se le atribuye al “Divo de Juárez” recientemente fallecido, al ser preguntado por su obvio “parodiano” género.


Fácilmente se puede leer en la Red, que Obvio “se aplica al suceso o hecho que está a la vista”, que “es muy claro” y que le son sinónimos “visible, patente, notorio.”.


Es inútil preguntar, entonces si el documento promulgado gracias al contubernio Gobierno de Santos,  con la Guerrilla narcotraficante, falsamente encabezado, es mendaz, desorientador, lleno de lugares comunes y de amenazas veladas de expropiaciones, impunidades manifiestas, anuncios de futuras persecuciones a la oposición y trampas, intencionalmente elaborado para que tan solo una minoría lo lea y, lo que es más importante, lo digiera y lo entienda, y que finalmente no tiene que ver con la tan cacareada Paz. ¿Acaso es un convenio indigesto por la dieta desordenada de “sapos”? ¡Inútil preguntar!


Es inútil, también, preguntar si se trata únicamente de un acuerdo del estilo “yo con yo”.


Para qué entonces preguntar si las campañas, y las encuestas están siendo manipuladas y financiadas desde el Gobierno. El caso de las encuestadas “controladas”, provoca náuseas, porque una pregunta que, intencionalmente no hacen, es: ¿Ud. ha leído el Acuerdo? Y en seguida preguntan si van a votar el SI, lo que constituye una gran manipulación.


Es inútil inquirir, por obvias razones, si las cortes están infiltradas por el “mamertismo” o están intoxicadas con altas dosis de “mermelada”, lo que lleva a la comparación del caso Ordóñez frente al de  Petro, o a la situación de Luis Alfredo Ramos comparada con la de la senadora del turbante.


Para que, entonces preguntar: ¿Se le habrá lavado el cerebro a la comunidad con lemas como: “Es mejor tener a la guerrilla en el parlamento “disparando” palabras, que en el monte disparando balas? Cuando la gran mayoría de la comunidad los prefiere ver en la cárcel cumpliendo sus condenas. ¡Inútil preguntar por lo obvio!


Cuando se ve al engominado comandante del ejército condecorando a uno de los perpetradores del Palacio de Justicia,  no se debe preguntar por la obvia  manifestación de que se ha traicionado al ejército adobada con el tratamiento inicuo para los militares que “salvaron la Patria”. Y sale el Ministro de Defensa diciendo que se trata de un “símbolo y gesto verdadero de la reconciliación de los colombianos”. Si, Reconciliar es “Restablecer la concordia o la amistad entre varias partes que estaban enemistadas”, el señor Ministro está muy equivocado, porque se trata más bien de una vergonzosa Concesión: “Abandono o dejación de una  posición ideológica”.


En resumen, el problema central del “tal” plebiscito, es de la credibilidad que tienen las partes que lo “cometieron” y lógicamente la pregunta al ciudadano debiera ser: 


¿Ud. le cree al Gobierno y a la Farc?