Economía

Superintendence of Companies intervened in money orders company
Supersociedades intervino empresa de libranzas Elite
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
13 de Septiembre de 2016


La Superintendencia de Sociedades decretó la reorganización de la compañía Elite International Américas SAS, que de no lograrse entraría en proceso de liquidación.


Foto: Cortesía 

Elite International Américas SAS. ya había sido sometida a control por parte de la Superintendencia de Sociedades y la decisión se confirmó el 7 de agosto de este año. 

La Superintendencia de Sociedades (Supersociedades) decretó la reorganización de Elite International Américas SAS, dedicada al negocio de las libranzas, debido a que encontraron varias fallas, entre las que resaltan las inconsistencias entre la contabilidad y la realidad de la empresa. 


Según la orden de la Supersociedades, Elite debe abstenerse de realizar enajenaciones que no estén comprendidas en el giro ordinario de sus negocios, sin autorización previa y expresa de esta entidad.


De igual forma, la Supersociedades decretó el embargo de los bienes sujetos a registro de propiedad de Elite con el objetivo de proteger a los acreedores frente a los efectos de ciertas decisiones adoptadas por esta compañía y que eludiría su obligación de pago.


La decisión se da luego de que el superintendente delegado para Inspección, Vigilancia y Control, solicitara la apertura del proceso de insolvencia de la compañía en la modalidad de reorganización empresarial.


Los informes y análisis preparados por la Supersociedades indicaron que “se podría advertir falta de correspondencia entre la realidad del negocio y los registros contables. Los beneficios del activo que se vende no son transferidos en su totalidad al inversionista, según se desprende de ciertas cláusulas del contrato”.


Agregó la Supersociedades que Elite habría gestionado la contratación de un tercero para que efectuara el cobro y recaudo de los flujos de forma directa por cuenta de sus acreedores, lo que representa un desconocimiento de su obligación de pagar directamente de acuerdo con las cláusulas del contrato.


Panorama en general de las libranzas


De acuerdo con Gerencie.com una libranza es un mecanismo de recaudo de cartera en donde el deudor autoriza a su entidad empleadora a descontar de su nómina mensual o quincenal una suma determinada para cancelar sus obligaciones ante una entidad financiera, y la entidad empleadora se compromete a entregar dichas sumas a la entidad financiera en un plazo previamente convenido. 


Hernán Humberto Herrera, director de la maestría de Administración Financiera de Eafit, dijo que el panorama en general que se ha evidenciado con las libranzas, sin remitirse a un caso en particular, es que este tipo de negocio posee “varias particularidades”.


Entre ellas está que “tienen altas tasas de interés, que es de alguna manera contradictorio porque a los empleados de las empresas les están cobrando unas tasas de interés altísimas, cuando los créditos (normales) serían menos riesgosos porque son descuentos por nómina”. 


Para Herrera hay un trabajador que no accede al banco tradicional, “utiliza estos métodos que normalmente son a través de cooperativas, las cuales cobran tasas de interés muy altas y eso implica que haya una rentabilidad importante para los inversionistas”. 


Herrera agregó que “al no haber unos controles adecuados para esta modalidad se han generado dificultades operacionales que se han reflejado en que ocurran problemas de insolvencia” . Esto ha llevado a que a su vez, muchos de los inversionistas que confiaron en obtener alguna rentabilidad a través de estas firmas, mediante las compras de cartera de libranzas, ahora tengan “embolatado” su dinero.



Causas para entrar en reorganización

Según Herrera, para que una empresa entre en reorganización hay varias causas, entre las que él identifica: la falta de control, la reducida capacidad de administración operacional que tienen algunas entidades y los créditos de libranza por los volúmenes que se manejan, así como en el número de operaciones que hacen las empresas del ramo, cuando no se tiene una robustez suficiente para mantener un control o una adecuada administración de todos los pagarés que sirven de respaldo de las inversiones.


La recomendación del experto consiste en desde el principio crear un marco jurídico operacional para poder controlar a este tipo de organizaciones de tal manera que operen con mayor transparencia y eficiencia, para garantizarle a los inversionistas el tema operativo, la seguridad y la prevención de los riesgos.