Mundo deportivo

Fruit of learning, work and hope
Fruto del aprendizaje, el trabajo y la esperanza
Autor: Javier Ramirez
12 de Septiembre de 2016


El ciclismo colombiano disfruta hoy de su época más gloriosa, fundada en el ejemplo y el esfuerzo de quienes abrieron las puertas del Viejo Continente.



Nairo Quintana, dueño del Giro y la Vuelta, mantiene el sueño amarillo.

Hace 65 años nació la ilusión que hoy es realidad. Todo comenzó en 1951, cuando se realizó la primera Vuelta a Colombia, pues si bien su desarrollo ha tenido los altibajos propios de una carrera por etapas, el ciclismo colombiano nunca paró de crecer y de encantar los corazones de una afición que siente especial afecto por esos valientes “escarabajos” que le han brindado las más grandes alegrías dentro y fuera del país.


Lucho Herrera, un escalador sin par, que alegró las grandes Vueltas.


Y en esa medida fue tan valiosa la llegada de Martín Emilio Cochise Rodríguez y Rafael Antonio Niño al ciclismo europeo, los que abrieron las puertas cuando apenas despuntaba la década de los setentas, como el triunfo de Lucho Herrera en la Vuelta a España 1987 y de Nairo Quintana en el Giro 2014 y la Vuelta 2016. Lo último consecuencia de lo primero, del aprendizaje, del trabajo, del creer, de la esperanza.


Un camino largo y difícil, con obstáculos, caídas y recompensas, las inevitables vicisitudes de la competencia, pero que el ciclismo colombiano ha sabido sortear y superar para poder vivir el gran momento que hoy celebra con Nairo campeón de la ronda ibérica, “tal vez mi mejor carrera”, como dijo ayer el de Cómbita “por los rivales y el escenario” en que fue vitoreado por miles de colombianos en la capital española.


Lo confirman los 58 triunfos de etapa en las tres grandes pruebas, 25 de ellos en la Vuelta, 18 en el Giro y 15 en el Tour, así como los catorce podios que han ocupado los colombianos en las tres carreras más importantes del calendario ciclístico mundial.


En la Vuelta, Pacho Rodríguez fue tercero en 1985, Lucho Herrera campeón en 1987, Fabio Parra y Óscar de J. Vargas segundo y tercero, respectivamente, en 1989, y este año se consiguen de nuevo dos puestos del podio final con Nairo campeón y Esteban Chaves tercero.


En el Giro de Italia, Nairo fue campeón (2014), Rigoberto Urán dos veces subcampeón (2013 y 2014) y Esteban Chaves también segundo este año.


En el Tour de Francia, Parra fue tercero en 1988 y Nairo ha conseguido dos segundos lugares (2013 y 2015) y un tercero 2016. Una historia que alienta.


De lucho a Nairo


Pero también en cierto que no en todas las épocas hay ciclistas fuera de serie, como Lucho y Nairo, cuyas grandes gestas están separadas por tres décadas.


Y entre ellos varias generaciones con nombres importantes que alcanzaron a figurar pero sin el suceso de los dos grandes campeones: Oliverio Rincón, Félix Cárdenas y Santiago Botero, ganadores de etapas en Tour y Vuelta, José Chepe González, con triunfos en Tour y Giro; Ómar Hernández, con buenos recuerdos en la Vuelta y Mauricio Soler en el Tour.


Y también están los que no alcanzaron a figurar internacionalmente pero que escribieron grandes logros en el ciclismo colombiano: Álvaro Mejía, José Castelblanco, Libardo Niño y Hernán Buenahora, entre otros.


Ejemplos que también sirvieron para alimentar los sueños de las nuevas generaciones, como la de hoy, la mejor de la historia porque junto a Nairo se cuentan a Esteban Chaves, Miguel Ángel López, Sergio Luis Henao, y detrás otros aún más jóvenes, todos capaces de escribir sus mejores páginas en las más grandes pruebas.


Testimonios de que el ciclismo colombiano nunca dejó de luchar, de crecer y de creer que algún día era posible volver a conquistar a Europa tras aquella celebración con Lucho en España, gesta que ahora emula y supera Quintana, tal vez hoy el ciclista más cercano a ingresar al selecto grupo de los seis históricos que han ganado las tres grandes: los franceses Jacques Anquetil y Bernard Hinault, los italianos Felice Gimondi y Vincenzo Nibali, el belga Eddy Merckx y el español Alberto Contador.


El exclusivo grupo que espera a Nairo el Grande.




Siete líderes colombianos

La Vuelta a España ha visto a siete colombianos vestidos con la camiseta roja de líder.


El inolvidable Lucho Herrera fue el primero en portarla, siendo además campeón de la prueba en 1987.


Dos años después (1989), Ómar El Zorro Hernández se vistió de líder durante nueve etapas y la cedió en la etapa catorce al también colombiano Martín Farfán.


El antioqueño Santiago Botero ganó la contrarreloj y lució como líder en la edición 2001.


En 2014 fue el boyacense Nairo Quintana quien se vistió de rojo antes del primer descanso y la contrarreloj individual, cuando sufrió la primera de las dos caídas que determinaron su retiro el 3 de septiembre.


Esteban Chaves fue gran protagonista y portó la camiseta roja durante seis días en la edición 2015.


Este año Darwin Atapuma extendió la historia al vestirse de rojo en la cuarta etapa con su segundo lugar en San Andrés de Teixido y fue líder durante cuatro días antes de entregársela a Nairo Quintana, quien sólo la cedió en la novena etapa y después la recuperó para llevarla hasta Madrid. En total trece jornadas vestido de rojo.




Otros triunfos inolvidables

1980 Tour de l’Avenir Alfonso Flórez


1984 Dauphiné Liberé Martín Ramírez


1985 Tour de l’Avenir Martín Ramírez


1988 Dauphiné Liberé Lucho Herrera


1991 Dauphiné Liberé Lucho Herrera


2010 Tour de l’Avenir Nairo Quintana


2011 Tour de l’Avenir Esteban Chaves


2014 Tour de l’Avenir Miguel Ángel López