Economía

Assets in disuse: headache for businesses
Activos en desuso: dolor de cabeza para las empresas
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
11 de Septiembre de 2016


Algunas los guardan o los venden de manera inadecuada, con lo cual recuperan muy poco o nada de esa inversión.


Foto: Cortesía 

Las subastas son un mecanismo muy frecuente para vender bienes usados.

Muchas empresas en Colombia no tienen políticas definidas para encargarse de aquellos equipos o materiales que ya no usan, como computadores obsoletos y vehículos con daños irreparables, lo que hace que terminen incurriendo en gastos innecesarios al quedarse con ellos, o recuperando poco o nada del valor de esos bienes, dado que terminan desechándose o vendiéndose a precios más bajos de lo que podría ofrecer el mercado.


Así lo explicó Helena Balcázar, gerente general de Superbid, empresa brasileña con operaciones en Colombia desde hace siete años, con clientes como Acerías Paz del Río y Ecopetrol, que brinda servicios de subastas en línea para empresas medianas y grandes que quieren deshacerse de lo que no usan, que puede ir desde chatarra, pasando por un tractor que ya no se requiere, hasta una nevera que presenta pequeños desperfectos y no se puede vender en la tienda.


“Además del concepto de la subasta como canal de venta, está el de vender lo que ya no usas, de reciclar y redistribuir una serie de activos que todas las empresas grandes tienen y que dejan de usar, pero no le prestan atención”, agregó Balcázar.


María Villa, gestor comercial de Superbid, comentó: “Ese activo representa un gasto, que está pagando bodegaje, seguro, que tienen un valor”. Y acotó Balcázar: “Es necesario decirles que eso que venden como basura no es basura y cuando lo vendes por subasta te das cuenta que maximizas el retorno de la inversión”.


Rubén Díaz, profesor e investigador de la Facultad de Ciencias Administrativas y Contables de la Universidad de La Salle, señaló que en la disposición de activos que ya quedarían para chatarra o que no tendrían ningún uso los costos son elevados. “Las empresas no tienen incentivos y hacen un uso ineficiente de ellos para buscar los canales de comercialización, aunque ya hay unas que hacen disposición de algunos materiales, especialmente de desechos”.


¿Y qué hacen la mayoría de las empresas con los activos que no usan? Balcázar explicó que muchas recurren a la venta directa. Es decir, se va llamando a potenciales clientes, a ver quién está interesado en el bien, y se vende a quien más oferte. Lo que no siempre es transparente.


Pero terció Villa: “En muchas empresas no hay políticas, lo dejan guardado ‘por si se necesita’, con lo que las pérdidas se prolongan en el tiempo”.



Desechos y ambiente

Uno de los activos no productivos de algunas empresas son sus desechos o residuos de transformación. En Colombia, en esa área sí hay estrategias, apuntó Díaz, “sobre todo en emprendimientos y de parte del movimiento cooperativo, para transformar, reutilizar y tener otros coproductos para venderlos a otros mercados, pero estos aún son muy bajos en darle eficiencia a estos recursos, aprovechando sólo un 10-20% de ellos”, puntualizó.