Economía

With August, inflation improved annual forecast
Con agosto, inflación mejoró pronóstico anual
Autor: Irene Gaviria Correa
7 de Septiembre de 2016


El precio de los alimentos fue la clave en la variación del Índice de Precios al Consumidor de -0,32 respecto al mismo agosto del año pasado.


Foto: Hernán Vanegas 

El precio de la cebolla fue el que más cayó con 37,23%.

La inflación de -0,32, constituye el primer dato negativo para el Índice de Precios al Consumidor desde noviembre de 2013, y se traduce en un alivio para el bolsillo de los colombianos, debido a que además de la baja mensual pronostica cierta estabilidad para los precios a final del año.


Según la información del Dane, el grupo de gasto que registró la mayor reducción en la variación mensual fue alimentos con -1,54% cuando en agosto de 2015 fue 0,77 %. Esta caída sería explicada por las variaciones negativas en los precios de papa, cebolla, tomate, arveja, zanahoria, mora, fríjol, yuca y naranjas, entre otros. 


Pero no sólo cayeron los alimentos, también lo hicieron otros grupos de gastos que se agrupan en la llamada inflación sin alimentos donde están, entre otros, vivienda y transporte, que tuvieron variaciones muy bajas, así como diversión y comunicaciones, que registraron variaciones negativas.  


La explicación básica detrás de la reducción de los precios estaría dada por el cese de los efectos del paro camionero de junio y julio, señaló el equipo de investigaciones económicas de Bancolombia.


El economista Giovanni Montoya Aldawe, director de contenidos del Grupo Ágora, ahondó en la explicación de la baja: “Puede atribuirse a tres elementos: la reducción de los impactos del paro camionero y del tema climático y que durante el mes de agosto hubo cierta estabilización de la tasa de cambio, lo que permitió que el componente de alimentos importados también dejara de golpear fuertemente la canasta familiar”.


Un aspecto que pudo haber influido en la fuerte baja del precio de los alimentos fue señalada en otra ocasión por el analista Alejandro Reyes, de la firma Ultraserfinco, quien explicó que el paro se dio en la finalización del ciclo del fenómeno de El Niño que había afectado la productividad agrícola. 


Señaló Reyes: “Aún los precios estaban afectados (en ese momento) y se espera un segundo semestre con una muy buena cosecha en otros productos. Es probable que en el segundo semestre tengas mucha oferta agrícola, lo que hace que independientemente del paro sea posible que tengas precios más bajos que durante el primer trimestre”.


Ahora bien, en términos de expectativas para los meses siguientes los analistas son más precavidos. Montoya Aldawe precisó que no ve números negativos en las próximadas mediciones: “Lo que pasó aquí es que veníamos de cifras exageradamente altas en el precio de los alimentos por lo que es probable que en el mes de septiembre tengamos una tendencia más estable”.


Pero acotó: “Lo que sí es cierto es que de continuar las cosas como están podríamos terminar el año con una inflación del 6,5%, que sería una cifra bastante ‘buena’ en comparación con las tendencias que teníamos hasta este instante”.




Lo peor ya pasó

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas,  comentó sobre el dato de inflación de agosto: “Como lo estábamos esperando, llegó el momento en el que la inflación cayó”. Destacó la baja de los alimentos por los factores ya conocidos y el de otros precios en la economía, por ejemplo en esparcimiento, en educación, “de forma tal que ya pasó lo peor en materia de inflación”.


Por su parte, el equipo de análisis de Bancolombia, aunque considera que agosto marca un “punto de quiebre” a partir del cual la inflación se irá moderando, advierte que “las medidas de inflación básica aun no muestran claros signos de reversión” debido a mecanismos de indexación, es decir, que los precios se sigan ajustando hacia arriba de manera periódica y que se disipe el efecto positivo ante el fin del exceso de oferta.