Fútbol en el Mundo

The Red was relentless
La Roja fue implacable
6 de Septiembre de 2016


Italia, ganadora por 1-3 en Israel, y Gales, vencedora por 4-0 sobre Moldavia con doblete de Gareth Bale, también impusieron los pronósticos en sus estrenos en la fase de clasificación para el Mundial 2018.


Foto: EFE 

Diego Costa volvió al gol con la selección.

Redacción-EFE


El resultado lo dice todo. 8-0 no es más que un castigo implacable. Así inició la selección española su camino al Mundial de Rusia, con una exhibición goleadora en una segunda parte impecable, en la que marcó siete de sus ocho tantos en la mayor goleada de su historia ante Liechtenstein (8-0), la noche que Diego Costa puso fin al debate en torno a su falta de gol con la Roja.


El primer partido oficial del técnico Julen Lopetegui extendió la ilusión del debut frente a Bélgica. España pasó del atasco a la brillantez, de la falta de pegada a un recital goleador gracias a un movimiento táctico con un cambio en el descanso. La entrada de Nolito y el desborde por las bandas fueron decisivos en un encuentro que deja una apasionante lucha por la posición de delantero centro.


El partido esperado por todos no tuvo una buena lectura de España en el primer acto. Sólo dos tiros a puerta no plasmaron en el marcador su dominio total. Faltaron buenas lecturas en los últimos metros, mejor elaboración y sobre todo remate. 


Pero la segunda mitad fue un concierto. 


Tras la apertura de Costa (m.10), llegaron los goles de Sergi Roberto (m.55), Silva (m.59), Vitolo (m.60), repitió Costa (m.66), Morata anotó su doblete en un minuto (82 y 83) y cerró Silva (90+2) con su doblete.


“Todo lo bueno que pasó en la segunda parte del partido se gestó en la primera”, destacó el seleccionador Lopetegui al reconocer que la entrada de Nolito fue determinante para el marcador, aunque insistió en que los espacios llegaron con el cansancio del rival por el trabajo realizado durante los primeros 45 minutos.