Columnistas

Infraestructura de transportes de Colombia
Autor: José Maria Bravo
3 de Septiembre de 2016


Hay que recordar, que la apertura económica del país se dio en un momento cuando Colombia no tenía la infraestructura de transportes necesaria para un desarrollo adecuado y armónico.

Hay que recordar, que la apertura económica del país se dio en un momento cuando Colombia no tenía la infraestructura de transportes necesaria para un desarrollo adecuado y armónico, y que respondiera a los requerimientos de movilidad necesarios para dar ese paso económico.


La infraestructura vial de Colombia estaba desarticulada, y sigue estando; el sistema de transporte multimodal no respondía/e a un adecuado y equilibrado desarrollo del país. Del sistema férreo había desaparecido la empresa de los Ferrocarriles Nacionales, el sistema de transporte fluvial padecía un gran abandono, las carreteras troncales requerían una modernización oportuna, las vías secundarias no eran las mejores, y se había liquidado el Fondo Nacional de Caminos Vecinales.


Por fortuna y muy tarde, en estos momentos se está adelantado en el país un programa de gran trascendencia de modernización de los sistemas de transporte.


Con inversiones estimadas en setenta billones de pesos, se espera adelantar este programa, con acciones en el río Magdalena, la gran arteria fluvial de Colombia, se le devolverá su función como medio de transporte integrador de economías regionales; se adelantará la: modernizarán de aeropuertos, recuperación del sistema férreo nacional, construcción de autopistas de cuarta generación para que Colombia tenga una adecuada red de carreteras primarias. 


Pero hay un gran vacío en esta estructuración de los sistemas de transporte nacionales, y es la construcción y mejoramiento simultáneo de los vasos capilares de dichos sistemas, los caminos vecinales.


Se da el nombre de caminos vecinales a los que van de una población a otra, a los que unen una población con cualquier punto de otra vía, a los que unen puntos en vías de comunicación. También se consideran como caminos vecinales, los que se dirigen a centros de interés en aspectos de colonización, de creación de riquezas, o de carácter turístico.


Para ello se creó el Fondo Nacional de Caminos Vecinales con el propósito de fomentar la construcción, mejoramiento y conservación de los caminos vecinales de carácter regional del país, verdaderos vasos capilares de los sistemas de transporte.


Es esencial la función de los caminos vecinales como complemento de la red de carreteras troncales y departamentales, ramales de ferrocarriles, vías aéreas, vías marítimas y fluviales.


Durante la administración del presidente de Colombia doctor Alberto Lleras Camargo, se dio la reorganización del Ministerio de Obras Públicas mediante el Decreto 1650 de 1960 (Julio 14), por medio del cual se reorganiza el Ministerio de Obras Públicas y se le adscriben los negocios de que debe conocer. En su capítulo XXXIV creó el Fondo Nacional de Caminos Vecinales. 


En el artículo 120 determinó: Créase el Fondo Nacional de Caminos Vecinales, el cual funcionará como un establecimiento público, es decir, como parte de lar Rama Ejecutiva, con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio.


En el 121 anotaba: Será función primordial del Fondo Nacional de Caminos Vecinales, en cooperación con los Departamentos y Municipios o Distritos, el fomento de la construcción, el mejoramiento y la conservación de caminos vecinales o de carácter regional, de acuerdo con la planeación general que haga el Ministerio de Obras Públicas y con las autorizaciones que las Asambleas Departamentales y los Concejos otorguen.


El pasado nos interroga sobre ¿cuándo será que el Gobierno Nacional entienda la necesidad de restablecer esta entidad, necesaria para un adecuado funcionamiento de los sistemas de transporte del país?