Mundo deportivo

Nairo insists on more time
Nairo insiste en más tiempo
2 de Septiembre de 2016


La organización de la Vuelta a España presentará hoy en Bilbao la salida de la 72 edición que se disputará en 2017 y que partirá de la ciudad francesa de Nimes, la tercera vez en su historia que lo hará más allá de sus fronteras.


Foto: EFE 

Nairo Quintana es dueño de otras tres camisetas en la Vuelta: la blanca de la Combinada, blanca con puntos azules de líder de la Montaña y la verde de los Puntos.

Redacción-EFE


Todo quedó igual tras la duodécima etapa, sin cambios en la general y con Nairo Quintana de líder, incluso con otras dos camisetas, pero el colombiano volvió a insistir en que necesita más tiempo sobre el británico Chris Froome antes de la contrarreloj individual de 37 kilómetros que se disputará a tres días de llegar a Madrid.


“No podemos descuidar a (Chris) Froome (a 54 segundos), al igual que a Alberto (Contador) aunque esté a tres minutos”, destacó el colombiano en meta y en ese sentido avanzó respecto al jefe de filas del Sky que “en la montaña, si es posible, vamos a intentar distanciarlo más de cara a la crono”.


Quintana observó también que el hecho de que se esté metiendo en las escapadas “gente con poca diferencia” en la clasificación general, está “obligando a todos” los corredores a un desgaste mayor, como ocurrió ayer en la etapa disputada entre Los Corrales de Buelna y Bilbao, de 193,2 kilómetros, que terminó con el triunfo del belga Jens Keukeleire (Orica), el más rápido del tren en el que viajaban todos los gallos: Quintana, Froome, Valverde, Contador y Chaves, todos con el mismo tiempo del vencedor (4h:31:43).


“Se mete gente en las fugas con pocos minutos perdidos y no podemos dejarles larga porque se nos complica la carrera. Eso nos obliga a todos y hace que no haya ningún día de descanso”, dijo Quintana.


Nairo aseguró que la escapada de ayer con dos corredores del Sky, Peter Kennaugh y David López, su equipo la “llevó con tranquilidad” aunque tuvo que controlar las diferencias. “Luego trabajaron equipos que querían disputar la etapa, como el Astana”, apuntó, feliz de haberse encontrado con “buen clima y un buen público. Así apetece” correr incluso en jornadas como las de hoy (ayer) en las que “cada vez las velocidades son más altas” y se viven algunas situaciones “muy peligrosas”.


“Pero es lo que toca y lo que nos gusta”, asumió.


De cara a lo que queda de carrera, el líder de la general, adelantó que su equipo, el Movistar, va a intentar “buscar algunas situaciones” beneficiosas con Alejandro Valverde, aprovechando que el español está tercero en la general: “Intentaremos buscar algunas situaciones. Alejandro controla algún tipo de ataques y yo espero ataques más fuertes, los de Froome que suelen ser los más fuertes”, apuntó Quintana.


Y en ese orden, todas las etapas serán una incógnita, porque como en el Tour, Froome aprovechará cualquier momento para recortar distancias, pero Quintana también espera jornadas como la de mañana sábado, infernal, con cuatro premios de montaña, tres de primera y el final en ascenso de categoría especial.


Nada está dicho, pero por ahora la fiesta la hace el Movistar, líder por equipos y con Nairo al frente de la General, la Combinada, los Puntos y los premios de Montaña. Para qué más.



Por etapa y podio

Es el objetivo del colombiano Esteban Chaves, cuarto en la general de la Vuelta, ganar una etapa y estar en el podio final. “Depende de cómo vayan las cosas, pero un día lo intentaré (ganar una etapa) y también estar en el podio”, comentó el ciclista del Orica australiano, recordando que “estaría encantado” con volver a vestir el maillot rojo como en la Vuelta 2015, la carrera que le “demostró” que puede “disputar las grandes vueltas”.


“Me encantaría estar de rojo otra vez y para eso voy a seguir peleando y perseverando”, avanzó un Chaves que se ve más maduro y con más experiencia. “La madurez corporal es mayor y luego como voy en las carreras, lo que me pasa ya no es la primera vez”, reflexionó.


Chaves acabó contento con el “día redondo” que le salió a su equipo, que “ganó una nueva etapa” y mantiene “a dos corredores en el Top 10”, él y Simon Yates, séptimo. “Ganar en el País Vasco es especial por el calor de la gente y Jens se lo merece porque tiene a su familia aquí y hace un mes tuvo un hijo”, destacó.