Columnistas

Inequidad e iniquidad. Y los nombres de los d韆s
Autor: Juan David Villa
26 de Agosto de 2016


Muy parecidas, como pueden ver, pero sus significados son muy diferentes. Inequidad, empecemos por esta, significa falta de equidad.

Inequidad e iniquidad 


Muy parecidas, como pueden ver, pero sus significados son muy diferentes. Inequidad, empecemos por esta, significa falta de equidad. “In” es lo que se llama un “prefijo” (como “ex” en exnovia o “anti” en antiedad) y se usa para negar: por lo tanto, inequidad es, repito, “falta de equidad”, indica que no hay equidad (así como inexacto significa “no es exacto”). Iniquidad significa “injustica, maldad”. La iniquidad es la peste de Colombia, peor que las Farc. 


Inequidad es que un senador cobre una millonada y que un obrero honrado sobreviva por gracia de Dios con los miserables pesos que son el salario mínimo. Iniquidad es que maten a una persona por robarle un celular o que un pervertido viole a, digamos, un niño, indefenso naturalmente. 


Inequidad es que un niño muera desnutrido en La Guajira, que está en un país de tierras fértiles y ríos caudalosos, valga decir. Pero también es una iniquidad: porque cada niño guajiro que muere de hambre o sed es un asesinato que se carga la clase política corrompida. Cada uno ha muerto por la maldad, por la iniquidad de los sinvergüenzas. 


Así que la falta de equidad, de igualdad, es inequidad. La maldad (la injusticia) es iniquidad. Ahora, un mismo hecho puede ser de inequidad y de iniquidad: porque la desigualdad es una injusticia, una maldad. Un ejemplo más: inequidad es que un profesor trate mejor a unos alumnos que a otros. Iniquidad es el manoteo, el bulliyng. 


Curiosidades del idioma: los nombres de los días (origen)


¿Saben de dónde vienen sus nombres (de los días)?, ¿a qué se les parece cada uno? Pues bien, los nombres de los días son de viejos dioses, de un satélite y de una estrella que alumbra mucho: 


Lunes, de la latina dies Lunae, recuerda a la Luna, es el día de la Luna. Martes, de dies Martis, día de Marte (el bravo dios de la guerra). Miércoles, de dies  Mercuri, día de Mercurio (dios del comercio). Jueves, dies jovis (que tiene relación con “jovial”), día de Júpiter (el imponente dios del cielo, del relámpago. El mismo que en Grecia llamaban Zeus, que prácticamente pasó a ser nombre de perro bravo). Viernes, dies Veneris, de la diosa Venus. 


Sábado, lo escribo aparte como debe ser, es el día de Saturno. Pero viene de la palabra latina sabbatum, que a su vez está relacionada con šabbat, que significa descansar. Sabbat es palabra hebrea, por eso los judíos descansan el sábado (desde nuestro viernes a las 6:00 p. m. porque su calendario es lunar, y no solar), como lo dictan sus antiguas leyes. 


Y el domingo, día que brilla, es el día del Sol. Los romanos lo llamaban dies Solis, pero los cristianos lo convirtieron en el día dedicado a Dios (así como el sábado judío) y le cambiaron el nombre: dies dominicus, día del Señor.