Columnistas

La mala hora de Pe馻 Nieto
Autor: Rafael Bravo
26 de Agosto de 2016


Enrique Pe馻 Nieto era la esperanza del cambio y la renovaci髇 pol韙ica mexicana.

Enrique Peña Nieto era la esperanza del cambio y la renovación política mexicana. Muchos pensaban que luego del ostracismo a que fue sometido el Partido Revolucionario Estatal-PRI, ausente de poder por varias décadas, venían tiempos mejores con una figura joven y dispuesta a cambiar la forma de enfrentar los problemas y lanzar a México al futuro. El Pacto por México fue la propuesta para fortalecer la institucionalidad, democratizar la economía y hacer que la ciudadanía participara en la en el diseño de las políticas públicas. Un plan de gobierno lleno de buenas intenciones por reformar el estado de cosas que se ha quedado corto.


No es apresurado afirmar que México tradicionalmente ha padecido la plaga de la corrupción, una mancha que no deja de perseguir a la clase política de ese país. Lo peor es que recién iniciado el mandato, Peña Nieto fue cuestionado por la compra de la denominada “Casa Blanca”, una lujosa propiedad adquirida por su esposa de propiedad de uno de los más grandes contratistas de obras públicas, beneficiario de contratos cuando el mandatario era gobernador. Hasta allí llego la luna de miel con el electorado.


Posteriormente, la fuga y recaptura del narco Efraín “el Chapo”’’ Guzmán confirmó no solo el impacto del narcotráfico en las esferas de poder, sino la creciente inseguridad que ha alcanzado niveles alarmantes. El mes de julio  se convirtió en el mes con más asesinatos en los 3 años y 7 meses que lleva el gobierno de Enrique Peña Nieto. Las autoridades reportaron 2.073 víctimas y en lo que va del año, el número de homicidios es de 12.376. Hay zonas donde los capos de la droga son la autoridad de facto imponiendo el terror, sin que el estado haga presencia efectiva.


La economía mexicana que por mucho tiempo parecía inmune a los efectos de la desaceleración mundial y la violencia del narcotráfico, por primera vez en 3 años ve caer su producto interno. Ajena a los vaivenes sufridos en América Latina donde Brasil enfrenta una recesión, Argentina no crece y Colombia sufre con su balanza comercial, México siempre fue la niña bonita que mostraba facilidades para la inversión así como un crecimiento sostenido. No en vano la presencia de grandes capitales desde el vecino del norte ha sido vital para la economía mexicana.


Muy poco ayuda que el candidato Trump ponga en entredicho el Tratado de Libre Comercio-Nafta para un país que exporta vehículos, ropa, alimentos y servicios a los Estados Unidos. Las cifras lo dicen todo: 81.000 millones de dólares en exportaciones desde México. La propuesta trumpiana de imponer aranceles resultaría en una disminución sustancial del comercio entre ambos países. La construcción del muro fronterizo resulta otra distracción que afecta las relaciones bilaterales y la confianza para el sector empresarial. 


Los índices de aceptación y credibilidad del presidente Peña Nieto pasan por su peor momento. Tan solo uno de cada cinco mexicanos aprueba la gestión del mandatario. La reciente denuncia según la cual hubo un plagio en su tesis de grado de abogado es el clavo que cierra el ataúd de su popularidad. “De plagiador a presidente” fue el tuit escrito por la periodista Carmen Aristegui quien ha servido como verdugo y denunciante de los hechos irregulares. 


Finalmente, la mala hora por la que atraviesa el presidente podría llevarse de largo las pretensiones del PRI de mantenerse en el poder para las próximas elecciones. La historia muestra que la hegemonía de los partidos tradicionales en América Latina parece llegar a su fin.