Mundo deportivo

Quintana yielded on the ascent
Quintana cedió en el ascenso
23 de Agosto de 2016


La cuarta etapa se disputa hoy sobre 163,5 kilómetros, entre Betanzos y San Andrés de Teixido, el segundo final en alto tras 11 kilómetros de ascenso al 4,8 de pendiente media.


Foto: EFE 

En el primer examen, Chris Froome mostró sus credenciales. El británico gana el pulso entre los favoritos.

EFE


El Chavito dijo presente, Nairo cedió y a Miguel Ángel López el infortunio lo borró de las lista de los aspirantes. Fue el primer examen con dificultad para los favoritos de la Vuelta a España, en el que de nuevo el británico Chris Froome impuso sus condiciones.


Era el primer final en alto de la 71 edición de la Vuelta, y allí el francés Alexandre Geniez (Francaise) logró una victoria tan emocionante como agónica, mientras el español Rubén Fernández (Movistar) se convirtió en nuevo líder.


En ese muro sólo Esteban Chaves aguantó la rueda del triple campeón del Tour, mientras que Nairo cedió seis segundos y López no asomó, llegó a más de doce minutos a causa de una caída que lo sacó del mapa. El corredor del Astana sufrió un traumatismo facial, contusión en el labio superior y erosiones en la rodilla izquierda, tras una caída a siete kilómetros de meta. El debut en una grande no ha podido ser más desafortunado para López, quien en la contrarreloj por equipos inicial tuvo problemas con la cadena que obligó a su equipo a parar para esperarle y terminaron cediendo 58 segundos.


Celebró Geniez


La primera cita de los favoritos fue en el Miradorde Ézaro, el final de los 176,4 kilómetros de la tercera etapa, que inició en Marín. Y Geniez, nacido en Rodez hace 28 años y ganador de una etapa de la Vuelta 2013 en su propio país, sacó brillo a la escapada del día en la Costa da Morte, un “pequeño Alpe D’Huez” donde entró con 21 segundos sobre Rubén Fernández.


El murciano, de 25 años y ganador del Tour del Porvenir en 2013,compartió la gloria con el francés. No sólo llevó las riendas del Movistar en las terribles rampas del último kilómetro, sino que sacó fuerzas para adelantarse y enfundarse “la roja”. Un premio a su esfuerzo.


La prueba también dejó mal herido al español Alberto Contador, quien perdió otros 54 segundos que ahora lo alejan en la general a 1,31 minutos, diferencia no definitiva, pero significativa en apenas tres etapas.


“Estoy encantado de vestirme con la camiseta roja. Trabajamos muy duro y sinceramente no esperábamos tener esta camiseta hoy (ayer). No estaba previsto pero lo conseguimos”, dijo Rubén Fernández en meta.


El nuevo líder de la Vuelta comentó que la estrategia no estaba preparada para alcanzar el liderato, sino para defender los intereses de los líderes del Movistar, Nairo Quintana y Alejandro Valverde.


“Me encontré bien en todo momento, pero estaba trabajando para Quintana y Valverde. No pensé en atacar, pero al final me dieron permiso, me adelanté unos metros y logré el tiempo preciso para ser el líder. Para mí, es algo importante y muy bonito”, dijo.


A partir de ahora, Rubén Fernández tiene claro que su misión seguirá supeditada al trabajo de equipo.


“Nuestro plan funcionó, pero ahora vamos a ver qué pasa mañana (hoy). Mi trabajo tengo claro cuál es”, comentó.



Se notan los kilómetros

“Ya se notan los kilómetros del Tour”. Las palabras del colombiano Nairo Quintana, tras la tercera etapa de la Vuelta, advierten del cansancio que aún no ha podido superar tras la carrera francesa.


“Froome ha llegado por delante de mí, Alberto Contador cedió tiempo, pero pienso que los tiempos de esta llegada serán insignificantes”, apuntó el jefe de filas del Movistar.


Pero su reflexión no se quedó ahí, Nairo destacó el trabajo de su compañero Rubén Fernández, nuevo líder de la carrera y reconoció sobre sus sensaciones: “Se ve que Rubén Fernández llega fresco, subió el puerto fenomenal, es joven y brillante. Iba muy fuerte y su trabajo ha sido extraordinario”, dijo Quintana.


El ciclista boyacense se mostró partidario de “ir mirando día a día” e insistió en el cansancio reflejado en sus piernas por su participación en el Tour de Francia, en el que acabó tercero.