Política

“Peace will always be better than war”
“Siempre será mejor la paz que la guerra”
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
23 de Agosto de 2016


El presidente del Senado defendió y sustentó sin apasionamientos, en la Asamblea de Antioquia, el proceso de paz con las Farc.



Los directivos de la Asamblea de Antioquia, Rubén Callejas y Norman Correa, le impusieron la Orden Mariscal Jorge Robledo al presidente del Senado, Mauricio Lizcano.

Tras recibir ayer la Orden al Mérito Cívico Empresarial Mariscal Jorge Robledo de la Asamblea de Antioquia, el presidente del Senado, Mauricio Lizcano Arango, dejó como gran mensaje en torno a la coyuntura que vive Colombia por las negociaciones de La Habana, “que siempre será mejor la paz que la guerra”.


Asistencia ayer en el homenaje en la Duma seccional.


Al defender el proceso de paz con las Farc, pero sin apasionamientos, ni sectarismos, ni fanatismos, dijo que lo hace porque también para él siempre será mejor la unión que la discordia, la esperanza que el miedo, el amor que  el odio.


Eso sí, fue muy enfático en que está jugado por la paz de Colombia porque no será ni la de Santos ni la paz de Uribe, pues ninguno de los dos podrá ser reelegido, sino por las nuevas generaciones de colombianos, por los actuales hijos de Colombia para que puedan ver un país sin un conflicto tan sangriento como el de los últimos 50 años.


“Como víctima de la guerra en este país quiero que mis hijos puedan vivir en una Colombia diferente”, puntualizó en su discurso en el recinto de la Duma seccional.


Con tranquilidad aceptó que hay colombianos que votarán por el no en el plebiscito, pero está muy seguro que los del sí serán una gran mayoría, para acabar por esa vía con las Farc, que es otro de los grandes propósitos de las negociaciones.


En su concepto todos los partidarios del no y los del sí en Colombia “queremos la paz”, pero el asunto es que si gana el sí la paz será ya, pero si triunfa el no es como dejar el problema pendiente y nada garantiza que se logre acabar a las Farc en otros diez o 20 años más.


Lizcano Arango desmintió categóricamente a los que promueven que las Farc no entregarán las armas y también a los que alegan y protestan que se trata de un proceso en el cual reinará la impunidad de los cabecillas de la guerrilla.


Recalcó vehemente que el Consejo de Seguridad de la ONU recibirá las armas y que los responsables de los delitos de lesa humanidad (homicidios, torturas, secuestros) irán a juicio y serán condenados, al igual que los que no digan la verdad.


El presidente del Senado sostuvo que la única concesión grande que recibirán las Farc, con el proceso de paz, es que podrán participar en política, mientras que el gran beneficio del pueblo colombiano es la paz para que haya desarrollo económico y para que los altos costos de la guerra, de los operativos militares, se orienten hacia la construcción de vivienda, de colegios y para cambiar la estrategia social de Colombia.


En su mensaje a favor de la reconciliación dijo que la paz es la vida misma, la paz es salvar vidas, porque Colombia no puede seguir registrando cifras de 250.000 muertos que ha dejado el conflicto armado, de 50.000 desplazados y de 7,8 millones de víctimas.


Igualmente, el país no puede seguir con un debate político en el cual el protagonista central es  las Farc, que influyó en los últimos 20 años en las elecciones de los presidentes Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y en la reelección de Juan Manuel Santos.


Los mejores hombres de la nación, dijo, deben estar concentrados en trabajar por Colombia.


Presidencia del Senado


Y como presidente del Senado, es optimista, que esta semana será clave para la firma final del acuerdo con las Farc, para luego proceder a convocar el plebiscito y considerar en el Congreso unos 25 proyectos de ley y de actos legislativos que permitan la implementación de los acuerdos de paz.


Anunció que hoy podría darse en el Senado que, por primera vez en su historia, a un alto magistrado de la justicia le sea retirado su fuero para ser juzgado por la Corte Suprema de Justicia, refiriéndose al caso de Jorge Pretelt.


Igualmente, al Senado le espera la elección de cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia; siete magistrados del Consejo Superior de la Adjudicatura; vicepresidente, en caso que renuncie Germán Vargas Lleras, y, de pronto, del sustituto del procurador Alejandro Ordóñez, si lo tumba el Consejo de Estado.


El homenaje de ayer fue impulsado por los diputados Norman Correa y Rubén Darío Callejas, quienes fueron los oferentes y disertaron sobre Lizcano Arango, al igual que el gerente de Viva, Guillermo Palacio, quien llevó la representación del gobernador Luis Pérez.


Todos ellos coincidieron en afirmar que Mauricio Lizcano es un senador y presidente de esa corporación por Antioquia.


Llamó la atención política y se hacen muchas conjeturas por la significativa presencia ayer de dirigentes de Cambio Radical.


Por la Contraloría de Antioquia concurrió el subcontralor Rubén Darío Naranjo.


Además, asistió un aceptable número de alcaldes, exalcaldes y de público a las barras.


Sólo participaron en el tributo siete de los 26 diputados: Luis Carlos Ochoa, Alex Osorio, Carlos Ríos, Manuel Márquez, Saúl Úsuga y obviamente los dos promotores Norman Correa y Rubén Callejas.


También asistieron la exdiputada de Antioquia, Ana María   Álvarez, y los presidentes de los Encuentros de Dirigentes del Suroeste y del Occidente, Hernán Darío Saldarriaga Jiménez y Fabio Borja Arboleda.




Antioquia y Medellín

En el homenaje ayer en la Asamblea de Antioquia al presidente del Senado, Mauricio Lizcano A., se conocieron dos importantes gestiones suyas en favor de la región.


Acompañó recientemente al gobernador de Antioquia, al secretario de Agricultura y al gerente de Viva a una reunión en Bogotá con el ministro de Agricultura, la que significó la consecución de $54.000 millones para el programa de vivienda rural e indígena en este territorio.


Ayer con el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, se conformó una comisión accidental para trabajar por la seguridad de la ciudad.


Y Lizcano A. anunció la designación de una especie de g-erente en la presidencia del Senado, para hacerle seguimiento y ayudar con las grandes obras de Antioquia y Medellín ante el Gobierno Nacional.