Economía

Colombia climbs on innovation
Colombia escala en innovación
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
21 de Agosto de 2016


El Índice Mundial de Innovación es elaborado por la Universidad Cornell, el Insead y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Ompi). El estudio mide 82 indicadores como infraestructura, sofisticación del mercado y de los negocios.


Foto: Cortesía 

Los más innovadores, 1er lugar: Suiza, 2do: Suecia, 3ero: Reino Unido, 4to: Estados Unidos y 5to: Finlandia.

Colombia se ubica ahora en el puesto 63 en el Índice Mundial de Innovación 2016, que es resultado de escalar cuatro puestos con respecto a su posición 67 entre 128 economías mundiales como hace un año.


El ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), David Luna, destacó que esto hace que el país esté en los primeros lugares de la región.


“Gracias al trabajo conjunto de entidades como el MinTIC, Colciencias e INNpulsa, Colombia sigue mejorando en innovación. Llevamos varios años de continuo crecimiento, en 2011 ocupábamos el lugar 71 a nivel general y hoy llegamos al 63 y como la quinta economía más innovadora de América Latina, superando a países como Brasil, Panamá y Argentina”.


La meta del país es ser uno de los tres más innovadores de la región para 2025 y se han obtenido crecimientos en el ranking por segundo año consecutivo.


En el campo en que mejor está calificada Colombia es en infraestructura y ocupa el puesto 35, gracias a indicadores como E-participación referente a procesos de administración, prestación de servicios, toma de decisiones y la formulación de políticas que obtuvo el lugar 11 y los servicios online del Gobierno en el 17. También se evidenció que en sostenibilidad ecológica obtuvo el quinto lugar.


Innovadores de la región


Chile se situó en el primer puesto entre todas las economías de América Latina y el Caribe ocupando el lugar 44 en el Índice Mundial de Innovación de 2016, gracias a los buenos resultados en los indicadores sobre instituciones, infraestructuras y desarrollo de las empresas, seguido de Costa Rica en el 45, México 61, Uruguay 62 y Colombia 63.


Brasil se sitúa en el puesto 69, teniendo como puntos fuertes los factores relevantes para la educación y la I+D, la calidad de sus publicaciones científicas y la producción de alto nivel tecnológico.


Pese a ello, aún hay deficiencia en la región en el entorno empresarial, en aspectos de la educación superior y, de manera más general, en la capacidad para generar resultados en materia de innovación y en la creación de nuevas empresas.


Según este índice, América Latina es una región con un potencial importante de innovación que no se aprovecha. Las clasificaciones de las economías locales no han mejorado de manera significativa en los últimos años en comparación con las de otras regiones, y actualmente no hay ningún país de la región que registre un desempeño superior a su Producto Interno Bruto (PIB).


Por eso, en el informe se señala que es importante superar las dificultades políticas y económicas a corto plazo e intensificar el compromiso a largo plazo con la innovación, en un momento en que América Latina ha entrado en una zona de turbulencia económica.



Invertir para innovar

Para que haya innovación es necesario invertir de manera constante y lograr impulsar el crecimiento económico a largo plazo.


Antes de la crisis de 2009, por ejemplo, el gasto en investigación y desarrollo (I+D) creció a un ritmo anual de aproximadamente el 7%, mientras que los datos del Índice Mundial de Innovación 2016 indican que la I+D mundial creció sólo un 4% en 2014. Esto fue consecuencia de un menor crecimiento en las economías emergentes y de presupuestos más ajustados en la partida de I+D en las economías de ingresos altos.


El director general de la Ompi, Francis Gurry, aseguró que “en la coyuntura económica actual, la prioridad de todas las partes interesadas es encontrar nuevas fuentes de crecimiento y aprovechar las oportunidades que ofrece la innovación en el ámbito mundial”.