Palabra y obra

Meditation about simplicity
Meditación sobre la Simplicidad
19 de Agosto de 2016


El autor Vicente Jaime Ramírez Giraldo comparte apartes de su libro Meditación sobre la simplicidad, obra de filosofía publicada este año por el Fondo Editorial Eafit.



Vicente Jaime Ramírez Giraldo 

Vicente Jaime Ramírez Giraldo


“Simples sigillum veri”.


(La simplicidad es el sello de la verdad)


Herman Boerhaave


El umbral del instante


Sencillamente detenerse para escuchar el ritmo de la vida, hasta que sea audible su pálpito. Imaginar sin memoria, desandar el primer paso que te trajo hasta la ventura del ahora. Deshabituarse a la existencia. Saberse cuerpo, fluir del tiempo, corazón del mundo. Y pensar inmerso en la realidad, respirar, recogerse: hay divinidad en el aire. Reflexionar es un acto que ha de ser reconciliado con el cuerpo y con el mundo. Como alimentarse, meditar ha de tener lugar. Vivir es partir, pensar es partirse. Que el pensamiento espere en la promesa del abrazo. Ser el centro pulsante de esta nueva inmensidad.


Nostalgia de Hamlet


Somos de la época en la cual el absurdo no es una novedad. ¿Qué puede decirnos de nuevo una muerte inesperada? Ya no existe la remota geografía del destino: cualquier lugar es apto para perecer; vivimos biografías sin desenlace: cada instante puede ser. Somos como somos y eso no nos asombra; logramos vivir sin la tensión de la duda, o la preocupante dualidad del filósofo. Nuestra certeza, no sólo nuestra sospecha, se sabe palabras, sólo palabras. Ahora que lo considero: el dilema era también una situación de equilibrio. 


Educación de la mirada


Museos como templos que viejos dioses vigilan sin demasiado celo. Es diferente el fervor de las bibliotecas porque, aquí, el silencio nos aminora por los murmullos de la escritura. No son líneas que nos guían, leyendo, sino imágenes totales, suspendidas, dislocadas en su explosión de ser. Objetos en precaria eternidad, en una nueva atmósfera donada por el hombre. Como esclavizándolos, para preservarlos. 


“Tal vez no se trata de juntar los pedazos dispersos y, al enfrentar con la imaginación el desafío del sinsentido, tratar de dar una forma que se ilumine contra la luz pura”. Vicente Jaime Ramírez Giraldo.


Decidir escribir


El silencio es de apariencia inequívoca, tiene presencia de reducida ambigüedad. Es la playa ante la inmensidad de lo que podría decirse. El lugar de la palabra ausente es apacible, vasto el espacio de la palabra buscada con frecuencia desolado, pero es la múltiple espera. Inicio: callar es divagar hasta cuando madure la intención, como apoyándonos confiados en la rutina del cuerpo. Hasta que nazca la decisión: un punto final antes de la primera letra. No es una claudicación empezar a escribir después de pensar, es vencer una fe triste. Es irse un poco de sí mismo, dejarse atrás, afirmar un paso de aventura, un palmo de abismo.


Teatro de la justicia


El rey Lear es la tragedia de los devaneos del poder, interior o político; de las tentadas experiencias morales de la humildad y del desprendimiento, que sólo admiten amores absolutos. La hija, Cordelia, la heroína silenciosa que desde el inicio le insinúa el error a su padre, es detestada, acusada por aquel que no comprende la lealtad, porque sólo anhela fidelidad a sí mismo para persistir en su furia de ultrajado. El padre, en la errancia del aprendizaje moral de su demencia, se entiende abandonado -huérfano imperfecto del poder- y llega al límite como improvisado peregrino. Se sabe traicionado, quiso preservar los privilegios del amor a sí mismo, al tiempo que vivir el vértigo de la santidad o siquiera el umbral de la ascética. Somos, al leer esta obra, el personaje que se retracta, que descubre la lealtad de quien nos advirtió la verdad. El nostálgico del poder sueña una justicia, un juicio que lo calme y lo colme el vacío de su fracaso de perfección. Al no tener dónde asir una moral heroica, nos debatimos entre sistemas de comprensión que deciden interpretar, juzgar o perdonar. Tentaciones de amar, que podría alumbrar el pasado trascendido del redimido; tentaciones del odio, que es bálsamo precario al inicio y punzante persistencia de la herida al final. Nos queda la comprensión de la narración del desierto invisible y transitado, testimonio, horizonte impensable del imperfecto cambio interior: la metáfora del rey de rodillas en la antropología teatral. 




Vicente Jaime Ramírez Giraldo

- Abogado de la Universidad de Medellín.


- Filósofo de la Universidad de Antioquia.


- Actualmente es profesor titular de la Escuela de Derecho de la Universidad Eafit, en la cual coordina el Área de Teorías del Derecho. 


- Es también profesor del Doctorado en Administración de la Universidad Eafit.


- Realizó sus estudios de Doctorado en la Universidad Pontificia Salesiana de Roma, Italia. 


- Cuenta con estudios de especialización en Constitucionalismo y Democracia de la Universidad de Castilla-La Mancha en España.