Mundo deportivo

Historic silver
Plata histórica
15 de Agosto de 2016


Histórico fue lo que hizo el boxeador antioqueño Yuberjen Martínez, quien pese a perder la pelea final logró quedarse con la medalla de plata, la primera en el pugilato olímpico colombiano. Hoy (3:45 p.m.) debuta Ceiber Ávila en los 52 kg.


Foto: EFE 

Yuberjen Martínez le dio a Colombia la medalla número 22 en unos Juegos Olímpicos. 

Redacción/EFE


Detrás de su imagen de chico malo, el colombiano Yuberjen Martínez, subcampeón olímpico de boxeo, es un sentimental que al terminar las peleas se disculpa con Dios por haberse agarrado a golpes con sus prójimos.


“Mi padre, que se llama Juan, es pastor y nunca apoyó mi carrera porque se basaba en pegarle al prójimo; un día le expliqué que esto era deporte y entendió a medias”, dijo ayer Martínez tras perder la final del peso mosca ligero con el uzbeko Hasanboy Dusmatov. 


Dusmatov mostró ayer un boxeo de muchas herramientas, defendió bien, se movió veloz y atacó para detener las ofensivas del rival y lo derrotó por votación unánime.


Martínez tiene una de las historias más conmovedoras de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Nació en una casa pobre en el departamento de Antioquia y de niño hizo artesanías, vendió turrones de coco y trabajó de mecánico hasta que dio con el boxeo.


A los 14 años se hizo púgil, pero sólo hasta 2013 cuando llegó al equipo nacional de Colombia, en el que el entrenador cubano Rafael Iznaga lo convirtió en una máquina de tirar golpes, el atributo con el que derrotó en Río al campeón mundial cubano Joahnys Argilagos y alcanzó la final para acabar con la medalla de plata.


“El camino fue largo pero siempre supe lo que quería. Ahora, con el dinero de la medalla (unos 30.000 dólares), le voy a comprar una casa a mi madre”, dijo el boxeador. Aunque después de la pelea la ministra de Vivienda, Elsa Noguera, confirmó que el Gobierno gestionará la vivienda para la madre del medallista.


A diferencia de los campeones colombianos más conocidos, Martínez no tuvo apoyos para llegar a Río. Sólo hizo cuatro peleas internacionales y apostó a la medalla con una preparación casera, basada en los conocimientos del entrenador Iznaga.


Ya en Río tuvo un camino complicado al debutar con el local Patrick Lourenco al que derrotó por votación unánime, dejar fuera al medallista mundial filipino Rogen London de la misma manera y eliminar al español Samuel Carmona y al campeón mundial Argilagos en apretadas decisiones de 2-1.


Aprovechando su aureola de héroe lanzó ayer un grito de que ayuden a sus compañeros de equipo y a los boxeadores que se quedaron en Colombia. “Allá hay otros con talento, sólo necesitan una oportunidad”, dijo varias veces en su estancia en Río.


Yuberjen subió al altar del deporte colombiano y con sus puños alegró a los antioqueños.