Mundo deportivo

Diana’s last Olympics
Los últimos Olímpicos de Diana
31 de Julio de 2016


Pineda iniciará su participación en Río el 12 de agosto en el preliminar del trampolín tres metros. La competencia se llevará a cabo entre las 2:00 y 5:00 p.m.


Foto: Hernán Vanegas 

Diana Pineda quiere dar sus mejores saltos en Río.

Cristina Pérez Uribe


Diana Pineda es quien aporta experiencia al grupo de los cuatro clavadistas colombianos que representarán a nuestro país en Río de Janeiro; y cómo no, si lleva 20 años compitiendo en esta disciplina y los de Río serán los terceros Olímpicos de su carrera deportiva.


Tras haberse perdido las justas de Londres 2012 a causa de una anemia, la deportista de 31 años de edad espera hacer en Río un buen papel que le permita sentir satisfacción al recordarlo, pues en esta competencia le dará el último adiós a su vida como deportista profesional.


Sus inicios en el agua fueron más por necesidad que por casualidad. Una enfermedad respiratoria a los 7 años hizo que su pediatra recomendara a sus padres llevarla a una piscina para mejorar su capacidad pulmonar. Desde entonces su vida se resumió en una sola palabra: Agua. Comenzó en el semillero de natación, después le vieron aptitudes para nado sincronizado pero no le gustó, y al final la antioqueña se quedó en lo que más le llamaba la atención: los clavados. 


Hoy, después de 20 años de trabajo y sacrificios, se encuentra ad portas de los terceros Olímpicos de su carrera y si su actuación en Río es igual a la de los últimos cuatro años, podría tener una competición brillante, teniendo en cuenta que en este ciclo olímpico ha obtenido una buena cantidad de logros: tres medallas de plata en los Juegos Centroamericanos 2014 en Veracruz, una medalla de plata en los Juegos Suramericanos 2014 en Santiago de Chile y dos medallas de oro y dos de plata en los Juegos Bolivarianos 2013 en Trujillo, Perú.


Para Diana el entrenamiento es la parte más difícil de la competencia, “uno al torneo llega con la preparación que necesita, esté en optimas condiciones el cuerpo o no. Ese es el final de la etapa, los entrenamientos se convierten en la parte difícil porque hay que pasar por una preparación física, técnica, entrenar seis o siete horas diarias y renunciar a muchas cosas”, expresó la deportista, quien agradece al deporte porque le ha dado amistades, disciplina y responsabilidad.


Por ahora la atleta sólo piensa en su actuación en las justas y después pretende volver a retomar sus estudios de Ingeniería Civil, carrera que le ha tocado interrumpir varias veces por sus largas jornadas de entrenamientos y que espera ejercer en un futuro.