Mundo deportivo

Russia, without weight-lifting in Rio
Rusia,sin pesas en Río
30 de Julio de 2016


Hasta el momento, 272 deportistas rusos, de los 387 clasificados, han recibido la autorización para competir en los Juegos de Río, donde el país tendrá representación en 30 de las 42 modalidades en disputa.


Resumen EFE


La Federación Internacional de Halterofilia, IWF, excluyó al equipo ruso completo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, tanto por implicación en casos de dopaje como por ser mencionados en el informe McLaren.


“La integridad de la halterofilia se ha visto seriamente dañada muchas veces y a múltiples niveles por los rusos, por lo que la correspondiente sanción ha sido aplicada para preservar el estatus de este deporte”, informó ayer la IWF en un comunicado.


El Comité Olímpico Ruso, COR, había seleccionado a ocho levantadores, de los que dos dieron positivo: Tatiana Kashirina y Anastasia Románova, y otros cuatro son citados por el informe McLaren, que denunció el dopaje de Estado en Rusia. 


La IWF recordó “las sorprendentes y decepcionantes estadísticas de los levantadores rusos” en materia de dopaje, lo que se confirma porque siete rusos han dado positivo en la repetición de los análisis de los Juegos de Pekín y Londres. Por ese motivo, la federación tampoco invitará a ningún árbitro ruso a la competición olímpica en Río.


Hace tres días la IWF notificó once nuevos casos de positivos durante los Juegos de  Londres, entre los que figuran los rusos Natalya Zabolotnaya, plata en la categoría de hasta 75 kilos, y Alexandr Ivanov, plata en -94.


Además de los integrantes del equipo de atletismo, desde que el Comité Olímpico Internacional, COI, cedió a las federaciones internacionales la decisión sobre los deportistas rusos han sido excluidos, entre otros, nadadores, ciclistas, remeros y piragüistas.


Importantes decisiones


Las reuniones del COI previas a la inauguración de los Juegos Olímpicos, en otras ediciones limitadas a repasar los preparativos de la cita y a renovar los cargos internos del organismo, tendrán una enorme trascendencia en el caso de las que comienzan hoy en Río de Janeiro.


A la tormenta desatada por el “dopaje de estado” denunciado en Rusia, que ha llevado a la exclusión de los Juegos a parte de su delegación, se suman las quejas de las primeras delegaciones deportivas que han llegado a Brasil y la importante decisión que tomará la asamblea del COI respecto al programa olímpico.


En la jornada del miércoles 3 de agosto se votará la admisión de cinco nuevos deportes para los Juegos Tokio 2020, lo que supondría la mayor revolución del programa en varias décadas.


Béisbol/sóftbol (a estos efectos considerados un único deporte, en versión masculina y femenina), karate, surf, escalada y monopatín son los aspirantes, que parecen tener asegurado el visto bueno de la asamblea.


La admisión de la propuesta de Tokio supondría la adhesión de 18 pruebas y de 474 competidores (210 mujeres, 264 hombres) a los Juegos.


Según la Comisión del Programa Olímpico encargada de estudiar los cambios, los aspirantes forman un “paquete equilibrado” de deportes, “tradicionales y emergentes, enfocados a la juventud, todos ellos populares tanto en Japón como internacionalmente”.



Prioridad al dopaje

En las reuniones del COI se dará prioridad al asunto del dopaje, después de que la vicepresidente primera de esta organización, la marroquí Nawal El Moutawakel, decidiera desoír la recomendación de la Agencia Mundial Antidopaje, AMA, de excluir al equipo ruso en su totalidad y dejara en manos de cada federación una decisión sobre sus deportistas. 


La AMA, antes siempre de la mano del COI, se declaró “decepcionada” por esa postura. Su presidente, el británico Craig Reedie, es al mismo tiempo vicepresidente del COI. Sus intervenciones ante la asamblea son ahora más esperadas que nunca. 


El torbellino de estos Juegos no deja pasar por alto, sin embargo, que dentro de sólo un año se elegirá la sede de 2024. Las ciudades candidatas Roma, Los Angeles, París y Budapest “harán pasillo” durante las reuniones olímpicas para ganarse el favor de quienes deben votar en septiembre de 2017.