Moda

Jeans and bathing suits: strengths of Colombian clothing industry
Jeans y trajes de baño: fortalezas de la confección colombiana
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
27 de Julio de 2016


Ambos tipos de prenda no se han dejado de producir en el país, ni siquiera en los momentos en que el dólar estuvo más barato en relación con el peso.


Foto: Hernán Vanegas 

La continua investigación de diseños y estampados caracteriza a la elaboración nacional de trajes de baño.

A pesar de la competencia de la industria asiática con precios bajos que ha golpeado casi todos los sectores manufactureros, incluido el de la confección, hay al menos dos productos donde se hace muy difícil quitarle participación a Colombia en el mercado nacional y en el internacional: se trata del jean y los trajes de baño femeninos.


Así lo precisó Clara Henríquez, directora de plataformas comerciales de Inexmoda, quien señaló: “Hay categorías que siempre han sido buenas productoras locales como lo son el jean, el swinwear (ropa de baño) y las fajas, que siempre han sido productos nacionales por la naturaleza de sus ventas”. 


En opinión de Henríquez, el posicionamiento del jean se debe a que “es pura moda, pura tendencia. Son productos que normalmente el timing no da para importar, entonces han sido producidos en Colombia y son líderes”. 


Consideró la experta que el éxito, especialmente del jean, demuestra que la moda “sí es buen mecanismo de defensa para la industria. Cuando uno produce cosas genéricas, cuando no tiene tanto atributo de moda en sus producciones, el tiempo da para importar, pero cuando tienes ingredientes de moda, esta cambia tan rápido que no puedes asumir el negocio de traer importado”, agregó Henríquez.


La exigencia femenina


Los expositores consultados, presentes en Colombiamoda, coincidieron en que el gran dinamizador de la industria local del jean, especialmente femenino, es la unión de la coquetería de las colombianas con una industria que busca adaptarse de manera continua a esas demandas.


Jorge Osorio, representante de la marca Do Jeans, empresa antioqueña que controla el 10% del mercado nacional, para el que destina el 80% de su producción, indicó: “La mujer colombiana nos exige que el jean realce su figura. Ante esa exigencia hicimos ese jean”.


Sebastián Moya, gerente general de Real Jeans, una fabricante del famoso “Hueco” en Medellín, agregó: “Lo que nosotros hacemos es ofrecerle a la mujer algo más que un jean, algo más que una prenda. Es afinarle la cintura, levantarle la cola y hacer que la tela se ajuste a la pierna de ella para realzarle la belleza”.


Otra fortaleza de la industria local del jean, en opinión de Moya, es la innovación constante: “Todos los días estamos evolucionando, mirando qué más podemos ofrecerle al cliente, diferenciarnos, estar investigando”.


Un aspecto interesante de la industria del jean nacional es el número de colecciones nuevas que se sacan al año, Do Jeans -representante tanto de su propio nombre como de Fiara Jeans- saca colecciones nuevas cada dos meses.


Osorio acepta que es difícil, “pero es más difícil competir con la China si usted no lo está cambiando”.


Hugo Montoya, dueño de Farichi Estudio, y con once años en la fabricación de jeans femeninos, consideró que una de las claves es la “horma” o el patrón con el que se hace la prenda. “Una mujer te compra un jean que no sea el más bonito pero que le ‘horme’ (que se ajuste bien a su cuerpo), pero no compra uno muy bonito que no le ‘horme’. En este mercado eso es lo principal”.


¿Y por qué los chinos no han podido con la producción colombiana? Montoya respondió: “En la bluyinería de damas ellos no han podido acercarse siquiera. En lo referido a horma, proceso de lavandería e incluso diseño no tienen la ‘sensibilidad’ que tenemos los colombianos para enamorar a una mujer”.


Trajes de baño: diseño constante


En el negocio de los trajes de baño hay un gran énfasis exportador entre las marcas encuestadas en Colombiamoda, y de nuevo la apuesta, similar al caso de los jeans, es la famosa “horma”, o el ajuste correcto de la prenda al cuerpo. De igual manera es importante el estudio de las tendencias de la moda en el mundo y el diseño de nuevas telas.


Jorge López, gerente de Comercializadora Phax, con 26 años fabricando trajes de baño, consideró que la clave del éxito de la industria local es “la percepción que tiene la gente en el mundo de lo que es el Caribe, la playa, la alegría que transmite, y nosotros como Colombia somos capaces de transmitirlo”. 


Aterrizando un poco la definición, López precisó que el diseño es muy importante tanto en telas como en prendas, “porque se tiene que recordar que cuando una mujer se pone un traje de baño se pone ropa interior pero mostrándose al público. Entonces tiene que sentirse muy segura. En ese sentido, el ‘fit’ (ajuste) tiene que hacerla sentir completamente segura para poder salir a la playa tranquilamente”.


Juliana Sierra, relacionista pública de Garotas, una referencia en el mercado de trajes de baños, con 26 años en el nacional y 24 en el internacional, resalta como un valor la investigación constante de nuevas tendencias en el mercado. Miguel Rúa, coordinador de Mercadeo, agregó que todo el diseño de la marca es original desde el estampado de las telas hasta la prenda en sí. 


Por su parte, Lina Garcés, directora de Mali, una empresa con nueve años en el mercado, cuyo mayor enfoque es la exportación a la que destina el 95% de su producción, sostuvo que la clave de los trajes de baños nacionales para su éxito tanto nacional como extranjero son la creatividad y el diseño. Pero agregó otro factor: “Las empresas se están dando cuenta que no todas se tienen que enfocar en el mismo nicho de mercado. Cada una está teniendo como su alma, su esencia, porque no estamos haciendo todos lo mismo, sino que cada uno está haciendo una propuesta muy clara”.



Entre hilos

Misión de compradores


A esta feria de la moda no sólo llegaron los compradores internacionales de ProColombia sino también una misión de  compradores nacionales que invitó el proyecto Medellín Ciudad Cluster.


Ellos son 47 empresarios del sector textil y confección que provienen de 18 ciudades intermedias del país, con negocios dedicados a la comercialización de ropa de dama (boutiques), accesorios, ropa infantil, ropa interior, marroquinería y calzado, así como tiendas multimarcas.


La meta es propiciar 512 citas de negocios en los tres días de feria y superar las oportunidades reportadas en 2015, que llegaron a US$1,79 millones.


 


Moda y postconflicto


En Colombiamoda se está presentando Paz Wear, un proyecto creado con sentido social pensando en las personas que han tenido que luchar y atravesar los caminos del conflicto colombiano. Es una línea de ropa para mujeres, hombres, niñas y niños elaborada por 25 víctimas del conflicto armado de Colombia, que aspira a llegar a beneficiar a 1.000 víctimas en una primera etapa.


Paz Wear fue creada en el 2014, con el fin que esta propuesta sea acogida por los gobiernos locales y replicada en aquellas zonas que padecieron el conflicto y que requieren empleo tanto para quienes se desmovilicen como para quienes sufrieron la violencia.


 


Global Entry


En el marco de la inauguración de Colombiamoda, el presidente Juan Manuel Santos anunció que el próximo lunes 1 de agosto se realizará en Washington la VI Reunión de Alto Nivel para el ingreso de Colombia al Global Entry, encuentro que contará con la participación de altos funcionarios de los dos gobiernos.


En virtud del Global Entry, los colombianos que tengan una visa aprobada de Estados Unidos, que se hayan inscrito voluntariamente en este programa y que hayan sido aceptados en él, podrán evitarse filas al realizar su proceso migratorio automáticamente en 59 aeropuertos del mundo.