Mundo deportivo

The Grandmaster of chess
El Gran Maestro del ajedrez
Autor: Merllyn Álvarez Hincapie
26 de Julio de 2016


Por su nuevo título, David será homenajeado esta noche por su familia en un acto que se realizará en el Hotel Dann Carlton, a las 7:30 de la noche.


Foto: Cortesía 

Aunque David Arenas es antioqueño, desde comienzos de este año compite en representación del departamento de Bolívar.

Inteligencia, conocimiento, habilidad, esfuerzo y sobre todo, mucho talento es lo que le sobra al ajedrecista antioqueño David Arenas, quien recientemente alcanzó el título de Gran Maestro Internacional, logro que consiguió haciendo honor a sus grandes capacidades.


Este joven de sólo 25 años inició su práctica del deporte ciencia en el año 1999, mientras “veía jugar a sus tíos y primos en un tablero grande de madera en la casa de mi abuela”. Ha logrado en un corto tiempo excelentes resultados, que iniciaron cuando logró ser campeón departamental sub-10 con tan sólo 8 años.


Desde ese momento, el residente del municipio de Envigado se propuso retos mayores y en poco tiempo su talento le fue permitiendo ir ascendiendo y alcanzando diferentes títulos en esta disciplina.


 “Son metas que uno se va poniendo, pero que me ha sorprendido en realidad el tiempo en que las he logrado, porque me las ponía más a largo plazo”, confesó David, quien en 2005, con 13 años, logró en un Campeonato Panamericano Sub-20 en Cali el título de Maestro Internacional, convirtiéndose en el ajedrecista colombiano más joven en lograrlo.


Hace poco obtuvo el de Gran Maestro Internacional, un título que “no esperaba tan pronto, pero el año pasado fue muy bueno en resultados y gracias a Dios se dio la oportunidad de conseguirlo”, expresó el sexto colombiano en alcanzar este reconocimiento que ya habían obtenido Alonso Zapata, Gildardo García, Jaime Cuartas, Sergio Barrientos y Álder Escobar.


Para alcanzar este título, uno de los más grandes para los ajedrecistas, David tuvo que cumplir ciertos requisitos en torneos internacionales y llegar a 2.500 puntos de ELO (sistema de puntuación del ajedrez). “Obtuve dos normas en España y una en Cuba y los 2.500, que era lo único que me faltaba, los logré en el mes de junio en el Panamericano Continental en El Salvador, cuando le gané a uno de los mejores jugadores de América, Lázaro Bruzón, de Cuba”, detalló el estudiante de Administración de Negocios en la Universidad Eafit y a quien sólo le faltan tres materias para graduarse.


Lo más difícil que le ha tocado pasar a David en este camino a conseguir este máximo título han sido “las horas de entrenamiento y los sacrificios que se tienen que hacer. Desde el año pasado estoy entrenando aproximadamente siete horas diarias, más el ejercicio físico y de vez en cuando visito al psicólogo para que me enseñe técnicas de concentración. Pienso que este deporte es muy completo, requiere una preparación psicológica y mental, pero también física, porque no es fácil estar sentado seis horas en una partida y después más tarde otras seis horas, se necesita una buena preparación física para tener una buena concentración”.


Para David, quien está clasificado a la Olímpiada Mundial, que se disputará en Bakú, Azerbaiyán, en el mes de septiembre, donde le harán oficial el título de GMI, el ajedrez es “un mundo. Siempre he dicho que de afuera sólo se sabe cómo se mueven las piezas, pero empiezas a jugar, a meterte de lleno en lo que es el ajedrez en sí y te das cuenta que es un mundo de estrategias, de cómo usar tus fuerzas y controlar las del rival, el dominio de una casilla. Es un mundo que cada que uno lo va descubriendo te va enamorando más”.



Normas para alcanzar el Gran Maestro

En 1970, con la implantación del sistema de puntuación ELO, se determinó que el título de Gran Maestro se alcanzaba con una puntuación ELO mínima de 2.500 puntos. Posteriormente se estableció que un jugador debía alcanzar tres puntuaciones mínimas en torneos dependiendo de la categoría de este, en un periodo de tres años.


Actualmente estos requisitos han sido modificados, siendo ahora el de alcanzar y mantener un ELO mínimo de 2.500 y obtener dos normas equivalentes a un rendimiento ELO de 2.600 en al menos 27 partidas ante otros grandes maestros. 


También existen torneos que otorgan el título de manera automática, tales como los campeonatos mundiales juvenil, femenino y senior, así como un rendimiento ELO de 2.600 en las Olimpíadas de ajedrez.