Economía

Renewable alternatives to the extractive model
Alternativas renovables al modelo extractivista
25 de Julio de 2016


El modelo extractivista de los países latinoamericanos, que se basa en lo minero-energético, depende del mercado internacional y de los precios de China, Estados Unidos y Europa


Foto: EFE 

George Gray, economista jefe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud).

Redacción Economía – EFE



La base del futuro desarrollo de Latinoamérica es la utilización de sus recursos naturales, con el fin de generar energías renovables que reemplacen al actual modelo extractivista de exportación de materias primas, según el experto del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), George Gray.


El economista jefe de Pnud para Latinoamérica y el Caribe explicó que la región ya está “probando diferentes recetas” para la construcción de matrices energéticas más limpias, que cambien ese modelo.


El reto, según Gray, es la descarbonización del sistema productivo de Latinoamérica, centrado en la utilización de combustibles fósiles como petróleo o carbón, dar paso a los recursos naturales y aprovechar la biodiversidad que ofrece la región.


Afirmó que en los próximos 15 o 20 años el cambio debe de centrarse en la reducción de los subsidios a los hidrocarburos en favor de los incentivos a las energías alternativas.


En este sentido, Gray instó a un cambio de parámetro energético que impulse “la capacidad de generar una plataforma de la economía completamente verde”.


También apeló a la transformación del transporte público y la urbanización como el tercer eje sobre el que debe girar la nueva etapa de desarrollo de Latinoamérica.


 “En la medida en que vayamos construyendo urbes más verdes y con menos carbonización y sistemas de transportes menos dependientes de hidrocarburos vamos a tener una transformación profunda”, aseveró Gray.


El experto reconoció que el modelo extractivista generó un alto crecimiento económico en los últimos diez años, pero advirtió de su fragilidad a mediano plazo, al depender de economías exteriores como la china, la estadounidense o la europea, principalmente.


El modelo extractivista “genera crecimiento económico cuando hay bonanza en esos mercados”, señaló Gray. Sin embargo, agregó que “si caen esos mercados, también lo hace la demanda por esa exportación”.


Como alternativa a esa dependencia, Gray destacó la necesidad de fortalecer el consumo interno, tanto regional como nacional.


“En el futuro vamos a ser una economía mucho más robusta cuando tengamos tanto una inserción internacional abierta y fuerte en exportaciones, como un mercado doméstico fuerte donde generemos empleos”, sostuvo.


 Además, comentó el economista jefe del Pnud que las clases medias y otros grupos de economía popular están generando un motor alternativo de empleos y de ingresos, algo que hace 20 o 30 años no existía.


Por lo tanto, Gray concluyó que ahora es el momento en que los países de Latinoamérica deben determinar si apuestan por un cambio del modelo extractivista o por un desarrollo inclusivo basado en una matriz energética renovable.



Triángulo de equilibrio

George Gray, economista jefe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) argumentó: “Tenemos que construir un patrón de desarrollo más equilibrado, no sólo en temas sociales y económicos sino también 


ambientales”.


Aunque dijo que el triángulo que suena fácil de lograr, realmente es difícil de implementar y gestionar.


En adición, sus declaraciones subrayan las realizadas por el secretario


general de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon en Nairobi (Kenia) donde hizo un llamamiento a lograr que la economía y el medio ambiente vayan juntos para combatir las desigualdades.