Economía

Flower exports increased 42%
Exportaciones de flores aumentaron en 42%
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
22 de Julio de 2016


Entre las problemáticas que afronta el sector están las devaluaciones de las monedas rusas, europeas y japonesas, además de la competencia con África.


Foto: Archivo El Mundo 

En 2015 las importaciones mundiales de flores tuvieron un valor de US$7.356 millones. De EE.UU, Alemania y Reino Unido.

Colombia es el segundo comercializador de flores en el mundo después de Holanda y el primer productor de claveles.


Y el sector sigue creciendo, mostrando importantes avances. Las exportaciones de flores colombianas, por ejemplo, pasaron de US$909 millones de dólares en 2005 a US$1.295 millones en 2015, según datos del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. 


 Juan Pablo Pineda, viceministro de Asuntos Agropecuarios de MinAgricultura, dijo que las acciones en materia de promoción y comercialización permitieron que Colombia lograra en tan sólo diez años, consolidar la presencia de más de 1.600 variedades de flores colombianas en más de 90 países y aumentar sus exportaciones en un 42%. El sector floricultor es de alto impacto social, ya que de acuerdo con cifras de ProColombia genera más de 130.000 empleos directos e indirectos en 60 municipios del país y vincula alrededor del 25% de la mano de obra rural femenina formal del país. Asimismo, involucra programas de sostenibilidad medioambiental. Por su parte, Rafael Mejía López, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), ha manifestado que el sector floricultor es muy profesional, ya que no se preocupa únicamente por la producción, sino que también piensa en la sostenibilidad. Esto significa que “están analizando internacionalmente qué se está demandando en flores y participan activamente en ferias y exposiciones que han ayudado a posicionar a la industria nacional”, señaló Mejía López. 


En ese sentido, hay que tener en cuenta que el transporte no ha sido fácil y este sector ha innovado contenedores para transportar ciertos tipos de flores hacia el Pacífico. El proceso de enviar las flores vía marítima apenas está arrancando y abarca aproximadamente un 3% de todos los despachos, según Augusto Solano Mejía, presidente de la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), “esto lo hacen los floricultores que han adquirido una gran experiencia, lo cual ha arrojado resultados exitosos en los mercados y con los proveedores que tienen”.  Sin embargo, Solano Mejía comentó que al analizar los dos extremos desde hace diez años, se ha logrado un crecimiento en volumen y precios, aunque han tenido altibajos en algunos períodos. “Por ejemplo el año pasado hubo una caída del 6% en los precios, eso depende de muchas circunstancias como la tasa de cambio y el clima, entre otros factores”. 


Esperan mantener los mercados, porque los precios cayeron por las devaluaciones de las monedas rusas, europeas y japonesas y que se recupere el consumo. “Afortunadamente la tasa de cambio está en un buen nivel y eso compensa en parte las dificultades de precio”, concluyó Solano Mejía. El reto está en seguir compitiendo con países como Kenia y Etiopía, que tienen mano de obra barata, porque pagan US$3 dólares por día y  US$1 respectivamente.



Falta tecnología

Rodrigo Ramírez Botero, gerente de la empresa G&D y de cultivos El Alba del departamento de Caldas indicó que trabaja con el subsector de flores tropicales como las heliconias y la realidad que tienen es cierta limitación con lo que responde a ciencia y tecnología. Colombia tiene un 51% de la biodiversidad de las plantas, y es reconocida por la Sociedad Internacional de Heliconias con sede en Miami. Tiene un gran potencial porque es una planta antierosiva que amarra los suelos muy bien y no requiere tantos químicos como otros cultivos. “Actualmente, tenemos un problema con el volcán del Nevado del Ruiz, porque en 2012 nos acabó el 80% del cultivo y el año pasado ocasionó daño durante tres meses y ahora tenemos pérdida de productos debido a la ceniza por la erupción volcánica que arruina todo tipo de flores, no solamente las heliconias que son a campo abierto, ya que va lacerando”, agregó Ramírez. GyD ha invertido con recurso propio lo que se conoce como heliconia con tecnología y la Universidad Tecnológica de Pereira los ha apoyado con investigación.