Columnistas

Banco de la República neoliberal: 25 aniversario
Autor: Guillermo Maya Muñoz
18 de Julio de 2016


La Constitución Política (CP) de 1991 estableció la autonomía o independencia del Banco de la República (BR).

La Constitución Política (CP) de 1991 estableció la autonomía o independencia del Banco de la República (BR). ¿De quién es independiente el BR? Es independiente del gobierno en materias de política monetaria, cambiaria y crediticia. Igualmente, la CP le asignó como único objetivo la estabilidad de precios, el control de la inflación, con la primacía sobre otros objetivos, tales como el empleo, el crecimiento, la distribución del ingreso, etc.


¿Por qué el Banco Central necesita ser independiente del gobierno? La respuesta ortodoxa es que el gobierno tiene un sesgo inflacionario en su política monetaria la usar la emisión para financiar el gasto del gobierno. A pesar de que el gobierno se compromete para combatir la inflación, el gobierno reniega de sus propósitos en el momento en que sea necesario emitir para financiar el gasto del gobierno, sin tener que aumentar los impuestos, asegurando la reelección o la continuidad del partido en el poder. En este sentido, solo un Banco Central (BC) autónomo o un arreglo institucional que desligue al gobierno de su control puede asegurar que se luche decididamente contra la inflación. 


¿Por qué la Junta Directiva del BR, que no es elegida por voto popular, prevalece sobre el gobierno que si es elegido por el pueblo y tiene la responsabilidad de la conducción del estado? La respuesta de algunos es que no hay contradicción puesto que así lo determinó la Asamblea Constituyente. 


La CP establece que la política económica general del gobierno, elegido democráticamente, tiene que estar sujeta a la consecución del objetivo inflacionario en coordinación con el BR. Es decir, el gobierno, tiene que diseñar un programa económico que respete el objetivo de la estabilidad de precios. En caso de que los objetivos del gobierno estén en contradicción con el objetivo inflacionario, prevalece éste último, en cuyo caso el BR no está obligado a cooperar con el gobierno.


Sin embargo, la independencia del BR significa que hay un déficit entre la soberanía del pueblo y los objetivos de política que maximizan el bienestar del soberano, el pueblo, que solo puede ser explicado por el hecho que una teoría económica -ortodoxa- se ha elevado a rango constitucional. 


¿La estabilidad de precios antecede al empleo y el crecimiento? Los miembros de la junta del BR siempre han mantenido que el empleo es un objetivo que está más allá de sus límites. No es una cuestión monetaria, sino del mercado laboral.


¿A quien favorece este arreglo institucional, que independiente de la clase de gobierno que se elija, el objetivo inflacionario siempre prevalecerá sobre los objetivos de empleo y crecimiento? El BR responde que la inflación es el impuesto más injusto que castiga a los más pobres, erosionado sus ingresos, por lo tanto su control es primordial. Además, que la ortodoxia económica establece que el logro de la estabilidad de precios conduce a más puestos de trabajo y más crecimiento. 


¿Por qué es preferible eliminar o minimizar el impuesto inflación al desempleo, si en el primer caso solo se pierde una parte de los ingresos, mientras que el segundo, el desempleo significa ningún ingreso y pobreza para millones de ciudadanos? ¿Quién determina las preferencias sociales en esta disyuntiva? ¿No será asunto del soberano, el pueblo, explicitar estas preferencias en una contienda electoral al elegir un gobierno? ¿Salvaguardar de la contienda política por el poder a un objetivo que no es siempre y en todo lugar la prioridad de la política económica no es antidemocrático? 


Sin embargo, el más favorecido con el BR independiente ha sido el sistema financiero, cuyos activos son las deudas del gobierno o de las familias, pues el control de la inflación permite que sus activos no pierdan valor real, al mismo tiempo que la prohibición de financiar el déficit fiscal del gobierno con emisión, lo que hace es poner al gobierno a merced de los banqueros, rentabilizando así la capacidad de los bancos comerciales de crear dinero.


¿Asumir que la estabilidad de precios precede el empleo y el crecimiento no es acaso subsumir la acción del estado, y su capacidad probada de generar empleos con el gasto público -ya que no siempre la emisión monetaria genera inflación- al mecanismo de mercado, que no siempre funciona adecuadamente, especialmente, ante la incertidumbre de los inversionistas frente al futuro? ¿quién, sino el estado debe reemplazar al sector privado, cuanto este está decaído por sus expectativas de rentabilidad futura, en la inversión y la creación del empleo? ¿La hada madrina del mercado?


La independencia del BR es un golpe de estado de la oligarquía financiera internacional  neoliberal a la soberanía nacional. La independencia del BC no es una innovación constitucional colombiana sino copiada, e impuesta por los organismos multilaterales como el FMI, el BIS (Banco Internacional de Pagos o BC de BC), las agencias calificadoras de riesgo, y todo el entramado financiero internacional.