Columnistas

El cuento de las señoritas toreras mexicanas
Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
9 de Julio de 2016


Cuando se engaña a la comunidad con una cortina de apariencias, con un exceso de lugares comunes que no corresponden a la realidad.

Cuando se engaña a la comunidad con una cortina de apariencias, con un exceso de lugares comunes que no corresponden a la realidad, cuando se lavan los cerebros con un exceso de propaganda tendenciosa, cuando se ignora la necesidad de no sólo parecer sino que hay que ser, la imaginación popular recuerda la “famosa historia” de las “señoritas toreras mexicanas” que resultaron: No ser mexicanas, No ser toreras y No ser señoritas.


Pues esto es lo que ha venido ocurriendo en todo lo relacionado con la “guerra”, el “conflicto”, las “conversaciones”, los “acuerdos” y toda la parafernalia orquestada en la Habana en el contubernio, clara y repetidamente manifestado, entre el Gobierno actual y la organización narco terrorista de la Farc.


Contradiciendo a la pléyade de politólogos mamertos, regados como “verdolaga en playa”, lo que se ve, si no se olvida la Historia, es que lo que ha existido es un verdadero complot o conspiración orquestado por la izquierda internacional para deinstitucionalizar el país y apoderarse del gobierno de Colombia, debido principalmente a su gran posición estratégica.  Esto se inició el 9 de abril de 1948, como una manifestación de la Guerra Fría, cuando se pretendió dar un golpe de estado comunista, o sea que, de entrada, no se trata de Guerra, ni de Conflicto, ni de 50 años, sino de 68 años de Conspiración en la cual ha tenido una participación muy decidida el dueto de los hermanos Castro, que hoy figuran como unos  “mecenas” de la Paz.


El cuento de que la Guerra fría se acabó, merece mucho más análisis, puesto que es necesario tener en cuenta que los movimientos comunistas, dentro de “todas sus formas de lucha”, actúan como camaleones para infiltrarse en las comunidades. Estos movimientos con su habilidad característica de infiltración, supieron aprovechar el real abandono de una gran parte de la población por parte de los Gobiernos. O sea que,  era una realidad social el marginamiento y abandono  de una gran parte de la población, analfabeta e inculta, que fue aprovechada, a la manera de idiotas útiles o “carne de cañón”, con el patrocinio de Cuba y de la entonces Unión Soviética. A estos movimientos denominados ahora “mamertos”, se les puede aplicar el dicho: “Que los hay, los hay, pero no hay que creer en ellos”, que se les aplicaba a las brujas.


También, con el correr de los años, aparecieron Venezuela y Ecuador, como cómplices, cohonestando las actividades terroristas de la Farc y hoy son dizque garantes.


Luego del último show en donde se “oficializó” lo que ya venía ocurriendo, o sea “el cese bilateral de fuego”, obliga preguntar, respecto a la “tal dejación”  de las armas si ¿las minas antipersonales no son armas?


Y surgen personajes como el expresidente Gaviria, con el ánimo muy paternal de cuidarle el puesto al que “no lee”, predicando que es “mejor un mal arreglo que un buen pleito”. Se olvida de la Historia Universal que demuestra que la Segunda Guerra Mundial, se originó en un “mal arreglo” luego de la Primera y que la guerra fría también se originó en “malos arreglos” entre los llamados “Cuatro grandes”, que llevó entre otras cosas a la Guerra de Corea. En fin es muy positivo, por lo menos, que el expresidente reconozca que se está ante un “mal arreglo”. No sería entonces descabellado pensar que,  en vista de que el Escudo Nacional se cambió por un “pegote” blanco, entre los “arreglos” se llegue a cambiar el Himno Nacional por la Internacional Comunista en la cual se puede leer “preciosidades” como estas: “Del pasado hay que hacer añicos” lo que ya han logrado acabando con Instituciones como el Ejército, y también “No más deberes sin derechos/ ningún derecho sin deber”, y para eso infiltraron las cortes.  Y en esas estamos con las propuestas que vienen: A la Farc se le dan todos los derechos pero ¿Y los deberes?


Tampoco sería de extrañar que aparezca la “Checa” infame de la Guerra Civil Española, para perseguir a la oposición, porque la Fiscalía  no está colmando sus aspiraciones.