Columnistas

Los negociados de la viceministra de Cultura
Autor: José E. Mosquera
7 de Julio de 2016


Si la justicia y los organismos de control del Estado operarán con celeridad, la exalcaldesa de Quibdó y actual viceministra de Cultura, Zulia Mena García, no estaría ocupando un alto cargo en el Estado.

2

Si la justicia y los organismos de control del Estado operarán con celeridad, la exalcaldesa de Quibdó y actual viceministra de Cultura, Zulia Mena García, no estaría ocupando un alto cargo en el Estado, sino que estaría detrás de los barrotes de una cárcel o sancionada disciplinariamente por la Procuraduría General de la Nación o procesada por detrimento patrimonial por la Contraloría General de la República. 


Durante su gobierno hubo una feria de irregularidades en las inversiones de los recursos del Sistema General de Regalías, 19 proyectos ejecutados en su administración son seriamente cuestionados. Tres de ellos, con inversiones inconclusas y fantasmas suman la media bobadita de $43.961 millones. Además, dejó vacías las arcas municipales y con uno de los mayores endeudamientos en la historia reciente. Su sucesor se ha visto obligado a acogerse a la ley de quiebra.


Asuntos que ameritan que los organismos competentes investiguen con lupa una serie de obras inconclusas y fantasmas de las que la exmandataria no ha dado ningún tipo de explicación. Escribiré tres análisis sobre este putrefacto asunto, pero en esta oportunidad abordaré los asuntos relacionados con las construcciones de los escenarios deportivos para los fracasados Juegos Nacionales del año pasado. 


Mientras en el Tolima varios de los implicados en los desfalcos están en la cárcel, en el Chocó, siguen como si nada fuera pasado, posando de “honestos” y “transparentes”. La Contraloría General de la República, en un informe de auditoría de las inversiones de los recursos del Sistema General de Regalías del 2012 al 2015 en el municipio de Quibdó, demuestra que hubo un detrimento patrimonial de $9.942 mil millones, referentes a las inversiones en las instalaciones deportivas para los XX Juegos Nacionales 2015, que calificó como “elefante blanco”. 


La alcaldía de Quibdó compró dos predios rurales de 72 hectáreas, en litigio entre dos particulares, sin avalúos catastrales serios como lo establece la norma, sin cumplir con los requisitos mínimos en el ordenamiento territorial de la ciudad. Sin embargo, a través de malabares jurídicos se trató de declararlos como urbanos. 


De manera que se elaboraron unos diseños sobre unos predios que no reúne los requisitos necesarios para la construcción de un Villa Deportiva: un estadio de atletismo, un complejo de piscinas, tres coliseos, un estadio de fútbol, un centro biomédico y una Unidad Administrativa, todo quedo en simples papeles. No se ejecutó ni un solo peso en ninguna obra física y los recursos fueron desaparecidos en las orgías de la corrupción. Un desfalco que compromete a la firma Corbes Ingeniería y Servicios de Colombia.


La Contraloría en la auditoría encontró protuberantes deficiencias en las contrataciones e inversiones de los recursos de las regalías debido que la Alcaldía no realizo una debida planeación, ni inversiones adecuadas de los mismos. Hubo fallas del orden legal que tipifican un millonario detrimento patrimonial para el Estado.


El proyecto de la construcción de los escenarios deportivos como fue concebido no cumplió sus objetivos planeados, ni con la función social para la cual fue estructurado. De allí que la Contraloría concluyó “a la fecha los predios no presentan ninguna utilidad dado que los estudios y los diseños no fueron desarrollados”. 


Las inversiones no fueron útiles porque no cumplieron con los fines que justificación los desembolsos de los dineros. Evidentemente que la exalcaldesa sabía que la ubicación de los predios no era apta para un proyecto de esa naturaleza por la falta de servicios públicos y de viabilidad ambiental. De la lectura del informe de la Contraloría y de otra serie de documentos se concluye que lo que se estructuró fue una oscura trama para apropiarse de manera ilícita de los dineros del Estado. Este es un simple abrebocas de los oscuros negociados de la ex alcaldesa Mena, de exfuncionarios su administración y de Coldeportes. Continuará…




Comentarios
2
Alexander
2016/07/08 08:21:40 am
Es verdad, sólo quién ha vivido y padecido la injusticia puede hablar de ella. Me parece muy bien que alguien denuncie este tipo de robo, qué bueno que sea uno mismo de la región, para que no digan que lo s del interior nos la tienen montada. Quién ha hecho el comentario anterior, dice y se contra dice.
JESUS
2016/07/07 10:39:49 pm
Definitivamente no hay cuña que mas apriete que la del mismo palo, como decía mi gran amigo harry Moya Q.E.P.D, negro mata negro, la envidia es una enfermedad que envenena el alma, si hay alguien que este libre de pecado que tire la primera piedra, si la dra ZULIA cometio algun error es la justicia la que tomara cartas sobre el asunto, el chocoano no sirve sino para torpediar y para meter sisaña todo es por la nueva designacion que le han hecho a la dra Zulia, por favor hay que acabar con la envidia, el señor estaria feliz. ahora debe averiguar cual fue el compromiso que ella hizo con el director de coldeportes, si mal no estoy fue que le garantizara el dinero para realizar la inversion despues de los juegos porque el tiempo no le daba por eso los contratos se firmaron despues. allí le dejo para reflexionar