Columnistas

El cierre definitivo del Colegio Nocturno de la UdeA
Autor: Carlos Arturo Soto Lombana
5 de Julio de 2016


La semana pasada de dio a conocer de manera oficial la decisión del Consejo Superior Universitario (CSU) de la Universidad de Antioquia (UdeA) de cerrar de manera definitiva el Colegio Nocturno.

La semana pasada de dio a conocer de manera oficial la decisión del Consejo Superior Universitario (CSU) de la Universidad de Antioquia (UdeA) de cerrar de manera definitiva el Colegio Nocturno. La creación del Colegio Nocturno en los años 50, permitió la formación de personas adultas trabajadoras que no podían acceder a la educación de otra manera. De igual manera el Colegio Nocturno fue la institución que dio acogida a la formación de las mujeres en Medellín.


Siempre se ha argumentado que la ley 30 de educación superior no permite que las universidades públicas dediquen parte de su presupuesto a la educación precedente (preescolar, básica y media); no obstante, algunas universidades colombianas financian instituciones educativas para estos niveles. Por ejemplo la Universidad Nacional de Colombia cuenta con el  Instituto Pedagógico Arturo Ramírez Montúfar (Iparm), la Universidad Pedagógica Nacional cuenta con el Instituto Pedagógico Nacional (IPN) y la Universidad de Nariño tiene el Liceo Udenar, por mencionar tres casos. Los colegios de estas tres universidades cuentan con estándares de calidad superior y gozan de una alta reputación en el sector educativo que las ubica dentro de las mejores del país.


Tal vez la condición de Colegio Nocturno, sumado a los bajos niveles de matrícula, la jubilación del personal docente y administrativo y los bajos niveles académicos de los estudiantes, entre otros, fueron insumos suficientes para la toma de decisión del CSU sobre el cierre de la institución educativa de manera definitiva.


A pesar de que la Universidad de Antioquia cuenta con una Facultad de Educación y otras dependencias que forman licenciados como la Facultad de Artes, El Instituto de Educación Física, el Instituto de Filosofía y la Escuela de Idiomas, con una población cercana a los 4.000 estudiantes formándose como profesores, no existió, o al menos en las últimas décadas, por parte de estas dependencia interés alguno en ubicar al Colegio Nocturno como centro de prácticas pedagógicas de las unidades académicas de la UdeA. Con las nuevas medidas del Gobierno Nacional sobre formación de profesores en Colombia se cerró cualquier posibilidad de acercamiento de las facultades, escuelas e institutos de la UdeA con el Colegio Nocturno como centro de práctica pedagógica.


Dentro de los estímulos que la UdeA definió para incentivar los estudios en el Colegio Nocturno se encuentra el Premio Fidel Cano, que permitió a los mejores egresados por promoción el ingreso directo sin examen de admisión a cualquier programa de pregrado de la UdeA. Muchos de estos egresados del Colegio Nocturno tomaban como destino la Facultad de Medicina, unidad académica que en el año 2014 elevó una solicitud al Consejo Académico para eliminar este estimulo en vista del bajo rendimiento que tenían los estudiantes admitidos por este mecanismo.


Si bien es cierto los aspectos presupuestales deben entrar en consideración a la hora de tomar la decisión del cierre del nocturno, en la medida que el costo de funcionamiento anual del Colegio representa para la UdeA cerca de quinientos millones de pesos, la verdad es que la decisión no se sustenta en este sólo factor, sino en lo que significa el tener una institución educativa con una función social definida y estándares de calidad académica. La misma Secretaría de Educación de Medellín considera que existe una oferta vigente que reúne criterios de pertinencia, calidad y gratuidad para las personas adultas o población en extra edad que brinda el municipio de tiempo atrás.


La historia de la educación precedente bajo la tutela de la Universidad de Antioquia no ha sido fácil a lo que se suma también lo ocurrido con el (antiguo) Liceo Antioqueño que fue cerrado por el CSU en el año de 1988. 


(*) Profesor Universidad de Antioquia