Nacional

“They crashed head-on against the mountain”
“Se estrellaron de frente contra la montaña”
Autor: Sergio Andres Correa Buitrago
29 de Junio de 2016


Las Fuerzas Militares siguen sosteniendo la hipótesis de que el helicóptero accidentado en zona rural del departamento de Caldas, colisionó por el mal clima y la alta nubosidad.


Foto: EFE 

Los helicópteros tipo MI-17 cuentan con un sistema especial de seguridad y equipo para operaciones militares.

Más de 200 personas de apoyo fueron necesarias para completar las labores de rescate del helicóptero MI-17, que se accidentó el pasado domingo en el municipio de Pensilvania. El general Alberto Mejía, comandante del Ejército Nacional, reveló que la aeronave se estrelló prácticamente de frente contra una montaña, lo que indicaría que el accidente “puede estar relacionado con el mal clima y condiciones de mala visibilidad que no le permitieron a nuestra tripulación advertir lo que allí se estaba enfrentando”.


Esta hipótesis está respaldada por el reporte del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, que indicó que en la zona se habrían presentado precipitaciones de variada intensidad en la jurisdicción de Pensilvania.


El comandante del Ejército también explicó que este tipo de aeronaves, de procedencia rusa, cuentan con última tecnología y todos los elementos que permiten advertir a la tripulación que hay terreno crítico, lo que busca garantizar la seguridad durante el vuelo, pero que una misión especial será la encargada de analizar el material que logre recogerse en el lugar del siniestro. La misión, a cargo del comandante de la Quinta División del Ejército, ya estableció su centro de mando en Mariquita.


El general Mejía señaló también que el helicóptero “no sufrió ninguna conflagración pero sí se partió”, e indicó que las familias de los fallecidos se encuentran recibiendo apoyo de un equipo interdisciplinar compuesto por profesionales y capellanes de la Jefatura de Familia del Ejército, mientras son entregados los cadáveres, que serán inicialmente transportados al Tolima.


Por su parte, el mayor Estanislao Caicedo, director de la Defensa Civil en Tolima, subrayó que la labor de los cuerpos de rescate ha sido compleja pues la zona del accidente es bastante montañosa.


Jeison Fernando Muñoz, familiar del sargento segundo Edwin Fedelly Martínez, indicó a medios de comunicación que los familiares de algunos de los tripulantes del helicóptero “se comunicaron con ellos” y no manifestaron “nada irregular” en relación con las operaciones que adelantaban contra el Eln en el Chocó.


Cabe recordar que los uniformados que se transportaban en la aeronave, eran integrantes del grupo de Asalto Aéreo y de la unidad Especializada en Rescate C-Sar que regresaban a la base militar de Tolemaida, después de apoyar la ofensiva del Ejército contra el Eln del pasado 26 de junio, donde murió un guerrillero y uno más fue capturado.



Los M-17

Adquirida en mayo del 2007 por el Ejército, la aeronave accidentada hace parte de un equipo de 24 helicópteros M-17 adscritos a la División de Aviación y Asalto Aéreo.  Se trata de helicópteros bimotor fabricados por la compañía Mil, con base en Moscú, Rusia. El portal especializado Webinfomil reseña que las naves tienen capacidad para portar cohetes y misiles guiados antiataque y que se trata de uno de los modelos más populares en el mundo, por su bajo costo y alta capacidad de carga útil.