Economía

Colombia still should strengthen its job market
Colombia aún debe fortalecer su mercado laboral
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
23 de Junio de 2016


El trabajo decente, basado en el concepto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es aquel que cuenta con garantías de seguridad industrial y social, remuneración justa y espacios abiertos de diálogo social.


La tasa de desocupación de los jóvenes en Colombia durante 2014 fue de 15,8%, siendo la cuarta más alta en Latinoamérica, según el estudio sobre condiciones de Trabajo Decente en Argentina, Brasil, Chile, Perú, México, Uruguay y este país, realizado por la Red Latinoamericana de Investigaciones sobre Compañías Multinacionales (RedLat).


Uruguay ocupó el primer puesto con la tasa de desocupación de jóvenes en 2014 con un 20,4%, seguido de Argentina que obtuvo 18,8%, Chile 16,8%, Perú 13,1%, Brasil 10,5% y México 8,4%.


De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la tasa de desempleo juvenil pasó de 19,9% en 2010 a 15.3% en 2015. En ese sentido, el Ministerio del Trabajo expresó que el desempleo juvenil en Colombia ha disminuido 4,6% en cinco años.


El total de desocupación en Colombia afectó un 7% a los hombres y un 11,9% a las mujeres. Además, el desempleo que afecta a los jóvenes es muy alto.


En el informe de RedLat argumentan que la economía colombiana crece, pero el comportamiento del mercado laboral no es consistente, ni coherente con esta tendencia de crecimiento del país. 


“Si bien en el país mejoran las tasas de ocupación y disminuye la tasa de desempleo, preocupa la persistencia de altas tasas de informalidad, la precarización de la mano de obra, la situación de los jóvenes y las mujeres, la calidad de los empleos que se están generando y la desprotección social de los y las trabajadoras del país”, agrego RedLat.


En cuanto al mercado de Latinoamérica, el documento sostiene que las oportunidades de empleo muestran cambios significativos en la última década. El aspecto que más se destaca es la reducción del desempleo en los siete países estudiados, el cual se ubicó por debajo de 10% de la población económicamente activa (PEA), en 2014.


Sin embargo, ha habido avances en la reducción de brecha, según el Ministerio de Trabajo, la ocupación femenina en el mercado ha crecido en los últimos cinco años cerca de 1’452.000. En el 2010 trabajaban sesenta mujeres por cada cien hombres, mientras que en el 2015 fueron 72 por cada cien.


Por su parte, Carlos Julio Díaz Lotero, director de la Escuela Nacional Sindical (ENS) manifestó que en Medellín y Antioquia “el desempleo juvenil, ha disminuido un poco pero sigue siendo alto. Para el caso de Medellín, del 2012 al 2014 descendió del 18,6% al 16,9%, y para Antioquia del 22,1% al 21,5%”.


En ese sentido, lo preocupante, según indicó Díaz Lotero, es que “la brecha entre hombres y mujeres. Para el caso de Medellín es de casi 10%, para los jóvenes la tasa es de 12,8% y la de las jóvenes de 21,02%. Para Antioquia la brecha es de casi 20%, hombres jóvenes 12,49% y mujeres jóvenes 30,34%”. 


El fenómeno de la informalidad en Medellín es similar al del ámbito nacional, que está por el orden del 50% de los ocupados.


Camilo Rico, consultor estratégico regional de Adecco Colombia argumentó que “es importante que se generen cambios a nivel personal y colectivo para continuar disminuyendo la brecha salarial entre géneros”.


En la parte individual, Rico destacó la importancia de trabajar en el empoderamiento de las mujeres y en lo colectivo sobre la eliminación de estereotipos y prejuicios frente al género femenino, mejorar las políticas de conciliación de las compañías, fomentar Empresas Familiarmente Responsables (EFR) y la educación igualitaria.


El estudio del Observatorio Regional del Mercado de Trabajo de Antioquia (Ormet) sobre “Medición y análisis de las condiciones de trabajo decente en Medellín y el Valle de Aburrá 2012-2014”, indicó que los jóvenes siguen inquietando debido a que quienes no están estudiando ni trabajando (conocidos como NiNis) son el 17%. Según el Banco Mundial, en Latinoamérica hay 20 millones de NiNis.


Y explica el informe de Ormet que esa situación es muy preocupante, porque un territorio como el área metropolitana del Valle de Aburrá, ha demostrado que la dinámica del conflicto puede atraer y vincular a los jóvenes dentro de sus actividades. 


Por lo tanto, Ormet recomienda diseñar y ejecutar políticas de inclusión educativa para ellos, que se motiven en la formación para el empleo y se generen espacios para la expresión de sus potencialidades en una región que busca posicionarse en el mundo bajo un turismo de negocios.


También otro factor que es importante aparte de la formación educativa ,según Díaz Lotero se necesita desarrollo empresarial y un entorno macro que lo facilite. El director de la ENS explicó que la barrera  más importante es que hoy las empresas no contratan a los jóvenes de manera directa sino que los subcontratan, es decir mediante trabajos temporales, entonces la mayoría de estos se encuentran en un empleo precario o en la informalidad. Aunque también se da el caso de que hay desempleo de profesionales que tienen que recurrir a diferente tipo de oficio o emigrar del país.  


En adición, otro detalle de acuerdo con los hallazgos medidos por Ormet es que los asalariados manifestaron que prácticamente no existen capacitaciones en los puestos de trabajo y es esencial que se rescate la importancia que tiene en términos de productividad. 


En efecto, Francisco Javier Mejía, viceministro de Empleo y Pensiones del Ministerio de Trabajo, dijo que el compromiso institucional con el trabajo decente, representa un elemento esencial para la construcción de la paz y la estabilidad social a través de empresas comprometidas con el desarrollo de la nación. En el programa de los 40.000 primeros empleos del MinTrabajo aún quedan 18.000 cupos disponibles para jóvenes en todo el país.


Jorge Coronel López, profesor de Economía de la Universidad de Medellín recomienda que en Colombia se profundicen los sistemas públicos de empleo y generen la confianza necesaria para que la oferta y la demanda lleguen allí.


También que se repiense el sistema de competencias, sustentado en las críticas que hacen los empresarios como las habilidades básicas para generar mayores facilidades en la adquisición de empleos.


 Coronel López  concluyó que se deberían idear programas de reentrenamiento para aquellas personas que quedan cesantes o que pierden el empleo por un tiempo, pero siguen buscando otra opción como por ejemplo hay en Canadá. Díaz Lotero concluyó que las recomendaciones tienen el objetivo para que se revisen las políticas públicas gubernamentales y se replantee el modelo económico de Colombia y poder generar empresas con valor agregado que brinden derechos para el trabajo decente.




Apoyo equiparado

María Fernanda Galeano Rojo, secretaria de Desarrollo Económico de la Alcaldía de Medellín ,sostuvo que en el Plan de Desarrollo tienen cuatro ejes como formación para el trabajo. Por esta razón, quieren apostarle a disminuir la brecha para quienes van a ingresar en el mercado laboral y por eso buscan pertinencia en el sector privado y en las empresas para llegar con una mejor oferta que genere una mayor inmersión laboral, por ejemplo en la capital antioqueña el sector de la confección genera productividad y empleabilidad. La Alcaldía tiene el programa “Prácticas de Excelencia” con el que se genera una escuela para reducir la barrera de la experiencia e incrementar la productividad de las compañías con otro programa llamado “Enplanta”.


 


El Área Metropolitana junto a las diez alcaldías de la zona firmaron el Plan Estratégico de Empleo para el Valle de Aburrá 2016-2028, que tiene como objetivo juntar fuerzas con el Servicio Público de Empleo (SPE) y los distintos actores económicos para reducir el desempleo, especialmente de tipo estructural.


Eugenio Prieto Soto, director del Área Metropolitana, hizo énfasis en la necesidad de que sea empleo pertinente y con las competencias respectivas, eso significa que las empresas tengan la disponibilidad de la mano de obra que están requiriendo y destacó la necesidad de que el trabajador labore en el municipio donde vive o cerca y focalizar también del emprendimiento, debido a que el Valle de Aburrá tiene un 13% de desempleo.