Columnistas

¿Cómo escribe usted?
Autor: Lucila Gonzalez de Chavez
23 de Junio de 2016


Es poner en marcha el pensamiento, razonar sobre lo que acontece. El comentario es la reflexión sobre el mundo, la vida, el entorno. Es el enfoque personal de lo que “está ahí”.

1. Escribir un comentario:


Es poner en marcha el pensamiento, razonar sobre lo que acontece. El comentario es la reflexión sobre el mundo, la vida, el entorno. Es el enfoque personal de lo que “está ahí”.


En el  comentario se “descomponen” las cosas para analizarlas mejor, y luego volver al “todo”.  Dicen los especialistas que los dos principios esenciales del comentario son: el análisis científico y la síntesis artística.


Comentar es interpretar, convencer con razonamientos, con hechos, con juicios lógicos.


Condiciones del comentarista:


Agudeza crítica para distinguir los hechos trascendentes que merecen un comentario y no una simple ‘nota’.


Personalidad, es decir, firmeza y convicción de juicio; opinar y sugerir son hechos muy delicados. No olvidar que se debe orientar de buena fe.


Tener cultura, no erudición (no son lo mismo). No se convence con datos enciclopédicos porque ellos no forjan opiniones.


Impasibilidad: alejarse de lo sentimental en pro de la objetividad de los hechos.


Ponderación de criterio: el aplomo moral, la valentía son condiciones precisas para cualquier clase de crítica, tanto si es censura como si es defensa.


Independencia de juicio para no caer en las odiosas alabanzas, en los panegíricos inmerecidos, productos de ciertos compromisos políticos, gubernamentales, sociales, etc.


El que forja opiniones debe reunir cualidades de un buen maestro: saber explicar, aclarar e interpretar hechos y circunstancias.


Apreciar los méritos que otras personas no ven, y fundamentar sólidamente la posición que se tome.


Ser cortés, brillante, irónico, serio, audaz, independiente, comprensivo, son idiosincrasias que deben aplicarse según el asunto comentado, y a su debido tiempo, y en servicio a la verdad.


El comentario debe apuntar  “a los valores reconocidos como fundamentales por la filosofía: Verdad, Justicia y Bien; si se añade Belleza, aún mejor”, opina un escritor docto en estos asuntos. 


Clases de comentarios:


Informativo: lo esencial son los acontecimientos, los que deben presentarse a la comunidad sin adornos y con precisión. En estilística leemos que debe ser de estilo narrativo-expositivo.


Interpretativo: además de los hechos,  se agregan otros elementos –causas o efectos- relacionados con los acontecimientos, para evaluarlos a la luz de la razón; este comentario apunta a la comprensión del lector.


Convincente: el comentarista intenta llevar tras sí al lector, guiarlo hacia la verdad que se impone de manera indiscutible.


Inductivo: es el más eficaz, pero también, el más difícil. “Para inducir al lector a la acción, hay que poner en juego la psicología: el instinto, el sentimiento, los intereses y las convicciones del lector; es decir, hay que mover la voluntad”. […]. “El comentario inductivo resume todos los otros y es el más efectivo de todos”. Opina  B. Mostassa, especialista en esta materia.


2. “Israel demolió 31 casas”. (Noticia de prensa)


Por radio, en televisión, en las aulas tanto de enseñanza media como de enseñanza superior, periodistas, profesionales, es decir, casi todos nosotros los de habla hispana, cometemos errores al pronunciar o escribir: “31 casas; 31 hombres; 31 concejalas (miembros de una corporación municipal). 


Decimos y escribimos: treinta y un casas; treinta y un concejalas… Tengamos en cuenta  que estamos juntando un vocablo masculino con otro femenino: error de concordancia. Formas masculinas correctas: treinta y un hombres; treinta y un abogados. Formas femeninas correctas: treinta y una casas; treinta y una concejalas. 


Es tan importante la concordancia, que solo agregando “un” o “una”, podremos saber de quiénes se trata, ejemplos: hubo rueda de prensa con veintiún periodistas; hubo rueda de prensa con veintiuna periodistas. – Lo correcto en la nota de prensa sería: “Israel demolió treinta y una casas”.


(¿Querrán los varones  que les digan periodistos, igual que las mujeres que gastan su energía defendiendo el termino: “las poetas”, dizque porque los “poetos” son los hombres? 


3. Del escritor Eckart Tolle:


“Cuando usted no está en plan de interpretar delante de los demás, un rol, un papel, en lo social, en lo cultural, en lo intelectual, y no trata de ser alguien en particular, usted es lo más efectivo, porque es usted mismo”.


“No se preocupe por cómo lo definen los demás; y cuando interactúe, no esté ahí como representando un rol, sino como una Presencia consciente”.