Columnistas

Golpe de Estado e Historia de Colombia II: Siglo XIX
Autor: David Roll
23 de Junio de 2016


Hernando Valencia Villa fue quien nos convenció a todos los politólogos colombianos de que las reformas constitucionales totales o parciales en el siglo de la independencia fueron más bien “Cartas de Batalla”.

Hernando Valencia Villa fue quien nos convenció a todos los politólogos colombianos de que las reformas constitucionales totales o parciales en el siglo de la independencia fueron más bien “Cartas de Batalla”. Esto quiere decir que quien ganaba una confrontación bélica ponía las condiciones y dentro de éstas una de las más importantes era la modificación o reemplazo de la Constitución. Así fue que tuvimos gobiernos en una dirección u otra la primera mitad del siglo, y federalistas o centralistas la última mitad, concluyendo con la consolidación del centralismo conservador gracias a la Constitución de 1886, que se impuso realmente por las armas años más tarde con la Guerra de los Mil Días, la madre de todas las guerras sucesivas en Colombia.


Hay por ello una especie de gen reactivo en nosotros cuando una mayoría como la actual Unidad Nacional trata de aprobar una gran reforma constitucional, en este caso con motivo de los acuerdos de paz, llegando a hablarse incluso de Golpe de Estado. Pero como dice Manuel Alcántara en su más reciente columna en Salamanca, refiriéndose al caso brasileño: “Un golpe de estado supone la quiebra de un determinado ordenamiento institucional por medio del uso de la fuerza, torciendo la voluntad de quien hasta entonces detenta el poder”. Lo demás son gestiones de conflictos que ya existen en la sociedad y se resuelven políticamente. En este caso hay que entender que no se trata de tal figura sino de la utilización de mayorías políticas para un propósito. Eso sí, y no nos cansamos de repetirlo, justamente por eso el Gobierno debe mantener un diálogo permanente, con posibilidades de rectificación en algunos aspectos, con la oposición, la sociedad civil y los expertos.


*Profesor titular Universidad Nacional