Mundo deportivo

Rwanda enjoys the Vuelta (tour)
Ruanda se goza la Vuelta
Autor: Merllyn Álvarez Hincapie
20 de Junio de 2016


La Vuelta a Colombia tiene hoy un día de descanso en la ciudad de Manizales, la competencia continuará mañana con la disputa de la octava etapa entre la capital del departamento de Caldas hasta El Tambo.


Foto: Hernán Vanegas 

Los ciclistas de Rwanda se han robado el show en cada una de las etapas que se han disputado de la carrera.

Desde África Central llegaron cinco ciclistas a Colombia para participar en la edición número 66 de la carrera por etapas más importante del país. Sin importar las condiciones, costumbres, idioma y nivel deportivo, los africanos han disfrutado al máximo los siete días de carrera que van de la Vuelta a Colombia 2016, dándole a la carrera el toque diferente e internacional.


El equipo nacional de ciclismo de Ruanda se ha convertido en la gran revelación de esta edición de la Vuelta a Colombia y con el propósito de darse a conocer en otros continentes llegaron a Colombia, respaldados por el presidente de la Federación de Ciclismo de Ruanda, Aimable Bayingana, quien los apoyó para que estos cinco chicos aprovecharan la oportunidad de darse a conocer en este país y tengan más experiencia.


A esta carrera llegaron por invitación de la organización, así lo confirmó el entrenador Sterling Magnell: “La organización nos contactó directamente para que viniéramos, hablamos con ellos y aceptamos venir, porque es una carrera buena”.


En los días que han pasado, el entrenador y sus dirigidos se han sentido “bien. Algunas cosas salen bien y otras son muy complicadas para nosotros. Estamos esperando las etapas que faltan con mucho entusiasmo e intentaremos hacer lo mejor que podamos para lograr buenos resultados”.


Por su parte, Joseph Areruya, uno de los más destacados del equipo, aseguró que se ha sentido “bien, me ha gustado mucho estar acá en Colombia, aunque es difícil competir acá, pero si me vuelven a invitar volvería a venir”.


De lo que ha visto en los días que lleva corriendo en Colombia le ha parecido muy duro “algunos recorridos. Colombia tiene mucha montaña, algunas muy empinadas y algunas curvas muy peligrosas. Además, hay muchos corredores buenos en esta carrera, especialistas en este tipo de terreno, lo que hace que no sea muy fácil para nosotros, sabiendo que nunca antes habíamos venido”.


Aunque sea en el último lugar, los africanos afrontan cada una de las exigentes etapas de esta Vuelta.


Este corredor africano ha sido el más protagonista de su equipo, pues en varias etapas ha estado presente en el podio, algo que le ha parecido “muy bueno. Estoy muy feliz de haber ganado alguna camiseta en esta carrera, porque es la primera vez que corro en Colombia y siento que hemos trabajado bien, vinimos a eso, a correr lo mejor que pudiéramos hacerlo y pienso que en lo que hemos hecho nos ha ido muy bien”.


Aunque las primeras etapas de la Vuelta fueron llanas, los ciclistas de Ruanda esperan con gran expectativa las etapas que siguen, pues con la montaña de por medio las cosas son a otro precio. “Nos sentimos muy bien, tenemos nuestras prevenciones porque los corredores colombianos son demasiado buenos en las etapas de montaña, entonces sabemos que va a ser muy difícil la última semana, pero vamos a dar lo que podemos para que nos vaya bien”.


Cuando recibieron la invitación a participar en esta Vuelta a Colombia, los africanos se pusieron “muy felices”, según Areruya les ha “emocionado mucho conocer otro país, otras ciudades, los diferentes paisajes que hemos visto por donde hemos pasado”.


De Colombia lo que más les ha llamado la atención ha sido “la gente, son muy amables los colombianos, nos han atendido muy bien. Colombia tiene muchas cosas buenas y el empedrado que se ve en las carreteras”.


Los corredores reconocieron que el ciclismo colombiano es muy diferente al que ellos acostumbran practicar en África, pues en su tierra natal ellos recorren distancias mucho más cortas y por eso en esta Vuelta se han sentido con un poco de dificultad.


A pesar de que ninguno de estos ciclistas que llegaron de Ruanda habla español, han aprendido algunos términos o palabras del lenguaje cotidiano de los colombianos y, entre risas, confesaron haber aprendido a decir palabras como “todo bien”, “mamacita” y “gracias”.




Ortega dio el golpe y asumió el liderato

Con una moñona terminó ayer el corredor antioqueño Mauricio Ortega (Redetrans Supergiros) la actuación en la séptima etapa de la edición número 66 de la Vuelta a Colombia, disputada entre Itagüí, Antioquia, y la ciudad de Manizales, sobre 188.5 kilómetros, en la que además de llevarse la fracción, destronó a Óscar Sevilla (EPM-Tigo-UNE) y se convirtió en el nuevo líder de la carrera.


El nacido en el municipio antioqueño de Salgar dio una muestra del gran nivel que tiene y repitió victoria, subiendo por segunda vez consecutiva al podio de la carrera, dejando claro que quiere la revancha y dará la pelea por llevarse el título que no pudo obtener el año pasado.


La jornada inició con una fuga en el ascenso al Alto de Minas de más de siete corredores, quienes después de unos metros fueron capturados por el pelotón, liderado por el EPM-Tigo-UNE.


Después partieron del grupo Óscar Álvarez (EPM-Tigo-UNE), Arley Montoya (GW-Shimano), Jonathan Millán (Strongman), Didier Chaparro (Mundial de Tornillos), Rafael Montiel (Orgullo Paisa), Javier Gómez (Raza de Campeones), Hugo Cabrera (Cundinamarca), Wilson Cepeda (Movistar), Edwin Sánchez (Movistar) y Aristóbulo Cala (Sogamoso), quienes protagonizaron la escapada del día, logrando una diferencia de 5 minutos y 27 segundos con el lote.


Camino a Manizales se vivió la verdadera emoción con los constantes ataques de los que iban en punta de carrera. Algunos se fueron quedando y otros salieron del pelotón para acortar la diferencia. En los últimos kilómetros Cala se fue solo, pero el lote apretaba y fue alcanzado. Fernando Camargo intentó a 5 kilómetros de la meta pero Ortega salió detrás. Álex Cano y Sevilla respondieron pero el fuerte ritmo que mostró Mauricio fue insuperable, cruzó en solitario la línea de meta tras 4h:46:17 y superó a Cano y a Sevilla, quien perdió tiempo y, a su vez, la camiseta amarilla de líder.