Palabra y obra

What one should know about auctions
Lo que hay que saber sobre las subastas
17 de Junio de 2016


En el Timebag Art Show 2016, los asistentes podrán asistir a dos formatos de subasta, que invitan a la ciudad a participar del arte contemporáneo y sus momentos de compra: Gran Subasta de Galerías (subasta con martillo) el viernes 24 de junio.


Foto: EFE 

En Medellín, las subastas se han vuelto actualmente una de las formas de recaudación de fondos para fundaciones y organizaciones sociales. 

Equipo del Time Bag Art Show


Las subastas o remates de arte son quizás uno de los escenarios de mayor emoción en la escena del mercado del arte, un encuentro que invita al público a la compra bajo la presión del tiempo y a una oferta pública a una audiencia ávida de adquirir obras como objeto de deseo, una competencia que en su formato más popular,  termina con el sonido del martillo como cierre de la venta que anunciada seguida por la frase ¡Vendido al comprador!


El mercado del arte y el mundo de las subastas obedecen a la ley de la oferta y la demanda. A diferencia de otros mercados, en los que se puede establecer un precio máximo a la oferta, en el mundo de las subastas el valor de una obra se define a partir de otras variables como alcance del artista en audiencias, trayectoria y el desarrollo de su obra, esto sumado a la emoción en el momento de la compra, han creado que en cada subasta el valor máximo de las obras pueda llegar a nuevos récords de venta de obras y con ello de sus artistas.  


A las subastas del mercado del arte llegan coleccionistas, curadores, compradores, amantes del arte y curiosos motivados con la emoción y la posibilidad de comprar obras de arte exclusivas, de colecciones privadas, de lotes poco vistos o expuestos u obras con precios especiales para la ocasión. 


Las subastas de arte en Colombia en su gran mayoría se han desarrollado bajo una estrecha relación con entidades sin ánimo de lucro, tales como fundaciones, organizaciones y entidades, pero también existe el mercado de subastas privadas con colecciones exclusivas a un número pequeño de participantes, así como nuevas creaciones de dinámicas de mercado de arte con mayor participación pública como lo son la reciente casa de subastas en la capital llamada Bogotá Auction.


En Medellín, como ciudad que viene respondiendo masivamente al llamado de la experiencia del arte, a través de nuevas muestras, proyectos y eventos, se ha creado un aumento en la participación de exhibiciones y con ello la adquisición de obras de artistas, cada día se abren nuevos eventos de subastas institucionales y alternativas en diferentes formatos, a continuación explicamos dos de los más utilizados.


Subasta con martillo


La subasta con martillo es quizás uno de los formatos más utilizados en los eventos en la ciudad. Es una venta organizada de un lote de obras generalmente exhibida como muestra o exposición y está basado en la competencia directa, y generalmente pública. El comprador puede ofertar (pujar) públicamente por la obra,  la puja de cada obra es presidida por un director de oferta llamado martillo y que a su discreción entrega nuevas oportunidades de pujas a los compradores, entregando la obra a aquel comprador que pague la mayor cantidad de dinero a cambio de la obra.


Subasta silente


Se desarrollan para la venta de las obras de arte directamente en la exhibición y no en puja con martillo. Los compradores potenciales llenan un formulario de puja con su oferta para la obra en particular y durante un tiempo, sin la presión del vendedor. El vendedor, galería o artista,   especifica la oferta inicial. Los organizadores de la subasta silente recomiendan establecer este valor en el menor precio que el vendedor espera aceptar. Al final, la obra es vendida al comprador con la oferta más alta.