Economía

Colombia would have to reformulate combined tariff
Colombia tendría que reformular arancel mixto
8 de Junio de 2016


Colombia decidió establecer un arancel mixto, es decir un arancel ad valorem más uno específico para las importaciones de confecciones y de calzado con el fin de evitar el comercio ilegal, sin embargo.


Foto: Cortesía 

Los aranceles eran para las importaciones del sector de calzado y confección.

Redacción Economía - EFE


El Gobierno Nacional dijo ayer que la confirmación del fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC) a favor de Panamá sobre los aranceles mixtos que le impuso también permite establecer que la medida puede llevar a cumplir con el objetivo de lucha contra lavado de activos.


Según sostuvo en un comunicado María Claudia Lacouture, ministra de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), “si bien el Órgano de Apelaciones de la OMC confirmó la decisión de un Grupo Especial  también permite establecer que tal como está diseñada la medida, puede llevar a cumplir con el objetivo”.


Por lo tanto, el Gobierno panameño anunció que la OMC confirmó su fallo a favor de Panamá sobre los aranceles mixtos impuestos por Colombia a textiles, confecciones y calzados procedentes de la panameña Zona Libre de Colón (ZLC), y pidió al vecino país que lo “acate”.


Lacouture explicó que “el arancel mixto se estableció para prevenir la subfacturación de importaciones y así desincentivar operaciones de comercio ilícito, sin afectar el comercio legal”, algo que, subrayó, el organismo internacional reconoce.


“La OMC concluyó que si bien el arancel mixto es incompatible con las obligaciones de Colombia bajo el Acuerdo de Aranceles Aduaneros y Comercio (Gatt), el mismo podría llegar a ser justificado, de manera excepcional, teniendo en cuenta su contribución para alcanzar los objetivos de política pública perseguidos con esa medida”, sostiene la ministra.


Colombia empezó en 2012 a aplicar aranceles del 10% a los calzados y textiles provenientes de la ZLC, y un cargo de US$5 por cada contenedor, para evitar el contrabando y el lavado de dinero.


Por eso, Panamá acudió al organismo internacional para denunciar que la decisión de Colombia violaba los compromisos adquiridos por ambos países en el Gatt, y el pasado noviembre un Panel de Expertos falló a favor de nación centroamericana.


Las autoridades colombianas apelaron el pasado enero la decisión por supuestas aplicaciones erróneas del Entendimiento Relativo a las Normas y Procedimientos por los que se rige la Solución de Diferencias (ESD) y del Gatt.


Sin embargo, el fallo del Órgano de Apelación “concluye que Colombia no demostró que sus medidas estuvieran justificadas bajo ninguna de las causas que argumentó”, según expuso el Ministerio de Comercio e Industrias de Panamá (Mici) en su comunicado.


Ahora, el Gobierno colombiano “analizará las consideraciones, conclusiones y recomendaciones del Órgano de Apelaciones de la OMC, con el ánimo de atenderlas e implementarlas, según corresponda, sin cesar en su política de Estado de prevención y represión del delito”, afirmó Lacouture.



Casos del arancel mixto

Según el comunicado del MinCIT, en el caso de confecciones, las importaciones menores o iguales a US$10 por kilo pagan el ad valorem de 10% más el específico de US$5 por kilo de confección. Y todo lo que se importe por más de US$10 por kilo, paga 10% más US$3 por kilo.


En calzado el umbral es de US$7. Las importaciones de calzado menores o iguales a US$7 por par, pagan el 10% más US$5 por par. Y para las importaciones por encima de los US$7 por par, se paga 10% más US$1,75 por par.


En su informe inicial, la OMC encontró que dicho arancel excedía en determinadas situaciones, los aranceles máximos que Colombia no debe superar, de conformidad con sus obligaciones en la OMC.


El arancel consolidado de Colombia en la OMC para confecciones es del 40% y para calzado el 35%.